Psicología OnlineESMUbedaLibrosSueñosLa interpretación cognitiva de Ellis y Beck

TRABAJANDO LOS SUEÑOS

Interpretaciones en Psicoterapia

 

Juan J. Ruiz Sánchez
Juan J. Imbernón González---Francisca Barbudo Antolí
José E. Luján Jiménez--Manuel Pérez Cámara
Ubeda, año 2001

5. La interpretación cognitiva de Ellis y Beck

Juan José Ruiz Sánchez

A.T. Beck y J. Beck Albert Ellis

5.1. Teoría de la terapia cognitiva

A) DEFINICIÓN DE TERAPIA COGNITIVA

La terapia cognitiva es un tipo de psicoterapia que se basa en un modelo de los trastornos psicológicos que defiende que la organización de la experiencia de las personas en términos de significado afecta a sus sentimientos y a su conducta (Beck, 1967, 1976).

Está relacionada a nivel teórico con la psicología cognitiva, que se ocupa del estudio de los procesos y estructuras mentales. Defiende también el método científico de investigación de resultados del tratamiento y un modelo de terapia basado en la colaboración del paciente con su terapeuta que tiene como fin la comprobación de los significados personales y subjetivos con la realidad, y el desarrollo de habilidades de resolución de problemas.

Este modelo parte de la existencia de una estrecha relación entre el ambiente, la cognición, el afecto, la conducta y la biología. Destaca el papel de los procesos de pensamiento como factores que intervienen en los trastornos psicológicos. Los componentes cognitivos (pensamientos, imágenes, creencias..) Se consideran esenciales para entender el funcionamiento normal y trastornado de los humanos. Los otros componentes señalados interactúan con el cognitivo a través de las estructuras de significados.

El significado, es la cuestión central en las terapias cognitivas. Los significados hacen que las personas relacionen sus estados de ánimos, pensamientos y conductas. Con el término "significado" los psicólogos cognitivos se refieren al sentido de los acontecimientos de la vida para una persona. Estos significados dan sentido a la propia vida actual, los recuerdos, lo que se espera del futuro y como se consideran las personas a sí mismas. Beck (1967, 1976) define a la terapia cognitiva como: "Es un sistema de psicoterapia basado en una teoría de la psicopatología que mantiene que la percepción y la estructura de las experiencias del individuo determinan sus sentimientos y conducta".

B) APUNTES HISTÓRICOS DE LA TERAPIA COGNITIVA: LOS MODELOS DE ELLIS Y BECK

En 1958 Albert Ellis crea un método de psicoterapia llamado terapia racional emotiva (actualmente se denomina "terapia racional emotiva conductual", T.R.E.C). El corazón de esta terapia es el modelo A-B-C. La mayoría de las personas mantienen que sus dificultades emocionales o sus trastornos del comportamiento (punto "C" de "consecuencias", del modelo A-B-C) derivan de los acontecimientos de su vida (punto "A" de "acontecimiento", del modelo A-B-C). De esta manera, por ejemplo, una persona dice estar deprimida y haber abandonado ciertas actividades por falta de interés (punto "C") a consecuencia de haberle dejado su pareja (punto "A"). Sin embargo no es ese acontecimiento quién determina, al menos directamente, tal estado emocional, sino más bien el significado que otorga a tal evento, representado por lo que esa persona se dice para sus adentros en su pensamiento. Este autodiálogo interno refleja la importancia que otorga a ese acontecimiento. A su vez, el autodiálogo interno representa sus actitudes o creencias personales (punto "B", de "belief", creencia en inglés). En el ejemplo anterior la persona, tras dejarle su pareja (punto A) puede mantener las creencias y conclusiones siguientes: "Mi vida sin ella/él no tiene sentido", "No podré soportar su falta", "Esto no debería haberme ocurrido" (punto B), llevándole a sentirse emocionalmente trastornada (punto C). Cuando las actitudes personales son absolutistas, catastrofistas y generalizadoras conforman un tipo de creencias llamadas "irracionales”. Esas creencias predisponen a la persona al trastorno emocional. El objetivo de la terapia seria hacer consciente esas creencias y proporcionar vías para su modificación.

