¿Qué hace falta para ser un buen psicólogo?

Tal vez estés pensando en estudiar Psicología y quieras descubrir si tienes el tipo de personalidad y las cualidades requeridas para ejercer en esta profesión.

Tal vez, por el contrario, ya seas licenciado o graduado, estés trabajando como psicólogo y quieras saber de qué manera podrías mejorar como profesional.

Sea cual sea tu razón para interesarte por las cualidades de los buenos psicólogos, esperamos que te ayuden las siguientes descripciones.

Características de un psicólogo que trabaja bien

  1. Tiene paciencia

Un buen psicólogo sabe que el número de sesiones necesarias por paciente no se puede calcular en la primera sesión. También sabe que a veces un paciente puede cancelar una sesión con poco tiempo de antelación. Un buen psicólogo tiene paciencia en este tipo de situaciones y se pone en el lugar de la persona que acude a él.

  1. Sabe escuchar

Interrumpir al paciente y hablar por demás son dos errores enormes en el mundo de la psicología. Un buen psicólogo sabe escuchar a cada uno de sus pacientes y siempre le da el tiempo que necesite para expresarse durante la sesión. El buen psicólogo no solamente sabrá escuchar al igual que lo hace un buen amigo, sino que tendrá que demostrar al paciente que está escuchando, y lo logrará mirándole a los ojos. También lo logrará haciendo preguntas al escuchar lo que le está comentando el paciente, pues de esta manera no solamente demostrará que está escuchando sino que también logrará entender en mejor medida la situación por la que está pasando el paciente, y la forma de pensar y reflexionar que tiene el paciente. Podrá ayudarle mejor si realiza este tipo de preguntas al escucharle. Además, mientras escuche al paciente también necesitará descubrir cuál es el problema y de qué manera podrá ayudarle, por lo que escuchar no será suficiente. Necesitará realizar ambas tareas a la vez.

  1. Sabe ponerse en el lugar del paciente

Un psicólogo conocerá a todo tipo de personas que habrán tomado todo tipo de decisiones. Los pacientes podrían haber sido infieles, podrían haber abandonado un trabajo perfecto, podrían haber robado, podrían haber estado en la cárcel durante años, podrían haber dejado de hablar a sus padres. El buen psicólogo está preparado para todo tipo de situaciones y sabe aceptar a cada uno de sus pacientes sin juzgar sus actos.

  1. Tiene buena concentración

Mientras escuche al paciente necesitará descubrir cuál es el problema que está viviendo el paciente en su situación particular, y de qué manera podrá ayudarle a resolver la situación y a sentirse mejor. Para lograr estas dos tareas, el buen psicólogo tendrá buena concentración durante la sesión en la que el paciente le cuente qué ha sucedido y cómo se siente.

  1. Tiene buena organización

¿Qué pasaría si un psicólogo olvida a qué hora o en qué día tiene la próxima sesión con su paciente? ¿Qué pasaría si el psicólogo olvida presentarse a una sesión previamente establecida? ¿Qué pasaría si pierde los papeles y documentos en los que ha estado anotando y actualizando el avance de su paciente?

  1. Desea mejorar día tras día

Para ser un buen psicólogo, haber estudiado la carrera no es suficiente. Adquirir mucha experiencia, especializarse, aprender de sus errores, aprender de otros psicólogos y adquirir conocimientos día tras día, manteniéndose actualizado sobre las novedades y descubrimientos en Psicología, son algunos de los requisitos fundamentales para ejercer bien como profesional.

  1. Sabe desconectar de sus propios problemas

Durante cada sesión es fundamental que el profesional sepa dejar a un lado sus problemas para dedicarse por completo a escuchar y a ayudar a la persona que habla con él. La incapacidad para ayudar adecuadamente a un paciente porque nuestros propios problemas nos sobrepasan, impide que podamos ser buenos psicólogos.

  1. Debe ser un bueno profesional

Esto significa no comentar con otras personas la conversación realizada durante la sesión y no mentir sobre el número necesario de sesiones por paciente, aunque un número superior al necesario pudiese beneficiar al psicólogo.

  1. Sabe adaptarse a cada situación

No es lo mismo ayudar a una persona que ha salido de la cárcel, que ayudar a un niño que quiere abandonar sus estudios o que tiene problemas familiares. Cada situación será diferente y el psicólogo necesitará saber comunicarse con cada uno de sus pacientes.

  1. Es un buen comunicador

Un psicólogo no solamente necesitará saber escuchar, sino también transmitir los conocimientos adquiridos durante la carrera o especialización. El profesional necesitará hacerse entender para poder ayudar a su paciente.