Fundación de la Psicopatología

Por:  Lic. Javier Lovo

 

Introducción:

Para empezar debemos de aclarar lo que se entiende como psicopatología es decir el estudio científico del comportamiento anormal. A pesar de todo debo recalcar que existen amplias diferencias entre la psicopatología con enfoque en la psicología clínica y el enfoque de la psiquiatría por sus visiones conductuales y medicas en su manejo y tratamiento de los desordenes mentales. La psiquiatría se apega a la visión orgánica que envuelve la medicina moderna, dando mayor énfasis a aspectos de índole biológico que los puramente psicológicos. La psicología clínica por su parte envuelve en sus definición aspectos sociales, y psicológicos unidos a un creciente interés también en factores etiológicos que sin puramente biológicos.

Sea cual fuera la disciplina en el fondo de los materiales de investigación y aplicación de ambas disciplinas nos lleva a revisar literatura que proviene de la psicología, neurología, biología y las ciencias medicas y de las salud. Cubriendo de hecho aspectos que se ajustan a ambas disciplinas y a otras ciencias hermanas, el estrés por citar un ejemplo, los aspectos genéticos y sociales o la bioquímica de la mente misma, son aspectos a tomar en cuenta.

La psicopatología no es nueva de hecho, los intentos de explicar el comportamiento normal o alterado nos remontan a miles de años, la psicopatología viene a ser el intento por entender, explicar y aplicar a la luz de las investigaciones lo normal y lo patológico. De hecho sin conceptos de lo que es normal y patológico, la actividad del psicólogo en su mayor intensidad clínico y del psiquiatra no tendría validez, como no seria comprensible una psicopatología que no sepa explicar el etiogenesis del desorden mismo o las caracterología propia de dicho desorden.

La psicopatología se encarga de describir, estudiar y sistematizar aquellos cambios en la conducta que no se pueden explicar a los parámetros de normalidad ni como aprendizaje, de esta manera la brecha entre lo que se debe considerar normal y lo que no es así no es del todo claro.

Desarrollo:

La búsqueda de una explicación en los cambios de comportamiento, no es nada nuevo y puede ser rastreado hasta las antiguas civilizaciones, es claro que los egipcios, chinos, incas, aztecas, mayas y otras culturas fueron familiares con los comportamientos desordenados lo que ahora identificamos como patologías o la definición de bienestar mental. Debo aclarar que en los primeros datos que tenemos sobre lo que podríamos llamar la temprana historia de la psicopatología, las personas que sufrían algún tipo de alteración o bien eran alabadas o ridiculizadas, en un sentido marginal, y la mayoría de síntomas atribuida a causas sobrenaturales como demonios, posesiones o castigos de dioses u otras deidades.

Hace más de 2000 años los filósofos griegos se ocuparon de aspectos en este contexto tal fue el caso de platón o Hipócrates llamado el padre de la medicina, ellos dos atribuyeron el bienestar mental a dos causas comunes: para Hipócrates las disfunciones fisiológicas, para platón el conflicto psicológico.

Un hecho a remarcar es la influencia del el filosofo griego Aristóteles discípulo de platón quien creía la mente un ente intocable, es decir que no podría sufrir ningún daño, esto quiérase o no influyo después en el lento desarrollo de la psicopatología.

Después de ellos durante 1500 años de la llamada edad media o era oscura estos conocimientos casi se pierden o son raramente desarrollados, en la edad media toda las ciencias enfrentan un decline y se retorna nuevamente a la superstición primitiva, la iglesia inmersa en todas las actividades de la vida humana, decide que es lo bueno y lo malo, y por sus propios conceptos vuelve el cuerpo humano un campo de lucha entre Ángeles y demonios. Todo desorden psicopatológico que se diera en ese momento fue atribuido a posesiones demoníacas y lo más común fue los malos tratos e incluso la hoguera para quien lo sufriera.

El concepto de bienestar mental o malestar mental aparece primero en las grandes ciudades en las que los gobiernos municipales en su mayoría tenían el poder para encarcelar a personas con problemas mentales, en algunos lugares incluso se les tenia como atractivo para que los visitantes pudieran observar el comportamiento de estas personas con cierto tipo de comportamientos extraños.