El modelo de la terapia cognitiva de Beck parte de las investigaciones iniciales de este autor precisamente con los sueños. Beck era partidario del modelo psicoanalítico y trataba de demostrar que los sujetos depresivos tenían elementos simbólicos en sus sueños de tipo masoquista. Lo que encontró más bien en sus investigaciones fueron unos contenidos temáticos que reflejaban la visión depresiva del sujeto, contenidos que tendían a distorsionar los pensamientos en el sentido depresivo. En estas investigaciones iniciales se encuentra el inicio de su modelo cognitivo de la depresión y otros trastornos psicológicos.

El modelo de terapia cognitiva de Beck mantiene que los trastornos psicológicos provienen con frecuencia de maneras erróneas de pensar concretas y habituales, maneras que conforman las distorsiones cognitivas. Las "distorsiones cognitivas" derivan a su vez de creencias personales o "significados personales" tácitos o inconscientes aprendidos a menudo en las experiencias de la vida infantil. Esos significados personales conforman un segundo sistema cognitivo de tipo emocional ajeno al sistema racional de pensamiento. Cuando por distintos eventos vitales se activan esos significados personales que permanecían latentes o dormidos, irrumpen en la consciencia e interrumpen el pensamiento racional, a través de los "pensamientos automáticos" (contenidos de pensamientos involuntarios, taquigráficos y rapidísimos). Esos pensamientos automáticos son ajenos al análisis racional y reflejan las distorsiones del pensamiento guiadas por los significados inconscientes.

En el estado de sueño se activarían los significados personales inconscientes, que se expresarían de manera más arcaica aún en forma visual/imágenes. Los significados se habrían activado previamente en el estado de vigilia mediante determinadas preocupaciones, estados emocionales y actividades-problemas relacionales importantes en la vida del sujeto en cuestión. Al estar ahora el sujeto dormido, y en un estado de conciencia con mayor inhibición aún de sus sistemas racionales de pensamiento, se activaría la forma visual imaginaria de los significados (ensueños). Los ensueños contendría las mismas distorsiones cognitivas manifiestas en los pensamientos automáticos de la vigilia, y serian expresiones de los significados subyacentes, o supuestos personales.

C) LAS TRES DIMENSIONES DEL SIGNIFICADO Y LOS SUEÑOS

Cada persona tiene unas experiencias subjetivas del mundo. Cada uno de nosotros percibe la experiencia de modo distinto.; y la misma experiencia puede ser percibida de modos distintos en distintas ocasiones. Los psicólogos cognitivos han desarrollado varios conceptos para referirse a este hecho: Lund (1988) habla de "estructuras de significados", Piaget (1951) y Neisser (1976) de "esquemas" y Kelly (1955) de "constructos"; entre otros muchos más conceptos. Todos ellos para referirse al hecho de que los humanos representamos nuestras experiencias mentalmente.

El núcleo de todas las anteriores conceptualizaciones es que los humanos a partir de sus experiencias evolutivas y partiendo de precondiciones biológicas y de aprendizaje, desarrollan estructuras cognitivas de significados que canalizan su experiencia en el mundo y de sí mismos. Los psicólogos cognitivos podrían asumir los axiomas de Lund (1988) sobre las "estructuras de significado”:

  • 1º. En cierto modo, localizadas en el cerebro
  • 2º. Resultantes del desarrollo biogenético y del aprendizaje
  • 3º. Constituidas por organizaciones o representaciones mentales de las experiencias personales que son subjetivas.

Lund (1988) parte de la hipótesis que las estructuras de significados tienen "tres dimensiones" de lo que puede entenderse por significado:

  • A. Dimensión de extensión: Se refiere a las categorías empleadas por la persona para organizar su experiencia. Los patrones de percepción y conducta respecto a la relación del sujeto con el mundo se refieren a esta dimensión. Los conceptos de transferencia psicoanalítica, conductista de generalización del estímulo, constructo de la psicología de Kelly y distorsión cognitiva de Beck, se relacionan con esta dimensión. Respecto al sueño, este representa las categorías con que el sujeto organiza sus experiencias (p.e ver capítulo 2 para la "tematización" de los sueños).
  • B. Dimensión de intención: Se refiere a los contenidos de las estructuras de significado. Tolman (1932) habla de "mapas cognitivos", Chomsky (1980) de "representaciones mentales”, Skinner (1974) de "conductas regidas por las reglas" y Beck (1976) de "reglas o supuestos personales", para referirse a los contenidos de los significados. Los sueños representan temas relevantes para el sujeto. Se suelen referir a narrativas o relatos donde ocurre una trama (ver capítulo 6, para el estudio constructivista de los sueños).
  • C. Dimensión valor: Hace referencia al significado afectivo. Engloba conceptos como el de "actitud", "motivación", "deseo", "reforzamiento" e "intereses" postulados por distintas corrientes de la psicología. El componente afectivo expresa el investimento de valor de los significados. Esta dimensión ha sido puesta de relieve por el psicoanálisis en su teoría de los sueños (ver capítulo 1).

