Uso de recursos adaptativos y de apoyo social
ante los acontecimientos de la vida familiar

Autor: Idarmis González Benítez
Escuela Latinoamericana de Medicina (La Habana)

Resumen

Se empleó una metodología de evaluación familiar para explorar los recursos adaptativos y el apoyo social con que cuenta la familia. La población, objeto de estudio, fue de 728 familias que tuvieron vivencias de acontecimientos normativos y paranormativos. El propósito del trabajo fue identificar los recursos adaptativos y el apoyo social. Se aplicaron la Prueba de Evaluación de los Recursos Adaptativos de la Familia y la Prueba de Apoyo Social Familiar. El estudio fue realizado en las provincias de La Habana y Ciego de Ávila. Entre los principales resultados de la aplicación de las pruebas encontramos: en los acontecimientos normativos, los recursos adaptativos fueron suficientes a diferencia de los paranormativos, en los que, de manera general, resultaron insuficientes. Los tipos de apoyo más recibidos fueron el emocional y el informativo. Las redes de apoyo más utilizadas por la familia  fueron: la propia familia de convivencia, otros familiares, que no conviven en el mismo hogar, la pareja, las amistades, las instituciones de salud y los y los vecinos. Las menos utilizadas fueron las asociaciones religiosas y otras instituciones sociales. La disponibilidad de apoyo social estuvo presente en todos los acontecimientos, con excepción del acontecimiento alcoholismo, y en menor medida en la vejez y viudez. La satisfacción con el apoyo recibido fue buena en ambos tipos de acontecimientos menos en el alcoholismo.

Palabras clave: familia,  recursos adaptativos, apoyo social,

Abstract

ADAPTIVE RESOURCE USE AND SOCIAL SUPPORT TO THE EVENTS IN FAMILY LIFE

We use a family assessment methodology for exploring adaptive resources and social support available to the family. The study population was 728 families who had experiences of expected and unexpected events developments. The purpose of this study was to identify adaptive resources and social support. We applied the Family Test Adaptive Resources Assessments and Family Social Support Test. The study was conducted in the provinces of Havana and Ciego de Avila. The main results of the test applications are: in the expected event, the adaptive resources where sufficient, totally different the unexpected event the adaptive resources were generally insufficient. The types of support better welcome were the emotional support and de informative support. The more support networks used by the family were the family living in the same home, other family members, couple, friends, health institutions and neighbors.  The least used were religious associations and other social institutions. The availability of social support was present in all events except the event alcoholism, less in aging and widowed. Satisfaction with the support received was good in both type, aging and widowed, but not the same in alcoholism.

Key words: family, adaptive resources, social support.

Introducción

Durante mucho tiempo la atención a la familia estuvo centralizada en la enfermedad, dirigiendo las acciones hacia el diagnóstico y tratamiento. La presencia de acontecimientos familiares estaba concebida como experiencia traumática, desencadenante de crisis, concebida como potenciadora de problemas de salud familiar. En la actualidad con los modelos salutogénicos se modifica ésta concepción, se comienza a ver a la familia con capacidad natural de resistir y rehacerse a pesar de la vivencia de adversidades (Castillo, 2010).

En las investigaciones realizadas se encontró que, algunas de las familias que experimentaban situaciones traumáticas no llegaban a desarrollar alteraciones en la salud familiar.  Es innegable que la mayoría de las familias, ante los acontecimientos normativos y paranormativos, son capaces de aprender y beneficiarse de la experiencia, dependiendo del  proceso de afrontamiento.

Hay familias que han tenido afrontamientos efectivos ante acontecimientos y circunstancias de la vida familiar, estresantes. La familia tiene la capacidad de adaptarse y resistir con sorprendente fortaleza los acontecimientos de la vida, logrando superan la situación y salir  fortalecidas (Walsh, 2004).

Martínez (2003) define los “recursos protectores” de la familia, como las condiciones o entornos capaces de favorecer el desarrollo de individuos o grupos y, en muchos casos, reducir los efectos de circunstancias desfavorables.    

Estos recursos son características existentes en las familias que opera para mitigar los efectos negativos de los acontecimientos y proteger la salud familiar.

La finalidad de la investigación es evaluar los recursos adaptativos y el apoyo social, como recursos protectores ante la ocurrencia de acontecimientos normativos y paranormativos. Para el cumplimento de este objetivo se aplicaron dos instrumentos: Prueba de Evaluación de los Recursos Adaptativos de la Familia y la Prueba de Apoyo Social Familiar.

