La prevención de la conducta suicida. Un problema de salud aún por resolver desde las Ciencias de la Educación.

Resumen

Palabras claves: conducta suicida; prevención educativa; intersectorialidad y Ciencias de la Educación.

En el presente artículo se aborda unos de los problemas sociales más letales que existe en la actualidad,   el que trae consigo lamentaciones y sufrimientos en la vida de muchas personas: la conducta suicida; este es un problema de salud que no ha sido tan sistematizado en las escuela en función de desarrollar un proceso preventivo con efectividad con toda la atención que el mismo necesita. A partir de los aspectos antes  abordados, se pretende dar tratamiento a la situación actual desde las Ciencias de la Educación para su prevención y el comportamiento de este fenómeno relacionado a su vez con precisiones para poder  desarrollar cualquier estudio preventivo-educativo teniendo presente su naturaleza socio- psicopedagógica intersectorial en niños, adolescentes y jóvenes por parte de cualquier persona interesada en querer preservarle la vida a otras personas con factores de vulnerabilidad psicosocial. El abordaje de dicha temática estará sustentada por el  principio de la intersectorialidad y la interdisciplinariedad, muy vinculadas a algunos enfoque reveladores de la objetividad y la cientificidad como el psicopedagógico, el de las Habilidades Para La Vida (HPV) de la Organización Mundial de la Salud (OMS-1993), el Clínico-Pedagógico-Sociocultural de Rivaflechas (2014) y la Teoría Cognitiva-Conductual de Aaron Beck (1973). El contenido de este artículo, forma parte de la tesis de doctorado del autor,  defendida en la Universidad de la Habana en enero del presente año.

Abstract

They summarize key Words: suicidal conduct; educational prevention; intersectorialidad and Sciences of the Education.

In the present article there is approached some of the most lethal social problems that it exists at present, the one that brings with it lamentations and sufferings in the life of many persons: the suicidal conduct; this one is a problem of health that has not been so systematized in the school depending on developing a preventive process with efficiency with the whole attention that the same one needs. From the aspects before approached, treatment is tried to give to the current situation from the Sciences of the Education for his prevention and the behavior of this phenomenon related in turn to precisions to be able to develop any preventive - educational study bearing in mind his nature partner- psicopedagógica intersectorial in children, teenagers and young women on the part of any person interested in wanting to preserve the life to other persons with factors of vulnerability psychosocial. The boarding of the above mentioned subject matter will be sustained by the beginning of the intersectorialidad and the interdisciplinariedad, very linked to some approach developers of the objectivity and the cientificidad as the psicopedagógico, that of the Skills For The Life (HPV) of the World Health Organization (WHO 1993), the Clínico-Pedagógico-Sociocultural de Rivaflechas (2014) and the Cognitive - behavioral Theory of Aaron Beck (1973). The content of this article, it forms a part of the thesis of doctorate of the author, defended in the University of the Havana in January of the present year.

Introduccion

La conducta suicida no deja de ser un problema social; uno de estos flagelos  considerado como  la acción  más extrema de la violencia, el que ha traído a colación a lo largo de los años sufrimientos  a padres, vecinos y profesores, llamando la atención por las características que lo distinguen,  es la auto violencia por ser un acto  en el que la agresividad que se siente hacia el entorno o hacia otra persona  se proyecta  contra sí mismo, esta no deja de ser  un problema muy subjetivo bastante  complejo e íntimo lamentablemente no investigado desde el contexto pedagógico con la fortaleza que realmente requiere.

La literatura especializada a lo largo de la historia lo ha denominado de varias maneras entre estas: suicidio, ipsación, parasuicidio, autoviolencia, tentativa suicida, lesión auto infringida entre otras, sin embargo, en los últimos años se ha incrementado el uso del término de conducta suicida a partir de los criterios de  que este es un proceso, que transita desde la ideación en sus diferentes expresiones, pasando por las amenazas, los gestos  e intentos hasta el suicidio.

En las últimas dos décadas se ha observado en diversas regiones del mundo, un incremento paulatino y constante de la conducta suicida en adolescentes. En este sentido, ya no sólo es preocupante entre otras situaciones, el consumo de alcohol y drogas, el difícil acceso al mercado laboral, la deserción escolar, el embarazo en la adolescencia y la desintegración familiar como situaciones independientes; sino también la coexistencia de más de uno de estos factores que impulsen al adolescente para que intente o logre suicidarse.

Resulta de vital la importancia  de conocer el contexto sociocultural y psicosocial en que ésta conducta ocurre, para así identificar los grupos de población en riesgo y poder diseñar acciones de salud específica tanto de carácter preventivo como de atención oportuna..

Si alarmantes son las cifras de suicidios, más lo son los intentos. Los investigadores afirman que a nivel mundial por cada suicidio se realizan unos 10 intentos, calculándose que cada día se efectúan unos 12 000 intentos suicidas en el mundo. No es un secreto para nadie que la tendencia a la conducta suicida, constituye un fenómeno social, el cual se ha reflejado con mayor incidencia en escolares de 14 a 24 años de edad, lo que presupone la necesidad de resolver este problema, no sólo a través del equipo de salud Pública, sino a través del propio Sistema Educacional.

Este fenómeno, no deja de ser el más grave de los dilemas éticos de la medicina en la actualidad, entre otras cosas, hace 50 años los adolescentes podían morir, sobre todo, por causas naturales, mientras que ahora también mueren debido a causas evitables como esta que nos ocupa. Por lo general, la conducta suicida en muchos adolescentes no es concebida como un deseo real de morir, sino como una forma conciente de llamar la atención, de protestar o de manifestar alguna emoción, que no sabe expresar de otra manera; lo cual no evita que en alguna ocasión dichos sujetos mueran, cuando realmente no lo pretendían.

La conducta suicida es voluntaria y aunque la voluntariedad de una conducta tan compleja como ésta, da lugar a muchas conjeturas, sin dudas tiende a ser ¨imprescindible¨ para que se trate de un suicidio.

Ante lo antes planteado se hace necesario tener presente las siguientes interrogantes:

¿Este es un problema de ahora o siempre se ha estudiado?

¿Qué ciencias se han destacado en su estudio? ¿Qué papel ha jugado la pedagogía para poder accionar en esta dirección si se tiene en cuenta que esta es una de las instituciones que presentan herramientas para desarrollar un proceso preventivo efectivo hacia los problemas que afectan a los estudiantes?

Estas preguntas serán respondidas en el presente artículo el que aparece seriado con epígrafes muy novedosos, pero con la intención de demostrar las insuficiencias que existen con respecto a la prevención desde el contexto educativo.  por ello que en el presente material se reflexiona en algunos aspectos relativos a este importante tema, desde una perspectiva pedagógica.