<La preparación mental del policía en las intervenciones policiales

La Preparación Mental del Policia en las Intervenciones Policiales

Mª Dolores Pérez Bravo

Psicóloga del Grupo Táctico Policial GTP – Formación

Colegiada número CM 01017

E-mail:

 

   

Introducción

Algunos estudios empíricos han puesto de manifiesto que la emoción más experimentada por los agentes de policía es el estrés (Pacheco, 2004). De hecho, el trabajo del policía está fuertemente vinculado al estrés por dos razones fundamentales:

  1. La mayoría de las veces, el policía desarrolla su profesión y su labor en un entorno conflictivo y arriesgado, sobre todo, cuando debe actuar o intervenir en situaciones de seguridad y atención ciudadana. En otras ocasiones, las intervenciones policiales aparentemente resultan ser inofensivas pero pueden complicarse hasta convertirse en situaciones críticas y peligrosas.
  2. Por otro lado, las herramientas de trabajo del policía _el arma, la defensa y/o bastón policial_, generan o añaden un riesgo que puede considerarse como factor de estrés.

Por estas razones, es necesario que el agente de policía reúna una serie de requisitos o condiciones que le ayuden a enfrentar con éxito cualquier tipo de situación estresante, crítica o peligrosa que surja o pueda surgir en sus intervenciones policiales.

Estos requisitos hacen referencia a:

  • Mantener una perfecta condición física;
  • Disponer de una preparación y formación en tácticas policiales, así como, de una práctica y un entrenamiento adecuados de las mismas;
  • Poseer una formación técnica de tiro policial y conocimientos sobre el propio arma, además, de que ésta sea lo suficientemente eficaz;
  • Por último, y no por ello menor importante, conseguir una perfecta condición psicológica y un adecuado control mental sobre situaciones estresantes.

Factores de Riesgo y Factores de Protección del policía

Los principales factores de riesgo a los que el agente de policía debe hacer frente en una situación crítica, que pueda ocurrir en una determinada intervención policial, son las consecuencias y los efectos que produce, a nivel fisiológico, cognitivo y conductual, la activación corporal producida por el estrés.

Tabla 1. Las consecuencias y los efectos negativos del Estrés
ante situaciones de crisis. (Basado en Herrero, 2002; Pecci, 2005)

CONSECUENCIAS

EFECTOS

Consecuencias conductuales: Estilos de afrontamiento inadecuados

· Ataque o lucha mediante el uso incontrolado de la fuerza física y una posterior disminución del rendimiento por el agotamiento y desgaste corporal.

· Huída mediante la evitación o negación de la amenaza.

· Paralización por el miedo, indefensión, desesperanza, fatalismo, mediante sentimientos que revelan el verse superado por la amenaza.

Consecuencias cognitivas

· Distracción del pensamiento;

· Pérdida de la capacidad analítica del pensamiento o “pensamiento bloqueado”.

· Pérdida de memoria;

· Pensamientos de distracción intrusiva.

Consecuencias físicas

· Distorsiones sensoriales, visuales y auditivas: Alteraciones temporales y alteraciones en la sensibilidad corporal; “Exclusión auditoria” o disminución auditiva; “Efecto túnel” o focalización de la atención, producida por cambios en la agudeza visual y pérdida de la visión periférica.

· Amnea o incapacidad para hablar en los primeros instantes de las situaciones de estrés;

· Expresiones faciales de miedo;

· Pérdida de las habilidades motoras.

 

 

A pesar de ello, el policía cuenta con un potente factor de protección para poder minimizar dichas consecuencias y efectos: la preparación mental o psicológica ante situaciones de crisis. Esta preparación mental consiste principalmente en que el policía:

  1. Tenga conocimientos sobre las consecuencias y los efectos que produce el estrés en su propio cuerpo;
  2. Reconozca y sea consciente de las propias reacciones en una situación de estrés;
  3. Entrene algunas técnicas psicológicas básicas y efectivas que le ayuden a mejorar el control mental en este tipo de situaciones.