Método

Se realizó una investigación de tipo descriptiva y transversal que fue aplicada en las provincias de La Habana y Ciego de Ávila. Se utilizó como unidad de análisis a la familia. La población estudiada fue de 728 familias, 345 familias con  vivencias de acontecimientos normativos y 383 con vivencias de acontecimientos paranormativos.

Entre los acontecimientos normativos se seleccionaron aquellos que se consideraron más significativos de cada etapa del ciclo vital. El matrimonio, dentro de la etapa de formación, y la viudez, en la etapa de disolución, por ser los que dan comienzo y cierre al ciclo de vida familiar. En las etapas intermedias se escogieron el nacimiento del primer hijo y la adolescencia, en la etapa de extensión; y  la jubilación y vejez en la etapa de contracción por ser todos de gran importancia en el desarrollo de la familia e implicar cambios importantes en la vida familiar.

Los acontecimientos paranormativos se estudiaron en la categoría de desmembramiento (divorcio y muerte a destiempo) y tres correspondientes a los relacionados con la salud (infertilidad, intento suicida y alcoholismo) y en la categoría desmoralización el encarcelamiento.

Por desmembramiento se consideraron los más significativos la muerte y el divorcio por la afectación que imponen a la estructura del sistema familiar, mientras que la selección de los relacionados con la salud se debió a la alta incidencia de  intentos suicidas,  casos de alcoholismo  y de parejas infértiles que solicitaron asistencia especializada.

Se aplicaron la Prueba de Evaluación de los Recursos Adaptativos de la Familia  y la Prueba de Apoyo Social Familiar, diseñadas y validadas por la autora de la investigación (Herrera y González 2002).           

La Prueba de Evaluación de los Recursos Adaptativos de la Familia, mide la permeabilidad y la flexibilidad familiar, los cambios comportamentales en los miembros de la familia, las habilidades de la familia para resolver los problemas,  la atribución de significado positivo al problema, la destreza para solución de conflictos y  los cambios en los patrones comunicativos familiares

La Prueba de Apoyo Social Familiar explora la frecuencia del apoyo recibido, el tipo de apoyo, las redes de apoyo más utilizadas, la percepción que tiene la familia sobre la disponibilidad del apoyo y la satisfacción con el mismo.

La aplicación se realizó de manera dirigida a la familia por un encuestador, durante una visita al hogar de forma directa para cada instrumento, tratando que la respuesta se diera sobre la base de un consenso familiar, entendiendo como tal la opinión de al menos dos miembros de la familia, incluyéndose entre ellos al jefe del núcleo familiar, que será aquella persona con mayor poder de decisión dentro de la familia y cuyos consejos, orientaciones y opiniones son tomados en cuenta por el resto de los miembros.

Los datos se organizaron, clasificaron y analizaron, utilizando las frecuencias absolutas y análisis de porcentajes, los que fueron presentados en tablas. Las tablas se realizaron en Excel. Se trabajó con un Programa Estadístico para las Ciencias Sociales, además de utilizar el software SPSS.

Resultados

Todos los acontecimientos normativos estudiados en las diferentes etapas del ciclo evolutivo contaron con suficientes recursos adaptativos, matrimonio (91.4%), el nacimiento del primer hijo (92.5%),  la adolescencia (72%), la jubilación (64.3%), la vejez (74.1%). El acontecimiento viudez (50%), fue el de más bajos recursos adaptativos. (Ver Gráfico 1: Recursos adaptativos de las familias en los acontecimientos normativos).

Imagen, Recursos adaptativos de las familias en los acontecimientos normativos
Gráfico 1: Recursos adaptativos de las familias en los acontecimientos normativos.

Los acontecimientos paranormativos que contaron con suficientes recursos adaptativos fueron divorcio con 67,5%, muerte con 58,6% y encarcelamiento con 64.9% respectivamente.

En el alcoholismo, infertilidad e intento suicida,  los recursos fueron insuficientes (73,3%, 61,9%, 60%, 50,9% respectivamente), no encontrándose ausencia total de recursos en ninguno de los acontecimientos. (Ver Gráfico 2: Recursos adaptativos de las familias en los acontecimientos paranormativos).

Imagen, Recursos adaptativos de las familias en los acontecimientos paranormativos
Gráfico 2: Recursos adaptativos de las familias en los acontecimientos paranormativos.

