Un test, o más concretamente una prueba psicométrica, es un instrumento científico. No es un conjunto de preguntas arbitrario que el sujeto debe responder, y sobre él que se emitirá un juicio inamovible.

Podemos decir que el origen de las pruebas psicométricas se sitúa en los trabajos de Spearman desarrollados a principios del siglo XX, con su Teoría Clásica de los Test. Con posterioridad, se han desarrollado otros modelos matemáticos específicos para esta temática, como la Teoría de Respuesta a los Ítems (TRI), y también, otros modelos, que aunque nacidos con un fin distinto, también han venido a dar respuestas a los problemas de la medición de constructos psicológicos, como son los modelos de Redes Neuronales.

Un test o prueba psicométrica, es un instrumento científico con un elevado componente matemático-estadístico, construido para unos fines específicos y para una población definida.

Los juicios que se pueden emitir sobre el resultado de una prueba psicométrica no son inamovibles, es decir, el resultado de una prueba psicométrica es sólo un dato más dentro de un informe clínico, y tendrá la validez que le otorga el informe en su conjunto.

Los resultados que se extraigan de las pruebas publicadas en este sitio Web sólo deben ser considerados como orientativos. Si considera necesaria algún tipo de explicación o tratamiento en base a los resultados obtenidos, deberá ponerse en contacto con un profesional reconocido como tal, y será este quien podrá valorar y orientar sobre los resultados obtenidos.

Las pruebas psicométricas han demostrado ser un instrumento de gran utilidad, pero también la historia ha mostrado como su mal uso puede conducir a malos diagnósticos, y por consiguiente a tratamientos desafortunados.

La interpretación última de un test queda supeditada al informe del caso realizado por un profesional.