Liderazgo Ético del Profesional  y Docente Universitario

Por: Agueda M Peña Solís
Psicóloga/Socio pedagoga
Especialista en Liderazgo
Coordinadora Docente Área Socio pedagógica del
Instituto Superior Salomé Ureña y Catedrática  UCE
Agosto 2010

Introducción.

Las personas en su diario vivir se ven interpeladas por una serie de acciones y circunstancias; tanto en el ámbito personal como en el profesional, social e institucional; que requiere de una base ética y formación en valores sólida, que les permita enfrentar las diversas situaciones y dilemas éticos que se les presentan, de manera normal y equilibrada. En múltiples ocasiones la ética representa la diferencia entre alcanzar el éxito o llegar a un inminente fracaso. Del mismo modo la formación en valores conlleva, a un actuar apegado al cumplimiento de las normas sociales, profesionales e institucionales previamente establecidas, y cuando se procede en función a estas normas, la convivencia entre los seres humanos se hace más fácil, ya que prevalece el respeto, la armonía, cooperación, responsabilidad, amor y solidaridad, entre otros valores sociales y espirituales que ayudan a vivir en comunión con Dios y los demás seres del entorno natural y social en el que se interactúa .

En este documento se presenta la formulación del código ético personal del profesional y educador universitario; en el cual se incorpora  la conceptualización ética,  valores y las convicciones  que han de guiar  su conducción  personal, familiar y profesional; a partir de: a) la persona, b) su profesión, c)  familia, d) participación comunitaria y social, e)  sentido de nación y de mundo, f)  concepción sobre ética ambiental, y económica. A partir de este trabajo se espera un mayor afianzamiento de los valores positivos y comportamiento ético social, personal, profesional e institucional de los profesionales  educativos.

Conceptualización Ética.

La ética es  una disciplina encaminada a guiar  un comportamiento correcto en las personas. Norma las acciones de los seres humanos y les orienta hacia actuaciones correctas; de tal modo que si alguien actúa de manera ética, su accionar es correcto y de acuerdo a lo establecido como norma de comportamiento social. En la ética existen algunos principios que son universales y válidos en cualquier espacio, y otros que se refieren específicamente a un entorno determinado, sea este laboral, familiar o comunitario; en todo caso actuar de manera ética, es hacerlo de acuerdo a las normas previamente establecidas.

La ética regula las actuaciones humanas, las que son puestas en práctica por medio del comportamiento moral; de tal modo que una persona ética se desempeña de manera moral, ya que ambos conceptos aunque diferentes, tienen amplia relación; en el sentido de que la ética establece las normas y pautas de comportamiento, que son puestas en práctica a través de la moral. Al entender de Marlasca (2001) la ética es una disciplina que enseña cual debe ser el comportamiento correcto. Visto de este modo la ética es el modelo de actuación correcto, el que debe seguir todo ser que busca comportarse de manera positiva y acorde a lo establecido por su mundo circundante. Actuar de manera ética es sinónimo de  actuar correctamente, y por ende de acuerdo a las normas. De igual modo el comportamiento ético ayuda a las personas a ser más seguras de sí mismas y conscientes de lo que hacen, según el principio de autonomía,  ayuda al ser humano a obrar bien; a no hacer mal a los demás, como indica el principio de beneficencia,  y actuar con justicia, que significa dar más a quien más lo necesita. Desde este orden , si estos principios se aplican a los profesionales de la educación ; entonces los educadores se preocuparán por ayudar de manera personalizada a aquellos alumnos que son menos favorecidos intelectualmente, debido a la diversidad y características individuales de cada persona. Igualmente estos principios ayudan a que la persona sea dueña de sí misma y no se deje influenciar por las acciones incorrectas a que le arrastra el modernismo, la transculturación y las influencias sociales negativas.

La ética es la base de todo comportamiento social regulado por normas morales, que permiten un desempeño apegado a las leyes. Esta, es una disciplina normativa orientada al estudio de la validez de los actos  que realizan los seres humanos, los principios que guían sus actuaciones y la intencionalidad con que se ejecutan. Todo esto lleva a las interrogantes siguientes.