En resumen los sueños expresan significados personales que se refieren a tres dimensiones: como categoriza el sujeto su experiencia, los temas que le importan, y hacia donde apuntan sus deseos o intereses personales.

Los distintos modelos psicológicos presentados en este libro han dado prioridad a alguna de las anteriores categorías sobre las otras, pero todos ellos se refieren a la cuestión del significado de los sueños.

5.2. El método cognitivo de interpretación de los sueños

En general, los seguidores de la T.R.E.C de Ellis han prestado escasa atención a la interpretación de los sueños, y la referencia a los mismos es puntual y casi anecdótica. Suelen mantener los mismos principios de interpretación formulados por los seguidores de la terapia cognitiva de Beck (Freeman, 1981). A pesar de ello podemos delinear unos aspectos concretos de interpretación de los sueños, propios de la T.R.E.C de Ellis, que añaden matices diferentes a otras interpretaciones cognitivas. El método en cuestión seguirá los siguientes pasos:

  • 1º. Los sueños suelen expresar las esperanzas y aspiraciones del soñador. En este punto se acepta que los sueños expresan deseos conscientes o inconscientes del soñador. Se acepta en términos generales la formulación freudiana de los sueños, en cuanto a que expresan deseos de la persona. La T.R.E.C añade a la formulación freudiana que además cuando la persona mantiene una baja tolerancia a la frustración, puede expresar en los sueños una manera alternativa e irracional de conseguir sus propósitos (Dryden, 1990). En este aspecto la formulación de Ellis, se asemeja mucho a la interpretación adleriana : los sueños como intentos de compensación a sucesos negativos para la persona.
  • 2º. Se pide al soñador que relate el contenido de sus sueños, o los restos que recuerde del mismo.
  • 3º. Se pide al soñador que el mismo identifique que metas o deseos parece perseguir en su sueño.
  • 4º. Se le pregunta al soñador sobre qué aspectos de su vida le impedirían realizar sus metas. En este punto suele aparecer las ideas irracionales de baja tolerancia a la frustración. Los sueños no necesariamente expresan metas seguidas de manera irracional, pero cuando se le pregunta al soñador sobre aquello que le impediría realizar sus deseos, pueden aparecer cogniciones irracionales de evaluación de la frustración. Los sueños por lo tanto, pueden ser una vía para evaluar las cogniciones del paciente, y si están implicadas en otros aspectos de su vida de vigilia.

Los primeros estudios de investigación de Beck (1951, 1963), cuando aun este autor compartía los principios psicoanalíticos, intentaban de demostrar que los sueños de los pacientes depresivos tenían un contenido masoquista, de agresividad vuelta contra ellos mismos. En estos primeros estudios se guió por la propuesta del psicoanalista Saul (1960) sobre los sueños.

Saul (1960) partía de que los sueños expresaban realizaciones de deseos del sujeto, igual que otros psicoanalistas. Pero este autor propuso varias innovaciones. Los sueños eran la vía regia para entender las motivaciones del paciente, la personalidad del paciente, más que la entidad abstracta del "inconsciente”. Además el contenido manifiesto del sueño sería también muy importante para entender los temas a los que atendía cada persona. Estas revisiones guiaron el planteamiento de Beck; y en ellas se encuentran los orígenes de su terapia cognitiva.

Los estudios de Beck con los sueños de los pacientes depresivos le llevaron a reformular la hipótesis psicoanalítica de la depresión, y más tarde el rechazo del mismo psicoanálisis. El contenido de los sueños de los sujetos depresivos no representaban un carácter masoquista, sino sesgos cognitivos de interpretación negativa y derrotista propios del estado depresivo en cuestión. Estos sesgos cognitivos aparecen en la forma en que el sujeto depresivo interpreta los acontecimientos de su vida, tanto en el sueño, como al estar despierto.