Hay diferencias significativas (P<0,05) entre los acontecimientos y los recursos adaptativos que tienen las familias. Los acontecimientos paranormativos tienen menos recursos adaptativos que los normativos, siendo estadísticamente significativa esta diferencia (p<0,05)

En los acontecimientos normativos el tipo de apoyo social recibido con mayor frecuencia fue el emocional, en el nacimiento del primer hijo (62.5%), adolescencia (91.5%), jubilación (77.1%), vejez (62.1%) y viudez  (64%). El matrimonio es el único de recibe en menor cuantía el apoyo emocional (38.6%). El instrumental se recibió en alguna medida en el matrimonia (67.1%), el nacimiento del primer hijo (50%) y en la jubilación (52.9%). En mayor medida en la viudez (60%) y en la vejez (46.5%). La adolescencia fue el acontecimiento que no recibió apoyo instrumental. Las familias estudiadas reciben el  informativo en  el matrimonio (72.9%), el nacimiento del primer hijo (75%), el (78.1%) en la adolescencia. En los acontecimientos que van apareciendo al final del ciclo de vida familiar comienza a decrecer este tipo de apoyo. Como ocurre en la jubilación (44.3%), la vejez (39.6%), en el caso de  la viudez solo un (40%) recibe algún tipo de información.

El  único acontecimiento que recibió mucho apoyo espiritual fue la vejez con un (54.3%). El resto de los acontecimientos normativos  recibió poco apoyo espiritual, matrimonio (78.6%), el nacimiento del primer hijo (95%), adolescencia (95.2%), la jubilación (42.8%) y la viudez 62%.

En los acontecimientos paranormativos en el tipo de apoyo social recibido, fue el emocional, en la muerte (92,9%), infertilidad (80,7%), intento suicida (71,4%),  divorcio (61%) y el encarcelamiento (68.3 %) y el informativo  en el intento suicida (97,6), muerte (91,4%), infertilidad (87,7%) y encarcelamiento (46.7%), excepto en el acontecimiento alcoholismo donde se aprecia un déficit importante de apoyo social en la mayoría de sus manifestaciones, en el caso del informativo recibe un (66.7%), este puede estar dado por las acciones que se ejercen en las instancias de salud en el control de las enfermedades. Vemos que el apoyo instrumental y fue poco utilizado por las familias estudiadas Mientras que el  espiritual  fue recibido en el intento suicida donde en un (42,8%) y el encarcelamiento un (58.8%).

El apoyo espiritual fue recibido en mayor medida por el  intento suicida (42.8%) y el encarcelamiento en alguno un (55.8%).

No hay relación estadísticamente significativa entre los tipos de acontecimientos y el apoyo emocional e instrumental. El apoyo emocional recibido (p=0,334>0,05) y el instrumental (p=0,65>0,05) se da homogéneamente en ambos tipos de acontecimientos, según la prueba X2.  No se observa  relación entre el apoyo emocional e instrumental y el tipo de acontecimiento normativas o paranormativas. Tanto en uno como en otro acontecimiento siempre es necesario el afecto, la comprensión y la ayuda material e instrumental ante las crisis.

Hay relación estadísticamente significativa (p<0,05) entre los acontecimientos y el apoyo informativo y espiritual recibido. Es significativa la diferencia entre el apoyo informativo (p<0,05) y el espiritual (p<0,05) recibido en los acontecimientos normativos y Paranormativos. Los acontecimientos paranormativos recibieron más apoyo informativo y espiritual, por el impacto tan elevado que tiene para las familias.

En los acontecimientos normativos, de modo general, el apoyo social recibido fue frecuente en la mayoría de estos, nacimiento del primer hijo 47.5%, adolescencia 59.8%, la jubilación 74.5%,  la vejez 58.6% y la viudez 54%.El  único que recibió poco apoyo fue matrimonio 60%.

En los acontecimientos Paranormativos el apoyo recibido fue poco  frecuente en el alcoholismo (88,4%),  en el divorcio (61,9%) y en el encarcelamiento, solo fue frecuente en infertilidad (46,6%), muerte (54,3%)  e intento suicida (57,1%); y  se vieron familias que no recibieron apoyo  alguno en el acontecimiento de alcoholismo.

Hay diferencia estadísticamente significativa (p<0,05) entre los diferentes tipos de acontecimientos  con respecto a la frecuencia del apoyo social recibido. Los acontecimientos normativos recibieron mayor apoyo.