¿Cómo sería el comportamiento humano, si este no estuviera regulado por normas éticas?

¿Cómo se puede hacer conciencia de que la ética es la mejor fórmula para un comportamiento correcto?

¿Que debe hacer el Estado y las instituciones sociales para asegurar el comportamiento ético?

¿Cuál es la responsabilidad social de las universidades para que sus docentes actúen de manera ética?

Estas inquietudes pueden ser resueltas, si se da mayor importancia  y se invierte tiempo en estudiar y profundizar sobre los aspectos relacionados con la ética; también si las instituciones sociales y educativas se dedican a elaborar proyectos basados en la formación ética de los ciudadanos, y el Estado invierte más recursos para elaborar e implementar proyectos relacionados con ética y educación en valores. Se requiere que desde los centros educativos y las universidades, cuya principal función es la formación, se trabajen los temas éticos de manera transversal  y formen parte de los contenidos curriculares que se desarrollan. La ética es aplicable a todas las dimensiones de la vida, sea esta cual fuere, y en tal sentido requiere ser promovida y aplicada a todo el accionar humano.

Sobre la  concepción  de ética personal.

En la condición de Psicóloga y educadora universitaria soy una persona que se identifica claramente con los valores, planteamientos y principios éticos, los cuales trato de poner en práctica en las actividades que realizo en el día a día. Entre los valores que guían mi actuación profesional, se encuentran en orden de categoría: el amor, primero a Dios y luego a sí misma,  y mis semejantes, ya que el que no se ama a sí mismo, tampoco ama a los demás. Se ha de Pensar que el amor es el sentimiento más sublime que puede existir;  la responsabilidad es otro valor del que no puedo prescindir, actuando responsablemente, con autonomía y seguridad de lo que hago y digo, cumpliendo con los compromisos asumidos; fidelidad y discreción, ya que una persona fiel se gana la confianza de los demás y para esto se debe actual discretamente, jamás traicionar la confianza que han depositado en la persona, aunque estas traicionen la tuya.

Un secreto requiere ser guardado como un tesoro, pero para esto se necesitan dos de las virtudes cardinales que son: templanza y fortaleza, para no desmayar ante ninguna presión, soportar lo que sea, en pro de no traicionar a la otra persona, siempre y cuando esto no ponga en peligro alguna vida, ya que puede darse el caso de que la persona se sienta frustrada por algún acto de falsedad de algún compañero, amigo o familiar y obviando todo principio divulgue algún secreto que pueda poner en peligro la integridad de esa persona ; otro valor a tener en cuenta es la solidaridad, ya que cuando una persona tiene alguna dificultad necesita de la ayuda de los demás y en la misma medida que uno da, en esa misma recibe. Hay que ser solidarios con quienes requieren una mano amiga. Cumplir con estos valores hace que la persona se sienta más feliz y en comunión  con Dios y los demás.

La profesión.

Desde el rol como docentes, se debe promover el desarrollo de valores positivos y de una autoestima equilibrada, implementar programas de charlas, conversatorios, talleres y otras actividades encaminadas al logro de los aspectos previamente descritos. En los contenidos temáticos de algunas de las asignaturas que integran el plan curricular, trabajar profundamente todo lo relacionado a los tópicos indicados, especialmente en ética profesional y otras temáticas propias del área de las ciencias sociales. Desde su profesión, cada docente debe impulsar a los alumnos y   las otras personas a actuar de forma ética, siendo uno de  lemas que orienten su accionar  el que  actuar de manea ética puede ser la diferencia entre vivir bien de manera sosegada y tranquila, o ir a parar a  la cárcel. Esto es importante para alertar que la ética profesional manda un desempeño apegado al código de ética de la profesión que se ejerce y cuando se salen de esa normativa, las consecuencias pueden ser funestas. Todo esto indica que esta disciplina, es la garantía de una vida mejor y  que las actuaciones profesionales están regidas por normas que requieren ser cumplidas al pie de la letra, ya que las faltas éticamente cometidas luego tienen una implicación social y legal para quien comete la falta o violenta el código.

