CONOCER EL ALZHEIMER

 

Autora: Cristina Roda Rivera


En este año, donde el lema internacional sobre el Alzhéimer es sobre la importancia de un diagnóstico temprano (The Benefits of Early Diagnosis and Intervention), científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington (San Luis, EE.UU) indican que la forma de Alzhéimer heredada puede detectarse alrededor de 20 años antes de que se inicien los problemas de memoria. Los pacientes que se incluyeron en este estudio eran miembros de familias con mutaciones en uno de estos tres genes: la proteína precursora amiloidea, la presenilina 1 y presenilina 2. En estos casos, el Alzhéimer aparecen entre los 30 y 50 años de edad. Y así, demuestran que la edad de inicio de la enfermedad se podía predecir con cierta seguridad si se tenía en cuenta la referencia genética de sus padres; es decir, si ellos desarrollaron el Alzhéimer a los 50 años, se espera que un hijo que heredara la mutación desarrolle la demencia a la misma edad, más o menos. En estos casos, los investigadores tienen un campo de estudio de gran interés donde evaluar los posibles tratamientos preventivos que puedan surgir. Esperanza.

Mientras tanto, conozcamos los diez primeros síntomas de esta devastadora enfermedad, según criterios de la Fundación Alzhéimer España:

  1. Pérdida de memoria (olvidar citas, fechas, encargos…)
  2. Repetir con frecuencia preguntas sobre las que ya se recibió respuestas
  3. Colocar objetos en lugares equívocos (llaves en basura, gafas en zapatillas…
  4. No recordar el nombre de objetos cotidianos,
  5. Perder el sentido de la orientación con respecto al tiempo (¿qué día es?) o al lugar (perderse camino de la panadería habitual),
  6. Dificultad al realizar gestos simples y rutinarios (abrir con la llave),
  7. Perder el interés y la motivación por las actividades con las que antes se disfrutaba (dejan de leer la prensa o de ver en TV su programa favorito),
  8. Dificultad para realizar tareas comunes (gestionar cuenta bancaria o telefonear),
  9. Cambios bruscos de humor
  10. Dificultad en el manejo de objetos muy familiares (errores con los cubiertos al comer o no saber utilizar un peine).


Sin embargo, no todos estos signos de alarma o síntomas se presentan simultáneamente, son «señales» que podrían revelar la enfermedad. Además, una pérdida de memoria no quiere decir con certeza que está empezando la enfermedad de Alzhéimer (consulte con su médico), quizás sería más común, en este desgraciado viaje, las modificaciones del carácter y del comportamiento, como perder el interés para realizar las actividades más cotidianas.


Las tareas rutinarias contra la demencia.

Una investigación reciente encuentra que las personas mayores que gastaban más energía haciendo tareas, recados, cuidando a sus seres queridos o simplemente haciendo sus propias cosas eran menos propensas a experimentar declives mentales al envejecer. «Todas esas cosas que nunca se considerarían ejercicio aumentan la tasa cardiaca y hacen que los vasos bombeen sangre», indican investigadores de la Universidad de Florida en un estudio publicado esta semana en la revista Archives of Internal Medicine. Hasta hoy ignorábamos estas tareas rutinarias y pensábamos sobre todo en el ejercicio deliberado, como correr o trotar. Lo que este estudio nos dice es que esas otras actividades (caminar, subir escaleras, cuidar a otros o el voluntariado) también podrían contar como beneficios para la salud.