En  los acontecimientos normativos las principales redes de apoyo que utilizaron las familias fueron: en primer lugar, la propia familia de convivencia, en segundo lugar,  otros familiares que viven fuera del  hogar y, en tercero la pareja, seguido de  las instituciones de salud. El acontecimiento matrimonio  tuvo como principales redes de apoyo: la propia familia 80%,  el la familia fuera de hogar 84.3%, la pareja 80%, los compañeros de trabajo 71.4% y  las amistades 68.6%. El  nacimiento del  primer hijo tuvo la propia familia 100%,  la familia fuera de hogar 50%, la pareja 100%, las instituciones de salud 92.5% y  las amistades 72.5%. La adolescencia mostró como principales fuentes: la propia familia 97.6%,  la familia fuera de hogar 86.7%, la pareja 85.4%, los vecinos 76.9%, las instituciones de salud 73%, los compañeros de trabajo 67% y  las amistades 81.8%. El acontecimiento jubilación contó con la propia familia 100%,  el resto de la familia 82.9%, la pareja 67.1% y  las amistades 45.7%. La presencia de la vejez en la familia tuvo como principal fuente de apoyo la propia familia 100%,  el resto de la familia 91.4%, los vecinos 81% y  las instituciones de salud 79.3%. La viudez  contó con la propia familia 60%,  la familia fuera de hogar 70%, los vecinos 100% y  las instituciones de salud 80% y las amistades 86%. (Ver Gráfico 3: Principales redes de apoyo social en acontecimientos normativos).

Imagen, Principales redes de apoyo social en acontecimientos normativos
Grafico 3: Principales redes de apoyo social en acontecimientos normativos.

En los acontecimientos paranormativos vemos que de las principales redes de apoyo que utilizaron las familias (divorcio 92.2%, intento suicida 100%, encarcelamiento 93.5% y el alcoholismo 63.3%). La pareja fue la principal fuente de apoyo en la infertilidad (100 %), el intento suicida (90.4%) y (85%) en  el alcoholismo. La instituciones de salud resultaron fuentes importantes para la infertilidad (94.7%) y para el intento suicida 100%. (Ver Gráfico 4: Principales redes de apoyo social en acontecimientos paranormativos).

Imagen, Principales redes de apoyo social en acontecimientos paranormativos
Grafico 4: Principales redes de apoyo social en acontecimientos paranormativos.

En los acontecimientos normativos, encontramos que la disponibilidad de apoyo esta siempre presente en la mayoría  de estos. El matrimonio 54.35, el nacimiento del primer hijo 55%, la adolescencia 43.9 y la jubilación 44.2%.

En los acontecimientos que aparecen al final del ciclo evolutivo los que no siempre pueden disponer del apoyo social,  la vejez  51.7% y la viudez 78%., precisamente por las pérdidas de la pareja, familiares, amigos y compañeros de trabajo. (Ver Gráfico 5: Disponibilidad de apoyo social en acontecimientos normativos).

Imagen, Disponibilidad de apoyo social en acontecimientos normativos
Gráfico 5: Disponibilidad de apoyo social en acontecimientos normativos.

En los acontecimientos paranormativos se encontró que la disponibilidad de apoyo esta ausente  en el acontecimiento alcoholismo. Disponibilidad en el divorcio 44.1%, en la muerte 45%, en el intento suicida 47.6%, en la infertilidad el 43.8% y  en el encarcelamiento 42.9 %, ausente en el alcoholismo. En los acontecimientos infertilidad, divorcio, muerte e intento suicida, estuvo presente  siempre la posibilidad de recibir ayuda las familias  (43.8 %, 44.1%, 45.7% y 47.6%).

Los acontecimientos normativos de las primeras etapas del ciclo evolutivo las familias perciben adecuada disponibilidad de apoyo (matrimonio 54.3%, nacimiento del primer hijo 55%, adolescencia 43.9%), mientras que en las etapas más tardía  comienza a disminuir, en  la jubilación 44.2%, vejez 34.4% y viudez 14%.

El comportamiento de la disponibilidad en los paranormativos fue más baja que en los normativos divorcio 44.1%, muerte 45.7%, intento suicida 47.6%, infertilidad 43.8%, encarcelamiento 42.9 y en el caso del  alcoholismo fue 0%.

Hay diferencias significativas (P<0,05) entre los acontecimientos con relación a la disponibilidad de apoyo social. Los acontecimientos normativos contaron con mayor disponibilidad que los paranormativos y esta diferencia es estadísticamente significativa (p<0,05). (Ver Gráfico 6: Disponibilidad de apoyo social en acontecimientos paranormativos).

Imagen, Disponibilidad de apoyo social en acontecimientos paranormativos
Gráfico 6: Disponibilidad de apoyo social en acontecimientos paranormativos.

Todas las familias estudiadas que presentaron  acontecimientos normativos estuvieron satisfechas con el apoyo recibido. El matrimonio en el 68.6%, el nacimiento del primer hijo un 57.5%, la adolescencia  73.15%, la jubilación 58.5%,  la vejez 53.4% y la viudez 90%.