Allá por 1700 con las luces de la revolución francesa y gracias a la revisión del medico Francés Philippe Pinel de los asilos de enfermos mentales se crea el llamado tratamiento moral, que lentamente cambiaria la manera en que se manejaba a los enfermos mentales en Europa.

Siguiendo el curso de la psiquiatría la psicopatologia también siguió un proceso de amplio rango, pasando de los aspectos no médicos y los procesos de bienestar primitivos. el siguiente paso fue la creación de un sistemático cuerpo de conocimientos por hombres de medicina. (Ellenberger, 1974, p. 4), la psicología, la medicina entre otras muchas ramas han estado interesados en estos aspectos a pesar de lo peliagudo que estos temas suelen resultar para la mayoría de psicopatologos no es una tarea fácil, empezando por definir el concepto de normal y anormal. El concepto de normalidad y salud mental siempre ha sido un objeto de controversias desde los inicios de la psicología y la psiquiatría, la interpretación de cómo esas formas deben de ser definidas ha sido objeto de fuertes discusiones, de cualquier manera el concepto de salud mental y las políticas al respecto tienen mas implicación hoy en día que en cualquier otro momento de la historia. (Offer & Sabshin, 1984, p. null7). Y esto a raíz de que sin una debida definición la psicología como la psiquiatría se estancarían de una manera poco adecuada.

Definir el concepto de desorden o trastorno psicológico siempre ha resultado un aspecto peliagudo para la mayoría de psicólogos y psiquiatras, esto causada por la ingente cantidad de términos que se han utilizado a lo largo de su historia, para designar a algunos de sus muchos componentes o en algunos casos en si el concepto general pero sin la debida firmeza para que un solo concepto se mantenga.

Obviamente que aun en el día de hoy ni la psicología ni la psiquiatría haya llegado a un punto culminante en esta definición, en especial a la hora de definir las características de las personas que sufren estos desordenes con aquellas que no cruzan por la misma situación. Los errores de diagnostico son muy comunes con todos estos tipos de desordenes. (Johnson & Leahy, 2004, p. 4). Tradicionalmente a lo largo de la historia se ha estudiado estos trastornos desde tres punto de vista principal, estos son:

El modelo sobrenatural: aquel presente en la mayoría de las culturas, el más primitivo y aun hoy en día presente junto a los conceptos de religión, fue el que incluyo el concepto de demonios o brujos para intentar explicar los desordenes de orden mental, y que requirió de rituales mágicos y sobrenaturales para intentar solucionarlos.

El modelo biológico: se supones tuvo su origen en la cultura griega y desde entonces se ha mantenido en conjunción con la medicina, bajo el concepto de considerar los desordenes mentales bajo causa biológicas, se asocia los desordenes con causa de orden biológicas normalmente asociadas a el cerebro o al sistema nervioso, la psiquiatría es la rama de la medicina que aprovechándose de las especialidades medicas y del conocimiento de anatomía intenta paliar los problemas de esta índole especialmente con el uso de psicofármacos.

Por ultimo esta el modelo psicológico, que considera que los trastornos son ocasionados por experiencias de el ser humano a lo largo de su vida, que se organizan en forma mentales y otras conductas que pueden ser consideradas anormales.

Si lo observamos desde el concepto de salud de la OMS, que define la salud como a define como el estado completo de bienestar físico, psíquico y social. Quizás llegaríamos a conclusiones mas acertadas. De cualquier manera los psicólogos siempre han especificado que los desordenes psicológicos envuelven los aspectos relacionados con el comportamiento bajo esta guía los han clasificados, en infrecuentes y mal adaptativos. Incluyendo esto una mezcla de factores biológicos, psicológicos y sociales.

-Infrecuentes: es aquel comportamiento de una persona que es considerado desordenado y estadísticamente extraño. Bajo este concepto nadie afirmaría ser el diablo por ser tildado bajo los parámetros de esta clasificación que a pesar de todo no incluye a los genios intelectuales que casi siempre presentan comportamientos raros o infrecuentes en comparación con la media tradicional, por lo tanto este concepto no resulta del todo fiable.

