Psicología OnlineESMUbedaLibrosSueñosEl trabajo gestalt de Perls y Gendlind

TRABAJANDO LOS SUEÑOS

Interpretaciones en Psicoterapia

 

Juan J. Ruiz Sánchez
Juan J. Imbernón González---Francisca Barbudo Antolí
José E. Luján Jiménez--Manuel Pérez Cámara
Ubeda, año 2001

4. El trabajo gestalt de Perls y Gendlind (2)

José Evaristo Luján Jiménez y Juan José Ruiz Sánchez

4.2. Método: Focusing y la silla vacía

4.2.1.Focusing

La terapia experiencial de Gendlin considera importante los sueños porque conllevan vivencias inconscientes en formas de imágenes que al ser atendidas en su dimensión corporal mueven al cliente hacia la solución de sus dificultades.

Gendlin (1999) estructura el trabajo con los sueños en 3 fases secuenciales:

A) Procedimientos preparatorios:

  1. Amar a los sueños: Al principio es importante que el cliente tenga una actitud abierta para explorar sus sueños, de modo que no los viva como extraño y con temor. El terapeuta estimula el interés por sus sueños maravillándose de ellos por su creatividad. Para ello evita la interpretación e indica al cliente que contactar con los sentimientos que despiertan las imágenes de sus sueños le ayudará a resolver sus dificultades.
  2. Un espacio privado: No basta con que el cliente cuente su sueño. El trabajo con los sueños tiene lugar en el cuerpo del cliente y no en el relato del sueño. El terapeuta estimula al cliente para que atienda a las sensaciones y emociones sentidas que despiertan las imágenes de su sueño en su cuerpo.

B) El procedimiento de hacer preguntas:

El terapeuta en lugar de elegir una interpretación determinada para lo que siente el cliente en su cuerpo al relatar las imágenes/escenas de su sueño, se vale de las múltiples teorías de interpretación (freudiana, jungiana, adleriana, etc), para hacer preguntas al cliente sobre sus emociones sentidas, de modo que sea este quién responda a las mismas, se haga su propia interpretación a partir de sus emociones y sensaciones sentidas corporalmente. De esta manera al escoger preguntas de una teoría preguntará algo de este modo: "¨Surge algo si suponemos esto y lo otro?, ¨Como siente esta pregunta en su cuerpo, que imágenes aparecen y qué sensaciones despiertan o mueven esas imágenes?".

C) Tres procedimientos para encontrar un paso nuevo:

La terapia experiencial no se conforma con que el cliente obtenga una interpretación de su sueño al vivirlo corporalmente. Además intenta que el cliente use su sueño como vía potencial de cambio y crecimiento personal. Para ello propone varios métodos.

  1. Ayuda procedente del sueño reuniendo a los aliados: Las ayudas sirven al cliente para tratar y solucionar temas delicados o difíciles de sus sueños. Las ayudas son cualquier cosa o imagen del sueño que haga que el cliente lo vivencia corporalmente de manera positiva. Si un personaje, situación, o cosa del sueño hace tener esta vivencia corporal, se le propone al cliente que le acompañe a lo largo de su recorrido por el sueño y el manejo del problema.
  2. Invertir negativos desnaturalizados: Cuando en las imágenes del sueño aparecen elementos que actúan de manera contraria a lo deseado por el cliente, y despiertan en él sentimientos negativos, el terapeuta le pregunta cómo podría ser ese personaje, animal, situación o cosa algo positivo, sano o de ayuda. Cuando el cliente se dispone a describirlo, el terapeuta le indica que más bien que describirlo atienda a como lo siente en su cuerpo, de modo que se transforme en energía positiva para el cambio.
  3. Cuando el sueño y el soñador no concuerdan: De manera similar al punto anterior en el sueño pueden aparecer personajes o escenas que hacen lo contrario a lo que el soñador desea, o le indican hacer algo al soñador que este rechaza. Esto genera un conflicto. El terapeuta estimula al cliente a vivenciar corporalmente el lado opuesto o contradictorio, y después indica al cliente si puede encontrar y vivenciar algo positivo en eso. Las ayudas del paso anterior también se usan para afrontar los temas conflictivos.

4.2.2. Diálogo de las dos sillas:

La terapia guestalt supone que los sueños conllevan elementos experienciales escindidos o reprimidos que al ser atendidos e integrados en la propia persona, promueven el cambio y crecimiento personal-

Los terapeutas guestáticos suelen usar el siguiente procedimiento para trabajar con los sueños:

1º-Tomar contacto aquí y ahora con el sueño en cuestión: El terapeuta indica al cliente que cierre los ojos y comience a soñar, a imaginar y recordar sus sueños en el presente de la sesión; cuando termina de imaginarlos le pide que los relate. El terapeuta está atento a los indicadores corporales del cliente en el relato del sueño (tensión, gestos de inquietud o tristeza, etc.). También le pregunta cómo le hace sentir el haber vivido en el sueño aquí y ahora de la sesión, y donde se localiza, corporalmente ese sentimiento en su cuerpo.

  1. Proponer la silla vacía: Se le indica al cliente que parte de su sueño le intriga o inquieta más. Se coloca una silla vacía delante y se le indica que ese elemento está ahí sentado.
  2. Animarle a expresar sentimientos o preguntas: Se le indica al cliente que sentimientos le despiertan el personaje representado en la silla vacía y se anima a expresarle estos sentimientos (p.e, "Qué le dirias"). Si está confuso se le pregunta sobre sus objetivos o deseos al respecto y se le anima a expresarlos a ese elemento.
  3. Recoger la respuesta del elemento de la silla vacía: Cuando el cliente ha agotado sus preguntas o expresiones de sentimientos hacia el elemento representado en la silla vacía se le pregunta que es lo que este le responde o hace a sus expresiones o preguntas desde esa silla, y como le hace sentir esa respuesta, de modo que se continua de manera circular el contacto entre ambas partes, que en realidad son de sí mismo/a.
  4. Cerrar el proceso: Se continua con el proceso anterior hasta que el cliente vivencia algún mensaje o enseñanza importante para él/ella, qué relación tiene con asuntos de su vida, y como podría ayudarle a manejar esa cuestión fuera de la consulta.

4.3. Caso clínico

Consideramos de interés ilustrativo el caso recogido por Castanedo en una de sus obras (p.78) como muestra del trabajo terapéutico sobre los sueños desde el enfoque gestáltico en particular, pero también como representativo en general de los modos del quehacer de las psicoterapias humanísticas en su acompañamiento, "estar con" el cliente. Se trata de un caso donde el terapeuta trabaja un sueño en relación a una chica con una pérdida afectiva.

F: Facilitador (Terapeuta)

C: Cliente

F: Ahora comienzas a soñar, inicias el sueño...¨Sueñas algo?

C: Si

F: Correcto, continua soñando y cuando termines, me avisas.. (C avisa). ¨Has recordado algo del sueño?

C. Sí, pero son sueños que se cruzan

T: ¨Son sueños de contenido diferente o parecido?

C: Siento que son parecidos

F: De acuerdo, relátalos

C: Un perro negro…como que había una manada, un montón de perros negros que me perseguía, yo corría y no encontraba ningún refugio.Ese es uno; el otro era uno en la playa; "veía" un maremoto, pero ahí me salvé. El sueño del maremoto en la playa lo he tenido varias veces, el del perro es la primera vez, que recuerde

F: ¨Con cuál de ellos desearías trabajar?

C: Con el del perro me intriga más

Se comienza a trabajar con ese sueño y el cliente lo relata en presente, como si lo estuviese soñando en ese preciso momento. Su cuerpo está rígido, sólo mueve las cejas de sus ojos, su expresión es de profunda tristeza y se observa cómo a menudo "traga saliva" por su garganta.

F: (al finalizar C de revivir el sueño) ¨Cómo te sientes relatando el sueño?

C: Como reviviendo la situación que he vivido durante muchos años, como buscando un refugio que no encuentro

F: ¨Qué sientes?