En los  acontecimientos infertilidad, divorcio, muerte, y encarcelamiento las familias estuvieron  satisfechas  con el apoyo recibido  (52%, 57.1%, 58.6%, y el 57.1%) y en intento suicida muy satisfechas (71.4%). En el alcoholismo la  satisfacción con el apoyo recibido es la más baja 6.7%.

Si hay diferencia significativa (P<0,05) entre los acontecimientos con respecto a la satisfacción con el apoyo recibido. La diferencia entre los acontecimientos normativos  y los paranormativos en el nivel de satisfacción con el apoyo recibido es estadísticamente significativa (P<0,05). Las familias que atravesaron por los eventos normativos sintieron mayor satisfacción con el apoyo social recibido.

Discusión

Los resultados obtenidos en la medición del comportamiento de  los recursos adaptativos en los acontecimientos normativos muestran, que todos los acontecimientos estudiados contaron  con recursos adaptativos suficientes en las familias para afrontar las crisis que pudieran desencadenar los diferentes acontecimientos  a través del  ciclo evolutivo.

Las  experiencias previas con los acontecimientos normativos se transmiten de una generación a otra. La capacidad de aprendizaje se mantiene durante toda la vida. El aprendizaje, adquirido por experiencias anteriores, permite la continuidad y  la estabilidad de la familia, facilitando la  asimilación  del cambio y reajuste de  funciones.

Coincidimos con Molinari y colaboradores (2010), los que  expresan que los  modos específicos en los cuales los miembros de las familias interactúan en momentos determinados de sus vidas, es decir, cada vez que están enfrentando transiciones, es un reflejo directo de como han manejado transiciones y crisis en el pasado.

La muerte del cónyuge tiene características particulares entre los  acontecimientos normativos, en torno a la adaptación a este nuevo estado, existen factores protectores que facilitan y se asocian a la aparición de niveles resilientes adaptativos a dicha condición de viudez, como es el apoyo brindado por la familia y el funcionamiento familiar.

Pérez (2011), plantea que el entorno familiar es el recurso más importante  para afrontar la  viudez. La posición que ocupa el viudo en ese grupo, reconocimiento, respeto y realizar tareas en el hogar, favorecen el afrontamiento favorable  al acontecimiento.

Los acontecimientos paranormativos que contaron con suficientes recursos adaptativos fueron divorcio, muerte y encarcelamiento. La aceptación del divorcio por  los padres como una solución necesaria, para evitar consecuencias múltiples e impredecibles para todos los miembros del sistema familiar, permite que ésta pueda restructurar las diferentes áreas  de la vida familiar, creándose mecanismos de ajustes y adaptación a las nuevas condiciones.

En el caso de la muerte, cuando el duelo es  normal se facilita la adaptación a la pérdida. Cuando la familia asimila la nueva realidad, elabora el duelo, se favorece la adaptación gradual a la nueva situación (Meza y otros 2008). En un estudio realizado por Correa sobre el proceso de duelo en las familias, argumenta: que según el enfoque sistémico se analiza la "adaptación" de la familia a la pérdida significativa, planteando que el nivel de "adaptabilidad" de las familias a las crisis de pérdida, coincide con la categorización de las organizaciones familiares según sus patrones conductuales de flexibilidad y adaptabilidad (Correa, 2006).

Puede decirse que en los acontecimientos paranormativos, que no tienen una secuencia o continuidad en el tiempo y no pueden revertirse, la adaptabilidad familiar fue mejor que en aquellos en que las situaciones persisten en el tiempo, agotando los recursos adaptativos familiares como ocurre en el alcoholismo, infertilidad e intento suicida.

Los acontecimientos normativos recibieron más apoyo emocional e informativo. Los acontecimientos normativos que más apoyo emocional recibieron fueron: nacimiento del primer hijo, adolescencia, jubilación, vejez y viudez. El instrumental se recibió en alguna medida en el matrimonia, el nacimiento del primer hijo  y en la jubilación. Las familias estudiadas reciben el  informativo en  el matrimonio, el nacimiento del primer hijo y en la adolescencia. En los acontecimientos que van apareciendo al final del ciclo de vida familiar comienza a decrecer este tipo de apoyo. Como ocurre en la jubilación, la vejez. En el caso de  la viudez, la mayoría de las familias no recibe este tipo de apoyo, solo uno  recibe algún tipo de información. El  único acontecimiento que recibió mucho apoyo espiritual fue la vejez.

El  instrumental está más presente en los momentos que la familia necesita más ayuda, donde los miembros son más dependientes, como ocurre  ante el nacimiento de un hijo y al final de la vida cuando pierden capacidades.