Por tanto, se podría establecer una “pirámide en entrenamiento psicológico del policía” en la que el agente debe aprender a entrenar las técnicas psicológicas de relajación y respiración, de visualización e imaginación, y de concentración. De forma que, realizando previamente ejercicios de relajación y respiración, el policía puede mejorar el control de la propia activación fisiológica producida en una situación de estrés. Además de que con los ejercicios de visualización, que consisten en imaginar con el pensamiento las posibles situaciones a las que se puede tener que enfrentar, para analizar y buscar las mejores soluciones o alternativas para resolverlas, el agente de policía consigue mejorar la velocidad de reacción e improvisación de respuestas adecuadas y puede adaptarse con mayor facilidad a situaciones de gran presión psicológica.

Tabla 2. “Pirámide de entrenamiento psicológico para el policía”

Piramide de entrenamiento psicológico para el policia

Como complemento al entrenamiento de los ejercicios nombrados, cabe destacar la importancia de conjugarlos con la realización de simulaciones o “role-playing” de situaciones de crisis en las que se genere un elevado nivel de estrés. De esta forma, se consigue adquirir, de una forma más controlada, determinadas experiencias reales de afrontamiento al estrés.

Sin embargo, estas simulaciones deben realizarse de forma gradual, de menor a mayor dificultad, para evitar en el policía un desbordamiento emocional o un posible “trauma” por la adquisición de algún miedo.

Conclusiones

El agente de policía debe estar preparado psicológicamente para enfrentarse a cualquier situación de estrés que se produzca en sus intervenciones policiales. De hecho, el policía que cuente con una adecuada preparación mental estará en una posición más óptima y ventajosa para afrontar el estrés de la intervención policial que otro agente cuya preparación mental sea inferior o menos adecuada. Por ello, todo policía debería ser consciente de esta necesidad y debería fomentar su entrenamiento mental para mejorar su desempeño profesional.

Bibliografía

  • Centre de Recerca Thomas Becket (2005), “Efectos sobre la salud del trabajo de policía. Su incidencia en la carrera laboral”.
  • García, A.I. (1999), “Cómo afecta el estrés al sistema inmune”. Boletín de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) nº 10, 13-26.
  • Herrero, F.P., (2002), “Preparación mental para situaciones de alto estrés. La mente, el arma más poderosa”. Revista Sector Seguridad, nº 2; 30 – 32.
  • Marcuello, A.M.; Barreiro, J.S.; Martínez, M.P. (2005), “Valor preventivo de la cohesión moral de grupo en la reacción de estrés de combate (REC)”.
  • Mingote, J.C. y Pérez, F. (1999), “El estrés del médico. Manual de autoayuda”. Madrid: Ed. Díaz de Santos.
  • Myers, D. (1994), “Psicología”. Madrid: Ed. Médica Panamericana.
  • Pacheco, A. (2004), “Evaluación conductual de profesionales de la seguridad: El análisis funcional de la conducta aplicado a la policía”. Madrid: I Congreso de Psicología Jurídica en red – Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
  • Pecci, J. (2005). “Manual de tiro táctico policial y de defensa”. Madrid: Ed. Gráficas lider. Páginas 27 – 35.
  • Sánchez, J.J., Sanz M.A., Apellaniz,A. Pascual, A. (2001), “Policía y estrés laboral. Estresares organizativos como causa de morbilidad psiquiátrica”. Revista de la Sociedad Española de Salud Laboral en la Administración Pública (S.E.S.L.A.P.), Vol. 1, nº 4, 21-25.
  • Sanz-Carrillo, C., García-Campayo, J., Rubio, A., Santed, M.A., Montoro, M., “Validation of the spanish version of the Perceived Stress Questionnaire”. Journal of Psychosomatic Research 2002; 52: 167-72.
  • Yagüe, M. (1994), “Psicología Policial”. Revista del Colegio Oficial de Psicólogos Papeles del Psicólogo, nº 60.
  • Zaldívar, D.F. (2005). “Enfrentamiento a situaciones de emergencia”.