C: Tristeza

F: ¨Donde?

C: (Señala su garganta) .Aquí

F: Trabajemos con la silla vacía (F se levanta y señala su silla). Aquí está el perro negro sentado. ¨Qué le dirías?

C: Que me deje en paz

F: Díselo

C: Déjame en paz, no me persigas más (con un tono de voz muy suave)

F: ¨Así de dulce?

C: No

F: Entonces, ¨como?

C: No puedo

F: ¨No puedes o no quieres?

C: No quiero

F: ¨Quieres que te persiga el perro negro?

C: Sí y no, que me persiga sin ser agresivo

F: ¨Cómo le puedes decir que te persiga de esa forma y no de otra?

C: Si le grito que me deje de perseguir totalmente

F: ¨Quieres sentarte ahora aquí en la silla del perro negro?

C: No

F: ¨Quieres saber cómo es que no quieres sentarte en el lugar del perro?

C: Sí, me gustaría

F: Bien, entonces pregunta al perro negro que está sentado en la silla de enfrente

C: Me da miedo oír la respuesta que me puede dar

F: ¨Qué temes del perro negro?

C: No quiero estar a la par de él, es desagradable

F: Y sin embargo quieres que sea tu amigo, preguntale si quiere él ser tu amigo

C: (mirando hacia la silla vacía enfrente de ella, como si allí estuviera el perro), ¨Quieres ser mi amigo?

F: ¨Qué responde él?

C: Nada, no dice nada

F: Y tú, ¨quieres una respuesta?

C: Sí, que se decida si va a ser o no mi amigo

F: Pregúntale entonces de nuevo

C: (hace la misma pregunta). Esta vez dice que sí

F: Ahora despídete de él

C: Adiós, cuando dejes de perseguirme agresivo ven a verme otra vez

F: ¨Sigues sintiendo tristeza?

C: Sí, más porque se fue

F: ¨Tu no querías que se fuera?

C: (con voz entrecortada a punto de estallar en llantos) No

F: Cierra los ojos, imagina el perro cerca de tí..¨Qué estás sintiendo?

C: Ya no le tengo miedo. El tiene la cabeza agachada (como ella); él también está triste (comienza a llorar)

F: ¨Tan triste como tú estás?

C: No, no tanto

F: Deja ahora al perro, despídete de nuevo de él..el pero se va. ¨Continuas teniendo la misma tristeza?

C: No, ya no

F: ¨Qué sientes ahora?

C: Tranquilidad (se limpia las lágrimas con las manos)

F: Ahora cierra los ojos. Estás en la playa, sentada en la arena. ¨Como estás sola o acompañada?

C: Sola

F: ¨No está contigo el perro?

C: No, aunque me gustaría que apareciera

F: Bueno, hagamos que aparezca, el perro negro está en la playa, muy cerca de ti. ¨Que hace?

C: Se sienta al lado mío

F: ¨Y tú qué haces?

C: Lo acaricio, está triste, cuando está triste es manso

F: Ahora despídete del perro. El perro se va y tú continúas sentada en la arena de la playa. ¨Cómo estás en este momento?

C: Tranquila (aunque llora)

F: Cuando lo desees abre los ojos

C: (los abre y se limpia las lágrimas)

F: ¨Sigues tranquila?

C: Sí

F: ¨Te has dado cuenta de algo?

C: Sí, quiero al perro cuando está triste; agresivo y enojado, no lo quiero

F: ¨Crees que él siempre va a estar triste?

C: No

F: ¨Depende de ti su tristeza?

C: No

F: ¨Qué significa esa tristeza?

C: Tengo que hacer algo que no me gusta hacer para que él esté triste

F: ¨Es la única forma que estés tranquila?

C: Sí, así es

F: ¨Has visto algún mensaje?

C: Sí, muy claro

F: Ahora debes tomar la decisión, si seguir perseguida o poner triste al perro

C: Quiero dejar triste al perro, pero no voy a ponerlo siempre triste

F: ¨Te causaría mucha tristeza si dejas al perro?