El tipo de apoyo se va moviendo en el ciclo evolutivo en  dependencia de las necesidades de cada etapa. En la etapa de formación es importante la ayuda económica o material para la creación de las condiciones de vida de la pareja; cuando nace un niño la ayuda instrumental en la realización de las labores hogareñas para aliviar el trabajo de la parturienta y que ésta pueda cuidar de su salud y del recién nacido es relevante; también el apoyo afectivo juega un papel trascendental en esta etapa. La ayuda afectiva a la madre que se encuentra con muchas demandas, motivadas por el nuevo rol, permitirá amortiguar la sensibilidad emocional que puede aparecer en la mujer durante esos momentos,  disminuyendo los estados emocionales negativos que pueden aflorar.

El apoyo informativo se busca en momentos que se requiere de mayores conocimientos para el abordaje de situaciones nuevas, donde quizás no se ha tenido una experiencia previa, como es el matrimonio, el nacimiento del primer hijo y en la adolescencia. La ayuda que se brinda a la familia con consejos,  orientaciones, guiándolos por la nueva experiencia a vivir, resultan valiosas a la hora de afrontar estos acontecimientos del ciclo vital.

El apoyo afectivo e instrumental es muy valioso en las etapas finales de la vida, donde el individuo debe enfrentarse no sólo a cambios físicos e intelectuales propios de la edad, sino también a cambios de estilos de vida, roles, pérdidas y responsabilidades sociales. Muchas personas mayores comienzan a experimentar una dependencia de terceras personas  para realizar sus actividades cotidianas.  El apoyo instrumental a través de la ayuda en los servicios del hogar, reduce la carga de tareas, para las cuales ya no está competente el envejecíente, disminuyéndole riesgos inclusive par su salud como son, los accidentes domésticos. El apoyo afectivo y espiritual es inestimable en la vida de los ancianos por las pérdidas experimentadas en esta etapa del ciclo vital. Resulta imprescindible tener a alguien con quien hablar, poder expresarse emocionalmente, sentirse querido, amado, ser cuidado y valorado. Sentir fe, esperanza, practicar una creencia religiosa. Estos tipos de apoyo tienen un efecto directo en el fomento y mantenimiento de la salud y el  bienestar de las personas que se encuentran en estas etapas de la vida.

En los acontecimientos paranormativos el apoyo emocional fue recibido con mayor frecuencia en la muerte, infertilidad, intento suicida, divorcio y el encarcelamiento. El informativo en el intento suicida, muerte, infertilidad y encarcelamiento, este puede estar dado por las acciones que se ejercen en las instancias de salud en el control de las enfermedades. Vemos que el apoyo instrumental, fue poco utilizado por las familias estudiadas, mientras que el  espiritual fue recibido en el intento suicida y el encarcelamiento.

La preferencia en los tipos de apoyo en los acontecimientos paranormativos, se encuentra que prefieren  el emocional, ya que al enfrentar una situación de riesgo, encuentran por esta  vía la estabilidad afectiva. También  demandan apoyo informativo, por no estar preparadas para la situación que presentan, requieren de información específica, conocimientos, sugerencias, alternativas de acción, lo que pueden facilitar el enfrentamiento o la solución de los problemas.

El déficit de apoyo social en el alcoholismo aparece por las actitudes de la sociedad hacia las personas que sufren esta enfermedad, ocasionando distanciamiento de las fuentes de ayuda. El adicto no tiene una buena socialización,  desarrolla pobres  vínculos con la sociedad, al mantener con ella relaciones difíciles por la falta de integración social. También muchas familias eligen no hablar del  tema, constituyendo un secreto de la familia” no se pide ayuda, ni dentro ni fuera de casa, por miedo y vergüenza, privándose del apoyo que tanto necesitan.

Los individuos, donde hay riesgo de muerte o situaciones extremas de la vida, tanto ellos como las familias en general, recurren a la espiritualidad y a la religión como ayuda para abordar su realidad. La armonía espiritual es uno de los medios más poderosos utilizados por los pacientes y la familia, como  recursos para hacer frente a una situación crítica de salud.

La falta de apoyo en el divorcio pudo estar dada, porque muchas personas son de la opinión de que en los asuntos de pareja es mejor no inmiscuirse, limitando así sus fuentes de apoyo, tan necesarias y útiles para la familia en esos momentos de crisis.

El acontecimiento encarcelamiento, tiene implicaciones morales, legales. Las personas que cumplen sanciones penitenciarias generalmente carece de aceptación social y es la familia la que más apoyo brinda al encarcelado.