El docente debe actuar en todo momento apegado a las normas éticas de su profesión, ya que este es modelo a seguir por sus alumnos. En tal sentido Alexei (2005) expresa que ¨ La ética profesional del maestro tiene una gran tarea en la sociedad, ya que es la responsable de la formación de las nuevas generaciones ¨ (p.2). Del mismo modo considera que la ética pedagógica estudia el carácter de la actividad moral del pedagogo y las relaciones morales en el medio pedagógico. Por otra parte ésta ética refleja la necesidad de una sólida preparación del docente para impartir clase con calidad. De aquí que el desempeño profesional independientemente del área que se ejerza requiere ser guiado por los principios y valores éticos fundamentales en las profesiones.

Al entender de Angulo y Acuña (2005)  ¨ La ética es el ideal de la conducta humana, orientando sobre lo que es bueno y correcto, ésta se consolida cuando se internalizan las normas sin que exista presión exógena para su cumplimiento. La ética de un profesional, se gesta desde su formación, por ello el docente debe actuar en esta etapa de forma correcta, y para realizar esta labor tiene que conocer de ética y de cómo debe ser su comportamiento como docente (p.1).

El profesional y más si es de la educación, debe desarrollar su trabajo basado en valores y principios éticos, ya que como guía moldea el comportamiento a través de su actuar, siendo modelo a seguir y en este sentido requiere de una sólida formación, de un perfil adecuado y de unos principios básicos que les permitan vencer cualquier problema que se le presente. Guzmán (2004) dice que el educador debe cumplir con cuatro principios éticos que son: a) preparación intelectual y moral de alta calidad,  b) respeto máximo por los derechos de los estudiantes, y una conducta personal intachable. Esto indica que para ejercer como educador, se requiere de unas condiciones específicas y que no basta con tener conocimientos o poseer un título académico, sino que va más allá de eso; se requiere de  una conducta y formación  puramente ética. Es posible que esto lleve a reflexionar, sobre la realidad de los profesores universitarios de manera particular los  de nuestro país  República Dominicana, quienes en una cantidad considerable no tienen en cuenta las normas éticas para ejercer su rol docente, ya que en muchos casos los alumnos se quejan amargamente porque estos profesores abusan de su poder, utilizan tráfico de influencia, sobornan o se dejan sobornar. Esto va en detrimento de sus alumnos,  de su clase profesional y de  las instituciones para la que laboran, porque las misma son valoradas en función de  lo que hace ese docente en particular y en el caso de los alumnos muchas veces abandonan los estudios porque se frustran ante tales acciones . Esto conlleva que la gestión universitaria ejerza un mayor control de las acciones del docente en el aula y de su manejo ético/ pedagógico

La familia.

 La familia juega un papel fundamental en las vidas de las personas y la sociedad en general, por ser la primera institución social encargada de guiar y formar a sus miembros. En el seno de ésta, se forjan los valores que han de conducir a la persona a lo largo de su vida. En el caso específico de los educadores, la familia juega uno de los roles más importantes  y de  satisfacciones personales, ya que la convivencia entre ellos de manera armónica, ayuda al docente a desempeñarse de manera más sosegada y emocionalmente equilibrada. Es importante destacar  que las relaciones familiares interfieren en forma positiva o negativa en el desempeño del profesional y en el caso del educador, se requiere de una persona emocionalmente estable. En el código familiar juega un papel importante la comunicación, ya que ésta debe ser asertiva, en donde se exprese lo deseado de manera clara, pero tratando de no lastimar a ninguno de los miembros; además se necesita fomentar el amor, la sinceridad, fidelidad, solidaridad, cooperación, verdad, entre otros  valores que facilitan la convivencia familiar. Los niños han de ser educados con libertad, sin libertinaje; que puedan expresar sus ideas, elegir sus ropas, comidas, amigos, entretenimientos; pero siempre bajo el acompañamiento de los adultos, ya que es importante que los padres no pierdan la autoridad antes los hijos, aunque les eduquen en libertad. Según Ramos (2008) la autoridad no solo es poder, sino sobre todo servicio. Es un servicio a la libertad en desarrollo de otros seres humanos que van siendo cada vez más autónomos y más responsables en su propio proyecto para  llegar a ser lo mejor de sí mismos, superando las limitaciones personales y ambientales; además es importante recordar que educar en la libertad es fomentar una mayor autonomía y  responsabilidad de quien educa. Si a los hijos no se les da libertad, nunca se sabrá de lo que pueden llegar a ser capaces, pero de este mismo modo, no se les puede permitir actuar de manera desenfrenada; siendo responsabilidad de los padres orientarles de manera efectiva. La familia es el más alto tesoro y se debe hacer todo lo posible por pulirlo y conservarlo en el mejor estado.