En la teoría cognitiva de Beck los sueños expresan aspectos de la estructura cognitiva subjetiva, el entramado de significados personales, los esquemas o actitudes personales "inconscientes”. El sujeto en el estado de sueño fisiológico tiene inhibido su nivel cognitivo más racional y crítico, al estar desconectado de las presiones del mundo externo, y tiene más activado su sistema primitivo de significados más emocionales. En el estado se sueño fisiológico se activan los componentes más visuales o analógicos del sistema primitivo de significado, de los significados personales tácitos e idiosincrásicos .

Freeman (1981) y Freeman y Boyll (1992) han propuesto un listado de principios para la interpretación de los sueños dentro de la teoría cognitiva de Beck:

  • 1º. El sueño tiene que ser entendido en términos de su contenido temático (p.e perdida, injusticia, aprehensión, etc.) más bien que simbólico.
  • 2º. El contenido del sueño es propio de cada soñador, y debe ser visto e interpretado dentro del contexto de la vida del soñador. Se rechaza las interpretaciones de símbolos generales.
  • 3º. El lenguaje y la imaginación específicos son importantes para el significado del sueño. El clínico intenta identificar las evaluaciones y distorsiones cognitivas implicadas en el relato del sueño.
  • 4º. El estado afectivo que produce un sueño suele ser similar a los contenidos relacionados con el mismo en la vida de vigilia.
  • 5º. El contenido del sueño es más importante que su extensión.
  • 6º. El sueño es un producto del soñador y está bajo su responsabilidad
  • 7º. Los sueños pueden usarse cuando el paciente aparece bloqueado en terapia.
  • 8º. Se puede sugerir y entrenar al paciente para detectar los significados subyacentes al sueño y cuestionar las posibles cogniciones disfuncionales que estos pueden expresar. Para ello se le enseña a llevar un registro del sueño, los pensamientos automáticos que estos contenidos generan, los significados y emociones asociadas a los mismos, y la petición de evidencias para los mismos.
  • 9º. Por mi parte (Ruiz, 2000) opino que las ocho recomendaciones anteriores se enriquecen exponencialmente si se sigue el principio de interacción entre cognición-afecto-conducta mantenido actualmente por la mayoría de los terapeutas cognitivos. Podemos acceder al significado de los sueños a través de la interacción reflejada en el mismo y su relación con la vida del soñador.

Pensamientos/ Imágenes

SIGNIFICADOS

Conductas/Relaciones <----->Estado afectivo

Podemos acceder al significado del sueño y su relación con la vida del soñador a través de preguntas del estilo siguiente:

  • a) Preguntas sobre cogniciones: "¨Qué mensaje parece enviarle su sueño? ¨Qué tema o preocupación parece reflejar su sueño? . ¨Qué le hace pensar su sueño? ¨Qué significa o importancia tiene para usted esas preocupaciones o temas? ¨Se relacionan con preocupaciones o temas similares de su vida?".
  • b) Preguntas sobre conductas y relaciones: "¨Qué cambios en su acciones o relaciones le sugiere su sueño?  ¨Como les afecta usted a esas personas en el sueño, y como les afectan ellas a usted?  ¨Como parece ser sus relaciones entre usted y los otros en su sueño?  ¨Qué le preocupa, le hace pensar y significa para usted esos cambios?  ¨Se relaciona esto con alguna preocupación sobre cambios en su actividad o relaciones con otras personas en su vida actual?" .
  • c) Preguntas sobre el estado afectivo: "Qué estado de ánimo parece tener usted en el sueño, o que tipo de emociones le sugiere su sueño? ¨Aparecen emociones como la tristeza, la ansiedad/miedo, el enfado/ira , la euforia, la vergüenza, etc.? ¨Qué preocupaciones le sugieren esos sentimientos, que le hace pensar y que significan para usted? ¨Se relacionan con su estado afectivo o sentimientos en la actualidad?".