La frecuencia del apoyo fue mayor en los acontecimientos normativos que en los Paranormativos.  En los acontecimientos del ciclo evolutivo, sobre todo los de las primeras etapas de la vida familiar tienen una tendencia a una corta duración y hacen que las personas, que prestan su ayuda, puedan reincorporarse a sus actividades normales, exceptuando la vejez en la etapa final del ciclo evolutivo.

En los paranormativos, algunos acontecimientos no son socialmente aceptados, como lo es el alcoholismo y el encarcelamiento, otro elemento es el tiempo de duración del apoyo brindado, cuando son de larga duración en ocasiones se abandona el apoyo (González, 2002).

En ambos acontecimientos, normativos y paranormativos, las principales redes de apoyo que utilizaron las familias fueron, en primer lugar, la propia familia de convivencia, en segundo lugar,  otros familiares que no conviven en el mismo hogar y, en tercer lugar, la pareja y, por último, las amistades, las instituciones de salud y los vecinos. Las redes menos utilizadas fueron las asociaciones religiosas y otras instituciones sociales

La familia es la red social, más utilizada,  en ella se encuentra inmersa la persona  desde que nace hasta que muere. Esta red cobra gran importancia y se utiliza en todas las  del ciclo vital, pero va  sufriendo cambios según la etapa de la vida. Los  roles  de los integrantes de la familia, van modificándose a lo largo de la vida. En las primeras y última etapa de la vida los individuos son receptores del apoyo que propicia el resto de la familia y en la edad adulta son generalmente proveedores de apoyo.

La familia es el grupo ideal para obtener apoyo social por sus características de comunicación, identificación mutua, fuente de  apoyo, afecto, seguridad y respuesta ante los problemas. Constituye el principal recurso para responder a las necesidades de todos sus miembros. 

La pareja es una de las redes sociales más utilizadas.  Dentro de la familia, la relación satisfactoria de pareja puede actuar como red de apoyo social, favoreciendo la satisfacción y bienestar del individuo potenciando la salud. Los miembros de una pareja tienen percepción de cercanía, vínculo emocional e intimidad, lo que hace que se valore mucho el papel del compañero o compañera a la que se está unido, en momentos difíciles. En el caso de los paranormativos el alcoholismo, el intento suicida y la infertilidad. Este último tuvo como la principal fuente de apoyo fue la pareja, en este acontecimiento están implicados la pareja y hacen mayor uso de las instituciones de salud donde acuden a la búsqueda de ayuda especializada (Del Castillo, et al, 2009).

El papel que el apoyo social juega durante el proceso de envejecimiento, los  amigos y vecinos constituyen fuentes de apoyo importantes, en estas relaciones se comparten experiencias vitales similares, recuerdos, opiniones, valores

En los acontecimientos normativos que más apoyo recibieron de la red de las instituciones de  salud fue el nacimiento del primer hijo, la adolescencia, la vejez y la viudez, en los paranormativos la muerte y la infertilidad. Esta red constituye una fuente de apoyo muy importante, ofrece la ayuda precisa, en el momento preciso,  como elemento facilitador de la salud humana. 

Existe evidencia de que las relaciones y los intercambios, que se establecen  con las redes cumplen un papel protector ante el deterioro de la salud familiar, están consideradas como elementos indispensables para la superación de la crisis y permiten hacer frente a las mismas con más capacidad de afrontamiento.

La falta de disponibilidad en el alcoholismo  está dada, por las dificultades en la convivencia, la pobre integración social, la cronicidad y el pronóstico de la enfermedad (González, 2005).

En algunas investigaciones se ha encontrado que cuando los problemas son  crónicos y se prolongan en el tiempo, atentan contra la disponibilidad del apoyo social. Los proveedores de apoyo pueden sentirse frustrados con el decursar del tiempo, al comprobar que sus esfuerzos no ofrecen mejoría o resultados positivos (Castro  R, et al, 1997).

La disponibilidad de apoyo social estuvo presenten la mayoría de los acontecimientos, con excepción del acontecimiento alcoholismo y en menor medida en la vejez y viudez. La satisfacción con el apoyo recibido fue buena en los acontecimientos normativos y paranormativos, exceptuando el aconteciendo alcoholismo.

La percepción de que existe ayuda disponible por parte de otros puede hacer que la magnitud estresora de un acontecimiento aversivo se perciba reducida (Barraza, 2008). No todo el apoyo proporcionado es percibido como suficiente y adecuado para el sujeto. El apoyo social percibido es más importante que el recibido, ya que es el que determina el bienestar de la familia. El apoyo percibido actúa aumentando  los sentimientos de valía y eficacia y por tanto, incrementa la autoconfianza a nivel general, ésta se relaciona con un mejor afrontamiento de las situaciones conflictivas.

