La memoria autobiográfica

Para comprender qué es la memoria autobiográfica lo primero que tenemos que tener en cuenta es la palabra autobiografía. Esta narración de nuestra propia vida está presente en el nombre de este tipo de memoria porque la memoria autobiográfica es el nombre que recibe la habilidad para retener en la memoria los episodios que nos han sucedido en el pasado.

Con la memoria autobiográfica somos capaces de recordar qué nos ha sucedido en el pasado. Estos recuerdos hacen referencia a un suceso ocurrido en un momento y un lugar específicos, aunque no tienen que ser sucesos específicos, pues esta memoria también nos ayuda a retener (y recuperar) recuerdos generales.

Algunos recuerdos permanecen en nuestra memoria... y otros se van

No es posible recordar todo lo que nos ha sucedido en nuestro pasado. Algunos sucesos de nuestro pasado formarán parte de nuestra memoria autobiográfica mientras que otros acontecimientos, que posiblemente no nos hayan marcado con tanta intensidad, se borrarán de nuestra mente y no llegarán a formar parte de nuestra memoria autobiográfica.

¿Por qué recordamos algunos sucesos  y olvidamos otros?

Un tipo de recuerdo que no solemos recordar es cualquiera de nuestra infancia muy temprana. Es difícil recordar los sucesos anteriores al tercer año de nuestra vida, por ejemplo, porque tenemos amnesia infantil. Recordaremos algunos acontecimientos de cuando éramos pequeños pero tendremos muchos más recuerdos de nuestra adolescencia.

Otro hecho significativo es que recordamos más sucesos de nuestros últimos años, y por lo tanto recuperamos menos recuerdos de sucesos que han pasado hace mucho tiempo. Tenemos más recuerdos del año pasado que de hace diez años, por ejemplo.

El cerebro de las personas con buena memoria autobiográfica

Es curioso el hecho de que las personas con una memoria autobiográfica sorprendente, y las personas con una memoria autobiográfica más limitada, tienen diferencias notables en cuanto a su cerebro.

Tal y como pudieron concluir los investigadores del estudio de la Universidad de California Irvine (UCI), los procesos mentales de las personas que tienen una memoria autobiográfica notablemente superior a la media son diferentes en comparación con los procesos mentales de quienes tenemos una memoria autobiográfica más modesta. Los científicos pudieron concluir que las personas del estudio, que tenían una memoria autobiográfica superior, recordaron muchos más sucesos que tomaron lugar a partir de sus diez años de edad.

Estas personas con una memoria autobiográfica sorprendente no solamente tuvieron más recuerdos a partir de sus diez años de edad, sino que también recordaron muchos más detalles.

James McCaugh, una de las personas que formó parte del equipo de científicos, explicó que las personas que tienen una memoria autobiográfica superior al resto de la población tienen una mayor cantidad de materia blanca densa robusta en las conexiones del cerebro que conectan las zonas frontales y medias.

La coautora de este estudio, Aurora LePort, concluyó que las personas hipertimésicas tienen una memoria autobiográfica sorprendente pero, sin embargo, no podemos comparar a estas personas con quienes tienen una habilidad especial para memorizar muchos datos, por ejemplo. Se trata de habilidades completamente diferentes.

Esta investigación nos ha ayudado a comprender en mayor detalle lo significativa que es la memoria autobiográfica para nosotros, pues nos permite volver a momentos vividos en nuestro pasado. Sin embargo, estos momentos serán, para la mayoría de la población, limitados.

¿Cómo son las personas con una memoria autobiográfica sorprendente?

Cuando a una persona hipertimésica se le menciona una fecha específica, como por ejemplo el 5 de junio de 2010, en un total de 99 de cada 100 veces sabrá decirte en qué día de la semana cayó dicha fecha.

Las personas hipertimésicas suelen coleccionar objetos tales como sellos, postales, revistas o zapatos.

La memoria autobiográfica es parte de la memoria episódica

La memoria autobiográfica recoge nuestros sucesos autobiográficos (emociones que sentimos, lugares que visitamos o momentos que vivimos, por ejemplo). La memoria episódica forma parte de la memoria declarativa, al igual que la memoria semántica, y se recupera de manera explícita (existiendo de esta manera una voluntad para recuperar el recuerdo). La memoria procedimental, sin embargo, se recupera de manera implícita (sin que exista de esta manera una voluntad para recuperar el recuerdo).