La pirámide de Maslow

¿Cuál es la clave para ser feliz? ¿Es posible estar satisfechos con nuestra vida si no tenemos trabajo o si no nos dedicamos a lo que nos gusta? ¿Podemos encontrar la felicidad si sufrimos una enfermedad? Según la pirámide de Maslow, los seres humanos tenemos diferentes tipos de necesidades y para estar satisfechos con nuestra vida primero deberemos haber satisfecho las más básicas, que se encuentran en la base de la pirámide.

La pirámide de Maslow, que también recibe el nombre de jerarquía de las necesidades humanas, fue creada por el psicólogo estadounidense y humanista Abraham Maslow, quien estudió la motivación humana.

Esta pirámide tiene cinco etapas, de las cuales la última se encuentra en la posición superior del triángulo y es de autorrealización. Las primeras cuatro etapas cubren las necesidades de déficit, y para sentirnos realizados primero deberemos haber satisfecho nuestras necesidades básicas.

Las cinco etapas de la pirámide de Maslow

5. Fisiología

La etapa más básica cubre las necesidades fisiológicas que necesitaremos superar para poder sobrevivir. Estas necesidades son, por ejemplo, respirar, alimentarse bien (tanto comida como bebida), descansar, mantener relaciones sexuales, evitar el dolor, expulsar los desechos corporales y mantener nuestra temperatura corporal con la ayuda de ropa adecuada. 

4. Seguridad

Superamos esta etapa cuando no corremos peligro, tenemos seguridad física, tenemos buena salud, trabajamos, podemos contar con nuestra familia, tenemos a nuestra disposición todos los recursos que necesitamos y tenemos un hogar donde vivir. Para llegar a esta etapa deberemos haber superado las necesidades fisiológicas.

3. Afiliación

Debemos sentirnos aceptados por nuestro grupo social, tener amigos, estar acompañados, relacionarnos con los demás y sentirnos parte de nuestra comunidad, además de sentirnos queridos y tener intimidad sexual. Partimos de la base de que somos animales sociales, y por lo tanto necesitamos a los demás.

2. Reconocimiento

Las personas que todavía no han superado esta etapa se sienten inferiores a los demás y tienen una baja autoestima. Para satisfacer esta etapa necesitaremos tener confianza en nosotros mismos, saber quiénes somos y sentirnos libres e independientes. También necesitaremos que las personas de nuestra comunidad nos presten atención, respeto y aprecio, pues deberán respetar nuestra dignidad y nuestros derechos. Esta etapa también cubre la necesidad de alcanzar el éxito.

1. Autorrealización

Es la última etapa (que también se llama motivación de crecimiento, necesidad de ser y autoactualización) y para llegar a ella deberemos haber superado todas las demás etapas. Las personas que satisfacen sus necesidades de autorrealización saben reírse de sí mismas, tienen un buen sentido del humor, son naturales, creativas e inconformistas. Estas personas ya han descubierto de qué manera resolver los problemas que surgen en la vida, aceptan las situaciones en vez de negarlas, desarrollan su moralidad y pierden sus prejuicios. No sienten presión social y tienen pensamientos positivos sobre ellos mismos y sobre los demás. La necesidad de autorrealización nos motiva a dedicarnos a la actividad que está hecha para nosotros, pues un escritor que no tiene el tiempo necesario para escribir o la oportunidad de hacerlo no se podrá sentir realizado.

Más información sobre la pirámide de Maslow

A pesar de que las necesidades de autorrealización solamente se pueden satisfacer una vez hayamos cubierto todas las demás necesidades, mientras estamos cumpliendo las etapas de fisiología, seguridad, afiliación o reconocimiento ya podemos tener necesidades de autorrealización.

Las necesidades habituales de autorrealización pueden existir en cualquier momento, pero solamente se podrán atender cuando esta sea la única etapa que quede por cubrir. No es posible, según Maslow, sentirnos realizados si todavía no nos sentimos queridos por los demás o si no hemos encontrado un lugar seguro en el que vivir. Podemos tener al mismo tiempo necesidades de seguridad y de autorrealización, pero hasta no vivir en un entorno seguro y curarnos de una enfermedad no podremos prestar atención a la necesidad de sentirnos realizados.

No existe evidencia empírica de que la pirámide de Maslow muestre realmente cómo funcionan nuestras necesidades, pues la psicóloga Margie Lachman, que trabaja en la misma oficina en la que trabajó Maslow en la Universidad Brandeis (Massachusetts), comenta que él diseñó la teoría pero esperaba que otra persona realizase y aportase la prueba científica que pudiera confirmarla. Sin embargo, esta pirámide nos puede servir para ver en qué etapa nos encontramos, y para descubrir qué nos falta en nuestra vida para poder afirmar que nos sentimos satisfechos con lo que tenemos.