Los resultado muestran que la capacidad de adaptación del sistema familiar se potencializa con la presencia del apoyo social, permitiendo modular las respuestas ante los acontecimientos de la vida, por el contrario, cuando están ausentes estos recursos se incrementa el riesgo a la salud familiar (López, 2008).

La mayoría de los acontecimientos, que contó con suficientes recursos adaptativos, recibió frecuente apoyo. La adaptabilidad familiar, estuvo influenciada por el apoyo social recibido en las familias que presentaron los acontecimientos normativos como paranormativos. El impacto a la salud familiar fue más elevado en los acontecimientos paranormativos que en los normativos, al contar con insuficientes recursos adaptativos y recibir menos apoyo sociales.

Conclusiones

En los acontecimientos normativos los recursos adaptativos fueron suficientes a diferencia de los paranormativos, donde, de manera general, resultaron insuficientes.

Los tipos de apoyo más recibidos en ambos tipos de acontecimientos fueron el emocional y el informativo.

Las redes de apoyo mas utilizadas fueron la propia familia, la pareja, las amistades, las instituciones de salud y los vecinos. Las menos utilizadas fueron las asociaciones religiosas y otras instituciones sociales

El impacto en la salud familiar de los acontecimientos esta relacionado con los recursos adaptativos y el apoyo social con que contaron las familias. El apoyo social y los recursos adaptativos tienen un efecto amortiguador en el impacto que para la salud familiar tienen la ocurrencia de acontecimientos normativos y paranormativos.

Referencia Bibliográfica

  1. Castillo TC. (2010). Una visión de la salud desde el enfoque salubrista. Revista Electrónica Portal Medico. Com. Vol. V; nº 2; 40. Publicado: 27/01/2010  Disponible http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/
  2. Walsh, F. (2004).  Resiliencia Familiar: Estrategias para su fortalecimiento. Buenos Aires: Amorrortu.
  3. Martínez C. Salud Familiar. (20039 La Habana: Editorial Científico Técnica.
  4. Herrera P, González I. (2OO2). Metodología para evaluar el impacto de los acontecimientos vitales de la familia en la salud familiar. Revista Cubana Medina  General Integral, 18(2)169-72.
  5. Molinari L, Everri  M, Fruggeri  L. (2010). Microtransiciones Familiares: Observación del proceso de cambio en familias con hijos adolescentes. Family Process, 49, 236–52.
  6. Pérez C. (2011).Eventos Vitales. Su importancia y consecuencias desde óptica familiar en  población de un consultorio. Revista Psicología Cientifica.13 (4)2011.Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-480-1-eventos-vitales-su-importancia-y-consecuencias-desde-optica-.html
  7. Meza E, et al. (2008). Un mecanismo humano para el manejo de las pérdidas emocionales. Revista de Especialidades Médico-Quirúrgicas.13(1)28-31,2008 Versión electrónica disponible en: http://nietoeditores.com.mx/download/especialidades_mq/2008/enemar/
  8. Correa J. (2006). Terapias sistémicas. Proceso de organización y desorganización familiar: el trabajo recreador permanente de los duelos. 2006. Disponible en url: http://www.depsicoterapias.com
  9. González R. (2002).El alcohol y otras drogas. La Habana: Editorial Nuevo Milenio.
  10. Del Castillo MC, et al.(2009). Diferencias de género en afecto, desajuste emocional y recursos adaptativos en parejas infértiles: un enfoque positivo. Anuario de Psicología Clínica y de la Salud,  5, 41-8.
  11. González R. (2005).Usted puede prescindir, detectar y vencer las adicciones.La Habana: Científico Técnica.
  12. Castro  R, et al.(1997) La investigación sobre apoyo social en salud: situación actual y nuevos desafíos. Revista Cubana Salud Pública,31(4) 425-35.
  13. Barraza A. (2008) El estudio de la red de apoyo social en alumnos de educación media superior Revista electrónica Psicología científica. Disponible en url:http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-332-1-el-estudio-de-la-red-de-apoyo-social-en-alumnos-de-educacion.html
  14. López J. Resiliencia familiar.(2008). [Tesis Doctoral]. México: Universidad Nacional Autónoma de México.
  15. Roca M. (2004). Recursos valiosos en el afrontamiento de crisis familiares. La Habana: Universidad de la Habana Facultad de Psicología.
  16. Guibert, W. (2002). El suicidio. Un tema complejo e íntimo. La Habana: Editorial Científico Técnica.

Comentarios: