Teoría triárquica de la inteligencia

¿Alguna vez has oído hablar de la teoría triárquica de la inteligencia? Esta teoría, desarrollada por Robert J. Sternberg, tiene una perspectiva contraria al enfoque psicométrico y, por el contrario, se acerca a la perspectiva cognitiva.

Para Sternberg, la inteligencia representa nuestra capacidad para adaptarnos con éxito a los cambios que se presentan en nuestra vida. Cuanto mejor nos adaptemos a estos cambios, más inteligentes seremos.

Se llama teoría triárquica de la inteligencia porque hay tres aspectos que determinan nuestra inteligencia. Según Sternberg, nuestra inteligencia depende de nuestra capacidad análitica, creativa y práctica.

# 1: La capacidad análitica

Para Sternberg, 'metacomponentes' hace referencia a nuestra manera de resolver problemas que suceden en nuestro día a día. También hace referencia a nuestra toma de decisiones. Los metacomponentes son los responsables de las decisiones que tomamos y de la manera en la que actuamos.

Los 'componentes de rendimiento' son los procesos que nos ayudan a actuar tal y como deciden los metacomponentes.

Los 'componentes de adquisición de conocimiento', por el contrario, funcionan mientras obtenemos información adicional. Actúan cuando tenemos que diferenciar la información relevante de la menos relevante, y nos ayudan a aprovechar los datos significativos y a descartar los que no tienen tanta importancia. Los componentes de adquisición de conocimiento también nos ayudan a encontrar la relación entre el conjunto de informaciones y datos que hemos obtenido.

La capacidad analítica nos ayuda a resolver problemas. El inconveniente de esta capacidad es que, si no se nos dan bien las demás capacidades, no podremos ser creativos y pensar en ideas novedosas. Por este motivo es muy importante la capacidad creativa, que explicamos a continuación.

# 2: La capacidad creativa

Para explicar la capacidad creativa Sternberg prestó atención a dos características importantes: la novedad y la automatización.

Vivimos una experiencia novedosa cuando nunca la habíamos experimentado antes. Las personas con una alta capacidad creativa son capaces de encontrar soluciones a un problema novedoso que nunca antes habían tenido, y estas soluciones son diferentes a las que el resto de las personas tienen.

Por el contrario, el proceso automatizado surge cuando ya hemos intervenido en una situación durante muchas ocasiones anteriores y esta experiencia nos permite actuar en este tipo de situaciones de manera sencilla y automática, sin necesidad de reflexionar sobre nuestras acciones. La ventaja de actuar de manera automática ante este tipo de situaciones es que la falta de necesidad para prestar atención a aquello que estamos haciendo nos permite actuar, al mismo tiempo, en otras situaciones diferentes.

#3: La capacidad práctica

Las personas con una alta capacidad práctica tienen en cuenta el contexto particular de la situación. Tienen en cuenta no sólo quiénes son, sino también en qué ambiente están viviendo.

Las personas que tienen una capacidad práctica notable son capaces de adaptarse de manera exitosa al entorno en el que viven. Por ejemplo, cuando suspendemos un examen podemos quejarnos y sentirnos bloqueados en esta situación, o por el contrario podemos aceptar nuestros errores y comenzar desde ese momento a estudiar más para conseguir el aprobado que deseamos. Las personas con una alta capacidad práctica son capaces de aceptar que no han superado un proceso de selección, y siguen buscando trabajo sin que la frustración les impida seguir adelante y seguir buscando lo que desean.

La adaptación surge cuando aceptamos el entorno en el que vivimos y cambiamos nuestra manera de ser para vivir exitosamente dentro de ese entorno, pero Sternberg también da importancia a la conformación, que surge cuando modificamos nuestro entorno con el objetivo de satisfacer nuestras necesidades importantes. Por ejemplo, adelantamos la hora en la que toda la familia cena de tal manera que los niños puedan tener más tiempo para cepillarse los dientes y para ponerse el pijama.

Otro aspecto fundamental de la capacidad práctica es el proceso de selección. Mediante este proceso reemplazamos el ambiente donde vivíamos por un ambiente donde podremos vivir mejor y donde podremos satisfacer nuestras necesidades importantes.