La automutilación, una respuesta a las tensiones emocionales en las adolescentes

Una de cada doce mujeres adolescentes en Inglaterra se autolesionan, según una investigación realizada en la universidad de Oxford, dijo Keith Hawton del Centro para la Investigación del Suicidio de esa universidad en Gran Bretaña,quien revisó los resultados en una conferencia en Londres.

Según la OMS, casi un millón de personas mueren por suicidio cada año, lo que arroja una tasa de mortandad de 16 de cada 100 personas,o una muete cada 40 segundos. En los 45 años pasados, las tasas de suicidios aumentaron 60 por ciento en el mundo.

La automutilación es la antesala del suicidio.

En Latinoamérica aunque tal fenómeno se presenta, también, no hay datos precisos de cuantas adolescentes practican la automutilación como forma de enfrentar las emociones intensas propias de la edad, conducta que constituye una situación muy angustiosa para sus familiares y un problema sociopsiquico cada vez más ascendente.

Las autolesiones son una conducta que que les permite a las adolescentes y a algunas jóvenes no mayores de 24 años soportar las intensas emociones incontrolables de la vida juvenil femenina. En los varones las autolesiones suelen ser sustituidas por las conductas temerarias y/o de la atracción por la  violencia y el vandalismo.

En mi opinión, la automutilación o autodestrucción, así como las conductas temerarias y violentas, están muy ligadas a los impulsos suicidas y van más allá de ser un trastorno mental o de la conducta porque sus causas son más complejas, en virtud de que éstas( las causas ) no se limitan a las alteraciones de la personalidad ni a factores depresogénicos, sino que en mi consideración los impulsos suicidas y de autolesiones son de origen endógeno, genético y ontogenésico debido a nuestro origen animal en la escala evolutiva. Considero que las conductas necrófilas son parte de nuestra condición natural de supervivencia que se desarrollan desde la vida intrauterina del animal y en particular en los seres humanos. Estas conductas y emociones autodestructivas son componentes de nuestra vida social e individual que se traducen en dolor y sufrimiento paralelos e interactuantes con la vida placentera, la felicidad y el animus positivo de la vida psicosocial del individuo humano. ¿ Por qué razones ?,tal vez porque es una consecuencia de esa lucha interna que se produce en los componentes orgánicos e inorgánicos alrededor del núcleo de las células para imponerse unos a otros y que se extiende hasta las células y el tejido celular.

Por supuesto que los factores  macro u micro socioculturales e históricos también inhiben, reprimen o aceleran estos procesos biopsicogenéticos y neurofisiológicos latentes en la especie humana que en estos tiempos tan difíciles han incrementado las conductas automutilantes y suicidas.