La participación comunitaria y social

Las personas son parte de la sociedad y en tal sentido deben jugar un rol activo, como ente social, ya que en la medida en que participan de las acciones comunitarias, pueden  ofrecer sus aportes según sus posibilidades y capacidades intelectuales, profesionales, económicas, laborales, políticas, religiosas, culturales etc. Es importante que cada miembro de la comunidad se integre a las actividades que se desarrollan en la misma, y de este modo dar su aporte; devolviendo en alguna medida parte de lo que la sociedad le ha dado. El docente universitario necesita participar de manea directa en las actividades comunitarias a través de las juntas de vecinos, en las que puede dar grandes aportes, entre los que se citan: Impartir charlas relacionadas con la educación ambiental, temas de desarrollo personal y orientación familiar.

Otras actividades sugeridas a los profesionales es participar en programas de televisión, debatiendo temas de interés general en base a su conocimiento; así como dar charlas en templos, ONGS y otras organizaciones sociales. De igual modo pueden  ofrecer talleres, charlas y orientaciones a instituciones educativas de la región, en especial a aquellas de mayor vulnerabilidad que pueden fortalecerse con sus experiencias. El profesional no puede vivir al margen de los problemas de su comunidad, ya que estos les afectan de manera directa y dentro de su responsabilidad social, se encuentra el que pueda ofrecer soluciones a los problemas que afectan su comunidad e intervenir en los casos que sean de su incumbencia.

Responsabilidad Compartida

En el rol de miembro de la comunidad educativa o social,  debe compartir la responsabilidad con los demás miembros de la misma, ya que un líder que no tenga en cuenta la participación de todos sus miembros en las labores de planificación y ejecución de las tareas comunitarias o laborales, resulta anacrónico y fuera de la realidad, porque la participación genera compromiso. Los miembros se identifican y hacen suyos los objetivos comunes, sienten la responsabilidad de sumarse al logro de las metas, asumen los retos y disfrutan los logros juntos. La participación es garantía de efectividad. Para que un equipo logre sus metas, debe responder a los criterios establecidos para teles fines, y uno de ellos es que todas las acciones que se ejecuten sean de manera eficiente, y esto solo se puede lograr si todos asumen este reto como algo propio. Según Gairín (2007)  “la gestión de calidad hace referencia a la implantación de procedimientos que tienen la calidad como pilar fundamental de la organización, entendida esta como un proceso de gestión integral e integrada de todas las actividades de una organización, con el objetivo de satisfacer las expectativas sociales y de los usuarios, sean estos internos o externos”. La gestión es referida a un conjunto de acciones que se realizan para alcanzar una meta, independientemente de si esta se ejerce en una empresa, organización escolar, religiosa, familiar o comunitaria; de tal modo que el dirigente comunitario o laboral debe aplicar estos principios al memento de dirigir la comunidad o su área de acción   . Además de lo anterior debe formar parte como miembro de los gremios profesionales a los cuales corresponden sus profesiones: ADP y CODOPSI, CODIA, CMD, Colegio de Contadores;  a la Asociación de Mujeres Comunitarias, Asociación de Egresados  de sus instituciones formadoras, Asociaciones de Padres y Madres, entre otras.

