DEPENDENCIA PSICOLOGICA, ADICCION FISICA Y SINDROME DE ABSTINENCIA

Como ya se comentaba anteriormente, a la hora de buscar el o los “porqués” la gente bebe alcohol y llega a depender del mismo, se han propuesto causas hereditarias, culturales, físicas o factores de personalidad, y, sin embargo, sigue sin encontrarse una explicación adecuada para todos los casos de alcoholismo.

La primera vez suele ser en la adolescencia y nos fijaremos en estas tres áreas:

  1. Física: Coger el “punto” frente a ponerse “malo”.
  2. Social: “Animarse” o recibir la aprobación de los demás frente a Castigo o recibir consecuencias Negativas.
  3. Emocional: ¿Se mejora el humor con el alcohol? ¿Reduce la ansiedad o saca el mal humor? ¿Puede sentirse mejor consigo mismo? ¿Puede sentirse más seguro de sí, o más maduro?

Una persona puede no tener experiencias positivas en todos estos niveles, pero el resultado global puede ser: “Parece prometedor, probemos otra vez a ver qué pasa”

Dependencia Psicológica

Con el continuado consumo de alcohol en ciertas situaciones, la persona puede conseguir consecuencias positivas frecuentes con la bebida. Así empieza a “aprender” que el alcohol le da “poder” sobre la situación y sobre sus sentimientos. De este modo empieza a planear beber y espera conseguir los mismos resultados. Lo que piensa es: “el alcohol funciona y es importante, creo en el alcohol”. De este modo empieza a usar el alcohol en otras situaciones comenzando a esperar los efectos positivos de la bebida más y más. En este momento, el alcohol puede pasar de tener una función “integrativa” (beber como complemento a otras actividades como comidas, fechas especiales) a beber para conseguir los efectos (“coger el punto”, escapar de los problemas, o tener “valor”)

Tolerancia

Mientras una persona está añadiendo psicológicamente alcohol a sus decisiones para enfrentarse con las situaciones de la vida, la parte física del cuerpo se está adaptando al alcohol. El cuerpo ya no reacciona frente al alcohol como un veneno o sustancia tóxica, y comienza a reaccionar más como hacia una droga. Esto es lo que se llama tolerancia. El mejor síntoma de que se está produciendo dependencia es que se necesita más y más alcohol para conseguir los efectos físicos y emocionales esperados. El proceso es gradual y puede pasar inadvertido durante mucho tiempo para la persona con problemas de alcohol.

Adicción Física

Cuando la cantidad de alcohol consumida es reducida drásticamente o completamente interrumpida, el cuerpo experimenta los síntomas de abstinencia.

Como síntomas medios o moderados, se pueden señalar: sudores y temblores, náuseas, vómitos, diarreas. Insomnio, ansiedad, intranquilidad. Pulso elevado, elevación de la temperatura y de la presión sanguínea. Pueden ocurrir alucinaciones ocasionales. Dura entre 3 y 12 días, aproximadamente.

Existen otros síntomas de mayor importancia como son el Delirium Tremens y Crisis comiciales o ataques epilépticos.

No todas las personas que dependen psicológicamente del alcohol tienen adicción física. En el momento que una persona es adicta, el pensamiento “Creo en el alcohol” cambia al pensamiento “Necesito alcohol”.

El miedo al síndrome de abstinencia y el sentirse incapaz de dejar de beber y poder funcionar sin la bebida puede llevar a desarrollar una dependencia psicológica secundaria “Estoy atrapado en esto: no controlo el alcohol; el alcohol me controla a mí”. Un uso continuado del alcohol puede ir unido a sentimientos de pánico, miedo, incapacidad o culpa.

Síndrome de Abstinencia Residual

Después de una semana de desintoxicación seguro que se encuentra mejor. Sin embargo, es importante ser consciente de que algunas partes del síndrome pueden durar varias semanas o meses. Algunos de los más molestos síntomas del síndrome a largo plazo son: dificultades para dormir, nerviosismo, temores inespecíficos, “beber en seco” o pensamientos sobre etapas anteriores en las que la persona estaba ebria o en las que se padecieron síndromes de abstinencia muy fuertes que ahora producen miedo y asustan. Es en este momento en el que mucha gente vuelve a beber. El funcionamiento cognitivo (nuestra capacidad para pensar) y los problemas de memoria pueden necesitar un año para recuperarse por completo.

Otros problemas físicos debidos al abuso del alcohol. Podríamos destacar problemas de sueño, ansiedad, menor capacidad sexual, lagunas de memoria