-Mal adaptativos: comportamientos infrecuentes que son considerados anormales por no adaptarse a las reglas sociales predominantes, es decir además de no ser comunes no se adaptan a todo el sistema social que la organización humana ha creado como modelo de convivencia.

Es en base a esto que algunos psicólogos añaden ciertas características a sus conceptos de desorden psicológico, pero tras el estudio de múltiples factores se llega a determinar que las características principales no son importantes ante una definición.

Si queremos entender los conceptos de psicopatologia en toda su extensión tenemos que remontarnos hacia el pasado , hasta siempre, recordemos que magia ,religión y ciencia fueron tres grandes métodos por los cuales el hombre ha tratado de entender su lugar en el cosmos, en la religión en los primeros textos de la literatura se encuentran descripciones de comportamientos que los modernos psicopatologos podrían interpretar como psicóticos o psiconeuroticos, dando en ocasiones solo a veces el nombre del problema en cuestión. (Brown & Menninger, 1940, p. 24), como el caso de algunas personas en la biblia por ejemplo, o en otros libros sagrados de muchas otras culturas, que siempre o casi siempre estaba envueltos en aspectos mágico-religiosos y fueron tratados como tal.

Para encontrar los orígenes de la psicopatologia es preciso rastrear hasta los orígenes mismos del ser humano, ya que los desordenes mentales son por supuesto tan antiguos como la raza humana, si buscamos rastreando en los archivos que nos quedan de hace dos mil o tres mil años atrás podemos encontrar algunos tipos de desordenes anormales como el es caso mas típico de la depresión del rey Saúl cuando el espíritu de dios le había abandonado. O los delirios del rey Nabucodonosor que se veía convertido a si mismo en un buey comiendo hierba en el campo, o como ave por citar algunos ejemplos.

Fue consecuente que un poco mas tarde Hipócrates definió muchas teorías concernientes a la naturaleza y variedad de desordenes mentales. Desde ese momento y dejando de lado lo que represento la edad media, la historia de la psicopatologia se puede rastrear en dos caminos, la concepción popular y la concepción científica. Las concepciones espiritistas fueron una de las concepciones mas antiguas y que aun hoy en día predominan en cierta medida junto a seudo ciencias que las usan para publicitarse o junto a la religión que un hoy en día promueve su creencia. La creencia en dominaciones en castigos divinos, en furia de dioses era algo muy popular en todas las culturas, no se atribuía casi en ningún caso el desorden a causas físicas sino casi exclusivamente a fuerzas fuera del control humano. La inconciencia de las enfermedades mentales fue una predominación que la humanidad compartió por largo tiempo.

El periodo demonológico representa apenas una vaga variación de el concepto espiritista pulido apenas por las renovadas ideas sobre el mal, a los individuos que se les encontraba con algún tipo de desorden se les sometía a torturas, azotes, sacrificio, hambre, se les creía dominados por fuerzas del mal y preciso hacerlas salir de ellos. También se les usaba como oráculos para hablar con los muertos o con cualquier otro ente sobrenatural. (Hollingworth, 1930, p. 24)

El periodo propiamente satánico es el tardío desarrollo de algunas ideas influenciadas por la teología cristiana. Satán representa el enemigo de dios el líder de las legiones de demonios que bajan a la tierra para tocar a las personas. Da lugar a una persecución sin igual por parte de la iglesia, algunos sacerdotes se convierten en exorcistas con la ayuda de los mas avanzados métodos de torturas, celdas, ejecuciones, y persecución, cerca de 6500 personas son exterminadas en pocos años por comportamientos anormales o acusaciones de otros. Es un negro episodio que no se puede dejar de lado en la historia general de la psicopatologia.

El concepto de pecado también bajo influencias teológicas es posterior, en este caso ya no se da lugar a la posesión sino a una alianza voluntaria con el diablo, la sintomologia representa un escape de las manos de dios, y muchas personas con graves desordenes son aniquilados.