C: Sí

F: Volvamos a la playa. Cierra los ojos. Estás en la playa de nuevo, el perro está a tu lado, está triste, y de pronto comienza a alejarse de tu lado...se va para siempre y tú le dices adiós para siempre. ¨Como está tu garganta?

C: Presionada

F: Y tú, ¨cómo estás?

C: Nostálgica

F: Sigues en la playa, sentada en el mismo lugar, ves que el perro negro regresa, se va acercando a ti....ahora está sentado a tu lado

C: Se siente triste

F: Ahora, ¨como está tu garganta?

C: Normal

F: ¨Sientes nostalgia?

C: Si porque el perro está triste

F: Vuelves a mirar al perro ahora está alegre. Con esa alegría el perro se va, se aleja. Tú ya no le ves. Está ahora muy lejos. ¨Como está tu garganta?

C: Ahora bien

F: ¨Y tú?

C: También bien

F: Abre los ojos cuando quieras (los abre), ¨Cuál sería para ti la mejor solución o decisión ante esta situación?

C: (después de pensarlo un rato) Que se vaya para siempre, que yo quede tranquila

F: Y él, ¨crees que él podría ir alegre?

C: No, siempre que se va lo hace triste

F: Entonces, ¨que puedes hacer?

C: No sé

F: ¨Evitar la tristeza o la de él?

C: Mi tristeza

F: ¨Y cómo puedes hacerlo?

C: No saber de él, dejándolo, pero yo se que él va a volver

F: Cierra los ojos de nuevo. Estas en la playa tú te alejas y el perro se queda ahí. ¨Ocurre algo?

C: El perro se va para donde yo voy

F: Te sigue. ¨Quieres quedarte sola?. ¨Quieres que se vaya?

C: Yo sé que él está ahí detrás

F: Le dices que se vaya. ¨Se va?

C: Sí

F: Y tú sigues caminando

C: Pero es que el perro no se quiere ir

F: Y tú, ¨quieres que realmente se vaya?

C: No

F: ¨Qué harías con el perro ahora?

C: Me volvería a buscarlo

F: ¨Quisieras hablar con él?..¨le has dicho algo?

C. Sí

F: Y él, ¨te dice algo?

C: No habla, me gustaría que hablase y me dijera lo que siente

F: Mírale a sus ojos, ¨Qué te dicen?

C: Que me necesita

F: Eso te agrada

C: Sí, mucho

F: ¨Qué te agrada mas eso o perderle para siempre?

C: Eso

F: ¨Quieres abrir los ojos?. ¨Necesitas algo más?

C: No

F: ¨Crees que es suficiente?

C: Sí

F: ¨Necesitas preguntarme algo antes de terminar?

C: Sí, cómo lograr que el perro esté ahí sin estar agresivo

F: ¨Ahora te sientes triste?

C: Sí

F: Cierra los ojos. Ne nuevo el perro está a tu lado en la playa. ¨Se encuentra agresivo?

C: No, está tranquilo

F: ¨Como te explicas que esté tranquilo?

C: Tal vez porque todo está en calma

F: Recuerda una situación donde el perro estuvo agresivo. ¨La tienes?

C: Sí

F: ¨Qué diferencia existe entre esa situación y ahora?

C: Agresivo, el perro está alejado de mí, tranquilo está cerca

F: ¨Quieres abrir los ojos (los abre)?. ¨Qué impide que esté cerca de ti?

C: Una persona

F: Concluyendo, ¨qué podrías hacer?

C: dejar que le perro se vaya, es la decisión más acertada para mí, aunque no es la que más deseo

F: ¨No ves otra salida?

C: No, no la hay

F: ¨Quieres continuar o terminamos

C: Terminamos (sigue con la mirada triste)

F: ¨Quieres cerrar así, o diferente?

C: Quiero cerrar tranquila

F: Cierras los ojos, estas en la playa, el perro negro se acerca a ti, se sienta a tu lado, lo acaricias, lo mirar a los ojos, te levantas, comienzas a caminar, el perro camina detrás de ti (C interrumpe)

C: !El perro está a la par mía!