Los terapeutas cognitivos han listado las principales distorsiones cognitivas :

  • 1º. Abstracción selectiva o filtraje : Consiste en una especie de visión de túnel donde solo se percibe lo congruente con el estado anímico. De esta manera un sujeto puede soñar con temáticas de pérdida, temor, ira o euforia, ignorando otros aspectos de su experiencia.
  • 2º. Pensamiento polarizado: Se perciben los acontecimientos de manera extrema sin tener en cuenta los grados intermedios. El sujeto por ejemplo puede soñar con decepciones a sus deseos y verse como un desgraciado, incompetente e inútil, o verse en un estado de éxtasis maravilloso. La experiencia del sueño adquiere una polaridad extrema sin tonalidades medias.
  • 3º. Sobregeneralización: El sujeto saca una conclusión general para todos los aspectos de su vida de un evento concreto. Por ejemplo tras un rechazo en el sueño se ve como un desgraciado arruinado.
  • 4º. Interpretación del pensamiento: Se interpretan sin base las intenciones de las demás personas hacia uno, por lo general de manera desfavorable. La suspicacia proyectiva y los sueños persecutorios con temor suelen reflejar esta distorsión.
  • 5º. Visión catastrófica: El sujeto adelanta catástrofes y desgracias para su vida o sus intereses. Soñar con desgracias, enfermedades y pérdidas de diversos tipos, puede estar relacionado con esta distorsión.
  • 6º. Personalización: Consiste en relacionar sin base los acontecimientos del entorno consigo mismo. Es similar a la interpretación del pensamiento.
  • 7º. Falacia de control: Consiste en verse con un grado de control excesivo sobre las conductas ajenas o incompetentes en grado extremo para manejar los propios problemas. Los sueños donde el sujeto es acusado de algo, o pasa algún tipo de prueba puede estar relacionado con esta distorsión.
  • 8º. Falacia de justicia: Consiste en la tendencia a valorar como injusto todo aquello que no coincide con los deseos personales. Los sueños donde el sujeto ejecuta actos de venganza, o reclama justicia, se pueden relacionar con esta distorsión.
  • 9º. Razonamiento emocional: Consiste en la tendencia a creer que los sentimientos siempre reflejan eventos reales que lo han producido. Si una persona se siente irritada entonces tiene razones legítimas para que los otros le hayan ofendido. Muchos sueños se pueden basar en el propio estado emocional con el que el sujeto se fue a dormir.
  • 10º. Falacia de cambio: Consiste en creer que el bienestar de uno mismo depende exclusivamente de los actos de los demás, de que estos cambien su conducta. Los sueños donde uno se percibe satisfecho con cambios imaginados en las personas de su entorno pueden reflejar esta distorsión
  • 11º. Etiquetación: Consiste en otorgar una etiqueta generalizadora a las personas y eventos, usando el verbo ser (p.e "los negros son inferiores") . Similar a la generalización.
  • 12º. Los deberías: Consiste en la tendencia a exigirse a sí mismo, a los otros y a la vida que las cosas tiene que ocurrir por fuerza en una determinada dirección. Cuando el sujeto se ve frustrado en su vida de vigilia en la consecución de sus deseos, puede soñar con la compensación en sus ensueños de sus deseos. Por lo general esto puede formar parte de la exigencia de intolerancia a la frustración, y ser "compensado en los sueños". Por ejemplo una persona que se exige tener éxito en sus relaciones afectivas y tiene fracasos que vive como intolerables , puede verse en sus sueños rodeado de personas que le complacen afectivamente o sexualmente.
  • 13º. Culpabilidad: Consiste en la tendencia a atribuir sin evidencias la responsabilidad de los eventos totalmente a uno mismo o a los demás. Los sueños en relación a tribunales y castigos, pueden relacionarse con este tema.
  • 14º. Falacia de razón: Consiste en el hábito de no escuchar las razones ajenas ante desacuerdos, por creerse uno en posición de la verdad absoluta. El soñar con debates, luchas y disputas donde uno sale vencedor, puede reflejar esta distorsión.
  • 15º. Falacia de recompensa divina: Supone la tendencia a esperar que los problemas mejoren mágicamente en el futuro, sin buscar uno mismo soluciones personales. Los sueños donde los problemas se resuelven de manera mágica o por intervención de instancias superiores y poderosas, pueden relacionarse con esta distorsión.

5.3. Caso clínico

Se trata de un varón casado de 35 años. Presenta un cuadro hipocondríaco y dificultades en su relación de pareja.

Relata el siguiente sueño: "Me veo alrededor de una gran mesa con varios amigos y una amiga, que se acerca hacia mí y me dice que le gusto”.