El concepto de inconciencia propiamente dicho es mas reciente y se ajusto primeramente a las condiciones anormales que se tenían de bien y mal, este es un concepto de mitología que aun perdura en las modernas definiciones populares de desordenes psicológicos.

Con el movimiento de reformacion en el siglo 18 con su amplio interés en los conocimientos se tienen infinitas reformas en la actitud referente a anormalidades mentales, avances en los estudios mentales, descartes desarrolla la idea de el reflejo y la dualidad cuerpo-mente, entre otros grandes avances en la mayoría de ramas del conocimiento.

El periodo moderno inicia en las inmediaciones del siglo 19, la psicología inicia su desarrollo como una ciencia independiente y es instalado el primer laboratorio psicológico, la experiencia de la psiquiatría experimenta un remarcable desarrollo, aparecen los conceptos psicológicos de Herbert y el sistema psiquiátrico de kraepelin.

Estos hechos sumados a los grandes avances de ambas la psiquiatría y la psicología y en años mas recientes las neurociencias ha permitido el desarrollo de la moderna psicopatologia, primero con concepciones diferidas y mas recientemente la psicopatologia ha avanzado hasta reunirse en el modelo biopsicosocial ampliando los horizontes de los desordenes hasta limites insospechados.

En la actualidad la psicopatologia es una ciencia en creciente desarrollo en concordancia con psiquiatría y psicología, aunque existe muchas criticas sobre la definición de desordenes psicológicos, ya que el concepto de anormal o normal es un termino relativo y cambiante, se espera que en los años venideros la definición tanto como el tratamiento mejoraran en cierta medida.

Conclusión:

Hemos revisado las bases históricas de la psicopatologia, desde los orígenes conocidos y en los que se ha asentado, es interesante descubrir los conceptos que culturas antiguas tenían sobre este tema y la manera en la que han influido en el desarrollo de la moderna psicopatologia, se hace imprescindible para toda ciencia conocer sus orígenes para desde allí vislumbrar su presente y el camino que ha de seguir.

La psicopatologia quiérase o no seguirá teniendo una vigencia de especial importancia para psiquiatras y psicólogos, y para toda persona que quiera entender el porque del comportamiento en sus facetas normales o anormales de sus semejante.

Este texto es un buen principio hacia la comprensión de la ciencia psicopatológica tal y cual es.

Referencias Bibliográficas y Recursos

  • Brown, J. F., & Menninger, K. A. (1940). The Psychodynamics of Abnormal Behavior (1st ed.). New York: McGraw-Hill. Retrieved November 4, 2009, from Questia database: http://www.questia.com/PM.qst?a=o&d=57255342
  • Ellenberger, H. F. (1974). Chapter 1 Psychiatry from Ancient to Modern Times. In The Foundations of Psychiatry, Arieti, S. (Ed.) (pp. null11-27). New York: Basic Books. Retrieved November 4, 2009, from Questia database: http://www.questia.com/PM.qst?a=o&d=100969539
  • Hollingworth, H. L. (1930). Abnormal Psychology: Its Concepts and Theories. New York: Ronald Press. Retrieved November 4, 2009, from Questia database: http://www.questia.com/PM.qst?a=o&d=4813428
  • Johnson, S. L. & Leahy, R. L. (Eds.). (2004). Psychological Treatment of Bipolar Disorder. New York: Guilford Press. Retrieved November 4, 2009, from Questia database: http://www.questia.com/PM.qst?a=o&d=113307086
  • Offer, D. & Sabshin, M. (Eds.). (1984). Normality and the Life Cycle: A Critical Integration. New York: Basic Books. Retrieved November 4, 2009, from Questia database: http://www.questia.com/PM.qst?a=o&d=100977252
  • Stirling, J. D., & Hellewell, J. S. (1999). Psychopathology. London: Routledge. Retrieved November 4, 2009, from Questia database: http://www.questia.com/PM.qst?a=o&d=103823963

  • facebook
  • twitter
  • google
  • delicious
  • digg
  • Reddit
  • technorati