F: Y continúas caminando, el perro se encuentra a la par tuya. ¨Cómo te encuentras?

C: Tranquila

F: Abre los ojos. ¨Qué podrías hacer cuando te encuentres triste?

C: Pensar que el perro negro camina a la par mía

F: Parece ser que no hay una solución completa a la situación

C: Así es

F: Cerramos

C: Quedaría inconcluso

F: Sí tendrás que cerrar dejándolo inconcluso, ¨Te parece?

C: Sí

F: Hay cosas o situaciones que no se pueden cerrar y paradójicamente hay que hacerlo a sabiendas que no se pueden cerrar. ¨Eso está claro para ti con esta situación?

C: Sí, muy claro

F: Bien, ¨entonces finalizamos?

C: Sí (se observa que está más tranquila sin ninguna expresión de tristeza o nostalgia)

F: Gracias

C: A ti

Notas finales

Como ya hemos manifestado, las psicoterapias humanísticas han sido probablemente las que con más convicción han acercado su disciplina a las tradiciones literarias y filosóficas, tanto occidentales como orientales, en su afán de conocer sobre el fenómeno humano, el sufrimiento psíquico y el crecimiento personal. Sin duda, podríamos haber basado la exposición de este capítulo en una recopilación de narraciones, poemas, versículos de libros religiosos y filosóficos, desde Calderón a Lao Tse pasando por la Biblia, textos que hacen de los sueños y el misterio de soñar su principal tema, y como encuentran reflejo en el enfoque psicoterapéutico humanístico. No obstante, tal sería una labor ingente que excedería tanto las pretensiones de esta obra como las limitaciones culturales de su autor.

Pero desde esta confluencia de saberes entre ensayo y técnica que ha sido siempre la Psicología Humanística, bien podemos afirmar que la mejor síntesis sobre el enfoque psicoterapéutico humanístico de los sueños se expone en los versos de A. Machado que encontramos entre sus Proverbios y Cantares, escritos siempre con dosis repartida de meditación y humor, dos actitudes que curiosamente han sido con frecuencia cultivadas por los psicólogos humanistas:

"Tras el vivir y el soñar, está lo que más importa: despertar"

Los sueños que nos guían a despertar, al nacer y morir continuos que Rank postulaba ("morir y renacer no es fácil", decía también Perls), son los sueños que aportan material de trabajo para el psicoterapeuta humanista. Un trabajo que se ha de realizar desde el yo más genuinamente abierto a la experiencia soñada por el cliente, desde un terapeuta despierto en su existencia, en su escucha.

Bibliografía

  • Castanedo, C.: "Grupos de encuentro en Terapia Gestalt". Ed. Herder. Barcelona
  • Frankl, V.: "La presencia ignorada de Dios". Ed. Herder. Barcelona, 1981.
  • Frankl, V.: "La psicoterapia al alcance de todos". Ed. Herder. Barcelona, 1990.
  • Gendlin, E.: "Focusing". Ed. Mensajero.
  • Gendlin, E.: "El Focusing en psicoterapia". Ed. Paidós. Barcelona, 1999. Ed. Orig.: The Guilford Press, 1996.
  • Gendlin, E.: "Let your body interpret your dream". Wilmette, IL., Chiron. 1985.
  • Leutz, G.: "The Psychodramatic treatment of dreams", Group Analysis, Vol. 19, 1986.
  • Naranjo, C.: "La vieja y novísima Gestalt. Actitud y práctica". Ed. Cuatro Vientos. Santiago de Chile, 1990.
  • Perls F.: "Sueños y Existencia-Terapia Gestáltica". Santiago de Chile, 7ª ed., 1988, 1ªed. 1974. Traducido de la V.O. de 1969 por Francisco Huneeus).
  • Perls F. Sueños y Existencia-Terapia Gestáltica, Santiago de Chile, 7ª ed., 1988, 1¦ ed. 1974. (Traducido de la V.O. de 1969 por Francisco Huneeus).