Un primer acercamiento a este sueño, siguiendo el método de Ellis, y teniendo en cuenta el conocimiento previo del caso, podría llevarnos a hipotetizar lo siguiente:

  • a. El sujeto está deseando ser querido afectivamente/sexualmente por una mujer (o por las mujeres en general) y ser acompañado afectivamente por sus amigos. Expresa un deseo de afecto.
  • b. En el sueño, pasivamente, espera ser complacido en el aspecto anterior.
  • c. En su vida actual tiene problemas de pareja, y es probable que mantenga una actitud de baja tolerancia a la frustración ante el incumplimiento de sus deseos por parte de aquella.
  • d. El sueño le proporciona una compensación fácil a la insatisfacción de sus deseos en su vida de pareja.

La entrevista con el sujeto respecto a su relación de pareja, reveló que este se sentía insatisfecho sexualmente con su mujer, y que "no soportaba" ciertas conductas de esta, como el que se dejara guiar en exceso por sus padres. Es probable que la vida de vigilia y la del sueño revelen problemas similares y sus intentos de compensación, bajo las creencias irracionales de la baja tolerancia a la frustración ("No soporto que mis deseos no se cumplan" . "Mis deseos deben ser satisfechos fácilmente sin esfuerzo"). Esta fue la hipótesis inicial que se hizo el terapeuta cognitivo que trataba este caso.

El terapeuta, posteriormente, siguió los pasos propuestos por Dryden (1990) al plantear el método de análisis de sueños de la T.R.E.C de Ellis:

  • 1º. Recordó los restos del sueño (ver relato anterior).
  • 2º. Se le pregunto sobre que metas o deseos parece perseguir en su sueño. El sujeto de este sueño refirió: "Para mí es importante tener el afecto de mis amigos y satisfacer mis deseos sexuales".
  • 3º. Se le preguntó sobre qué aspectos de su vida podrían o estaban interfiriendo en la consecución de las metas/deseos identificados anteriormente: "Mi enfermedad me aísla y me estoy separando de mis amigos", "Mi mujer no me hace caso, y no quiere tener relaciones sexuales conmigo", "No soporto esta situación".

Un acercamiento posterior a este sueño, también cognitivo, pero esta vez en la línea de la terapia cognitiva de Beck, consistió en el siguiente procedimiento:

  • 1º. El tema del sueño gira en torno a ser apreciado afectivamente por los amigos, incluyendo a una mujer.
  • 2º. Se le preguntó al sujeto sobre las cogniciones que le suscitaban su sueño (lo que le hacía pensar y los significados relacionados): "Me siento bien porque me hacen caso y están conmigo" . "Me preocupa que mi mujer no me haga caso, me tiene harto”. "Soy una persona enferma que necesita el apoyo de las personas cercanas".
  • 3º. Se le preguntó sobre los cambios en las conductas o relaciones conectados con la temática del sueño: El sujeto relató que en su vida matrimonial su mujer ignora su malestar y no satisface sus deseos de afecto y sexo, que tan solo los hijos le compensan con su afecto. El desearía una actividad afectiva y sexual más frecuente con su mujer. Se percibe como incomprendido y abandonado por su pareja, que prefiere la compañía de sus padres (suegros del paciente) a la suya.
  • 4º. Igualmente, se le preguntó sobre las emociones suscitadas por el sueño y por la presencia de emociones similares en su vida actual: El relató que es una persona que le gusta mucho el sexo, y que está insatisfecho con su pareja. Últimamente fantasea con frecuencia con relaciones sexuales con mujeres conocidas o de ficción, o se masturba con estas fantasías. El pensar que su mujer no atiende a sus demandas le irrita y produce discusiones con frecuencia. Por otro lado se siente triste y abandonado. Un factor añadido es el accidente que tuvo en su trabajo de albañil, desde el que viene padeciendo fuertes dolores (sin hallazgos médicos hasta el momento), que le producen ansiedad, al pensar que podría tener algo malo no detectado aún. Dice que su mujer no le da importancia a esto, enfureciéndole y entristeciéndole aún más.
  • 5º. El terapeuta detectó varias distorsiones cognitivas a partir de las "asociaciones cognitivas-afectivas-conductuales" suscitadas por el sueño del paciente : probablemente en su visión de enfermo está implicada una cierta "etiquetación" , en su irá y malestar de pareja es posible la implicación de la "falacia de control" (verse como víctima y no como partícipe de una situación conyugal), la "falacia de recompensa divina" (esperar ser querido pasivamente si corresponder el mismo) , y son posibles varias distorsiones más . Este punto serviría al terapeuta para plantear varios puntos a tratar en la terapia cognitiva a fin de producir unos cambios en la perspectiva de los problemas.
  • 6º. Los significados subyacentes relacionados con las distorsiones anteriores parecen conllevar la visión de sí mismo como enfermo y necesitados de cuidados, el malestar relacional cuando no son satisfechas estas demandas de dependencia y las conductas de apego a través de la expresión somatizada de las demandas de afecto.

