¿CÓMO MEJORAR MI AUTOESTIMA?

 

Autora: Cristina Roda Rivera

La estrategia más efectiva para mejorar la autoestima es aprender a concebirse a sí mismo en términos más realistas y con aceptación.

De nada sirve querer pasar de una visión completamente destructiva de uno mismo a otra totalmente idealizada o engañosa. Lo mejor es aprender a relativizar fallos y aceptar cada uno de nuestras características físicas y psíquicas, entendiendo que hay cosas que se pueden cambiar, otras que se pueden mejorar y otras que por su misma naturaleza o etiología son inmodificables.

Existen 4 formas o pautas a seguir cuando uno empieza a revisar los aspectos en los que cree “fallar”.

  • Utilizar un lenguaje no peyorativo.

Elimine todas las palabras que tengan connotaciones negativas: estúpida, gorda, fea…Estos términos no son peligrosos cuando se presentan de forma aislada pero el utilizarlos continuamente pueden devorar su autoestima.

  • Utilice un lenguaje preciso.

No exagere ni embellezca los rasgos negativos, limítese a los hechos. Por ejemplo, “no soy guapa para los demás” es un término inexacto. Habría que reformularlo  como “a determinadas personas les resulto más atractiva y a otras menos, porque tengo rasgos muy bonitos y otros menos, depende de lo que se fijen”. La idea de “no sé hacer nada sin mi marido” habría que reformularla como “suelo seguir las ideas de mi marido”

  • Utilice un lenguaje específico en vez de general.

Elimine términos como todo, siempre, nunca, totalmente.

Por ejemplo, cambiar “odio estar sola” a otro tipo de formulaciones del tipo “me gustaría estar acompañada cuando a veces estoy sola en mi casa”. Reconocer que los problemas se dan en determinadas ocasiones y con determinadas personas.

  • Encuentre excepciones o dotes correspondientes :

Por ejemplo “soy tímido cuando tengo que ligar en la discoteca, soy inseguro”. Se puede cambiar por “soy tímido porque no puedo hablar tranquilamente, cuando conozco a alguien en otro contexto me desenvuelvo mucho mejor. Mi ambiente preferido para ligar es…”