El sentido de nación y de mundo

En este sentido se puede decir que la Nación es un elemento que forma parte de la identidad de todo ciudadano, ya que es el lugar en donde nace y posiblemente desarrolla toda su vida, por lo cual  debe tener amor y respeto hacia ella, ponerla en alta estima en cualquier lugar que se encuentre, ya que sus actuaciones pueden afectar o no la imagen de la Nación a la cual pertenece. Una persona con ética tiene alta estima de su país y bajo ningún concepto actúa de forma reñida por la ley, para no perder sus derechos como ciudadano y en esa misma manera cumple con sus deberes, respeta los símbolos patrios y actúa de acuerdo a las normas establecidas. De igual modo tiene una idea globalizada del mundo y se desarrolla en base a una educación multicultural e intercultural, respetando las demás culturas y conservando las propias, no se deja influenciar por las transculturaciones, ya que el amor a su patria es más grande que cualquier otro estímulo que pueda recibir.

La ética ambiental y económica

En los últimos años se ha puesto de moda el tema de la ética ambiental y económica, debido a la importancia que juega la economía para el desarrollo económico y social de cualquier país y del mundo de manera general. Los problemas económicos actuales, la malversación de fondos, la caída de los bancos y todas las problemáticas que en éste orden se han suscitado, exigen de un órgano regulador que normalice el sistema financiero y dé garantía de un uso adecuado de los recursos, ya que la economía incide de manera directa en las producciones y la sostenibilidad de cualquier nación. En tal sentido cobra gran importancia la ética ambiental y económica, ya que la aplicación de la misma, se revierte en beneficio tanto de las empresas, como de la población. González (2002) considera  ¨ que la ética empresarial, no tiene porque ser un freno para el beneficio económico de las empresas, sino que esta le confíe a la organización la legitimidad social que necesita para poder desarrollar su actividad y por lo tanto, no merma su eficacia económica, sino que la incrementa ofreciéndoles un largo plazo en el mercado. Se debe actuar  desde esta concepción de ética empresarial, desde la cual se contempla tanto la necesidad del beneficio económico, como el cumplimiento de la responsabilidad social ecológica de la empresa, la cual adquiere mayor capacidad de innovación y competitividad, logrando una carta de presentación propia en el mercado  ¨ (p.3).

Por otro lado Vázquez (2006)  entiende ¨  que desde el punto de vista económico es importante considerar, el modelo de desarrollo denominado eco desarrollo, ya que este, reconoce la interconexión entre sociedad y naturaleza; por consiguiente, la estrecha vinculación entre los modelos económicos de desarrollo y su incidencia en los ecosistemas locales  y en  el ecosistema global. El eco desarrollo tiene como objetivo principal la satisfacción de las necesidades humanas básicas, sobre la base de un sistema de producción y distribución no sometido a las leyes del mercado, sino orientado hacia la moderación, la descentralización, la igualdad y la autodeterminación de los medios y tecnologías de producción de una comunidad determinada ¨  (p. 35). El profesional debe interesarse por la economía de su país y aportar para el crecimiento de la misma.

Responsabilidad ética del docente universitario

El docente universitario debe ser un profesional con un alto nivel de ética, para desempeñar una función efectiva y que no riña con las normas sociales e institucionales. En tal sentido Fernández y Hortal (1994) expresan que ¨ Es preciso conjugar la libertad de cátedra con el carácter propio del centro universitario, ya que no todas las formas de ejercer la profesión, son compatibles con una visión moral confesional. Es de desear un dialogo interdisciplinar entre los profesores para que en la medida de lo posible y deseable, los alumnos no reciban en las asignaturas propias de sus carreras, criterios opuestos a los que se les transmiten en las asignaturas de formación ¨. (p.160). Esto indica la gran responsabilidad que descansa sobre los docentes del nivel superior, y si la universidad no da seguimiento y monitorea el trabajo de los docentes, puede darse el caso de que los profesores universitarios ejerzan una práctica totalmente fuera de lo establecido ética y profesionalmente.