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Beck, A.T :
    • Thinking an depression I. Idiosyncratic content and cognitive distortion. Archives of general psychiatric, 2, 324-333, 1963
    • Depression : causes and treatment. Philadelphia : University of Pennsylvania Press. 1967
    • Beck, A.T; Rush, J. ; Shaw, B. y Emery, G. (1979) : Terapia cognitiva de la depresión . Desclée de Brouwer, 1983
    • Beck, A.T. y Freeman, A (1990) : Terapia cognitiva de los trastornos de personalidad, Ed. Paidós, 1995
    • Beck, A.T. & Hurvich, M.A : Psychological correlates of depresssion I. Frequency of "masochistc" dream content in a private practice sample. Psychosomatic medicien, 21, (1), 50.55. 1959
    • Beck, A.T &Ward, C.H (1961) : Dreams and depressed patiens . Characteristic themes in manifest content. archives of general psychiatry, 5, 462-467. 1961
    • Role of fantasies in psychoterapy and psychopatology. The journal of nervous and mental disease, 150, (1), 3-17. 1970
  2. Caro, I. : Manual de psicoterapias cognitivas. Ed. Paidós, 1997
  3. Dryden, W: Métodos activos en la terapia racional emotiva. En Ellis, A. Y Grieger, R. : Manual de terapia racional-emotiva. Volumen II. Ed. Desclée de Brouwer, 1990
  4. Ellis, A. :
    • Ellis, A. (1962): Razón y emoción en psicoterapia. Ed. Desclée de Brouwer, 1983.
    • Ellis , A. y Grieger R. : (1977): Manual de terapia racional emotiva. Ed. Desclée de Brouwer, 1981
    • Ellis, A. y Grieger, R. : Manual de terapia racional emotiva. Volumen II. Ed. Desclée de Brouwer, 1990
    • Ellis, A. y Dryden, W. : Práctica de la terapia racional emotiva . Ed. Desclée de Brouwer, 1989
    • Ellis, A. y Bernard, M. E. : Aplicaciones de la terapia racional emotiva. Ed. Desclée de Brouwer, 1990
  5. Freeman, A. :
    • Dreams and images in cognitive therapy . En G.Emery, S.D. Hollon & R.C. Bedrosian (Eds.) : New direction in cognitive therapy (pp.224-238) .New York & London : Guilford Press, 1981
    • Freeman, A. & Boyll, S. : The use of dream and the dream metaphor in cognitive-behavior therapy. Psychotherapy in Private Practice, 4, 173-192, 1992.
  6. Lundh : Cognitive therapy and the analysys of meaning structures. En Perris.C, Blackburn, I.M. & Perris, C. : Cognitive Psychotherapy. Springer-Verlag. Berlin. 1988
  7. Mahoney, M.J : Psicoterapias cognitivas y constructivistas. Ed. Desclée de Brouwer, 1997
  8. Ruiz, J. J :
    • Fundamentos de psicoterapia cognitiva. Ed. A Demanda. Jaén, 1994.
    • Ruiz, J. J. y Imbernon, J. J. : Sentirse mejor. Ed. A Demanda, 1999
    • Ruiz, J.J. ; Cano, J. J. e Imbernón, J. J : Psicoterapia cognitiva de urgencia. Manuscrito en vías de publicación .
    • Ruiz, J.J. y Cano, J.J. : Manual de psicoterapia cognitiva. Manuscrito en vías de publicación.
    • Ruiz, J.J y Cano, J.J : Las psicoterapias. Introducción para profesionales sanitarios. A Demanda, Jaén, 1999.