Para que un docente actúe de manera ética debe estar formado en valores, para que de este modo  actúe apegado fielmente a lo establecido por los códigos de ética institucionales. Al entender de Madé (2002)  la importancia de que los docentes universitarios estén formados en valores es primordial, ya que según él, estos deben poseer unas actitudes personales inherentes a su función educadora, para alcanzar el éxito profesional; tener una actitud que les permita asumir un auto concepto ajustado y positivo, una disposición para enfrentarse a situaciones que impliquen conflictos de valores, auspiciar y asumir el trabajo en equipo y habilidades para crear el clima escolar en el que los estudiantes se aborden interactivamente como seres iguales. (p.231). Al decir de González (2005) ¨El profesor universitario ha de ser para sus estudiantes un modelo de actuación personal y profesional, un ejemplo que estimule a sus alumnos en el proceso de su construcción como persona, en el ejercicio de la profesión. Esto implica necesariamente el desarrollo del profesor como persona moral. Para ser modelo hay que ser coherente, tiene que mostrar correspondencia entre lo que dice y hace¨. Si se toma en consideración esta opinión, es de entender que la función del docente conlleva un alto grado de cumplimiento de la ética.

Conclusión

El docente debe ser ejemplo de moral y de persona, ya que en sus manos reposa la responsabilidad de guiar y orientar a una serie de sujetos que han depositado su confianza en él, a los cuales no debe defraudar. Si la persona actúa de manera ética, su desempeño es moral, ya que esta última es la parte práctica de la ética y el que actúa de este modo, lo hace en base a las normas establecidas por el entorno en que converge y las reglas y principios éticos universales. Es función del docente trabajar fundamentado en los valores y la moral. Además, la educación ética y moral tiene que verse reflejada en todo el accionar de la persona, no solo en el ámbito laboral, sino también familiar, económico ,comunitario, social, religioso, político, ente otros en los que se desenvuelve . Es igualmente importante tener presente la ética ecológica al momento de realizar investigaciones y elaborar proyectos relacionados con situaciones ambientales, ya que se puede afectar la ecología y esto puede revertirse en consecuencias negativas para la humanidad. Del mismo modo ajustarse a los códigos de ética profesionales y generales.  

Referencias

Angulo y Acuña (2005) Ética del docente. Revista Educación en Valores. Año/  Vol. 1/ N 3. Valencia, España: Universidad de Carabobo.

Alexei, C (2005) La ética profesional. Una exigencia en la formación del profesorado general integral dentro del contexto de la escuela cubana actual, Cuba: Granma.

 Fernández & Hortal (1994) Ética de las profesiones. Madrid, España: UPCO.

Gairin (2007) Directrices Institucionales e Innovación. Madrid, España.

González, E (2002) La Investigación Ética Empresarial. Castellón, España: Universidad Jaume I. Publicado en www.nd.edu Recuperado 17 de julio 2008

González, M (2005) El Profesorado Universitario: Su concepción y Formación como Modelo de Actuación Ética y Profesional. La Habana, Cuba: Universidad de la Habana.

Guzmán, W (2004) 4 Principios éticos del educador para que nuestra educación sea humana y cristiana de calidad. Bogota, Colombia: Distrito Lasallista. Publicado en http: // www.lasalle.org.co Recuperado en fecha 15 de julio 2008. 

Madé (2002) Educación Superior, Medio Ambiente y Reingeniería Académica. Santo Domingo, R.D.

Marlasca, A (2001) Introducción a la Bioética. San José. Costa Rica: Universidad    Nacional de Costa Rica.
 
 Ramos, A (2008) Autoridad y Libertad. Publicado en http://www.Educar.Org Recuperado en fecha 10 de julio del 2008.

Vázquez, M (2006) Éticas Ecológicas y ambientales. Madrid, España: Graficas Berlín, S.L

  • facebook
  • twitter
  • google
  • delicious
  • digg
  • Reddit
  • technorati