Qué significa nuestra firma?

Una estampa que nos refleja

Autor: Mariana A. Pulvet - Grafóloga

 

Desde muy temprana edad, nos indican que debemos dejar nuestro sello en un papel. Es ahí, en el documento, dónde queda plasmada una marca con nuestra impronta. Es que no se trata sólo del nombre y apellido, sino de los trazos que dan cuenta de nuestro yo más íntimo. Etimológicamente, “firma” proviene del latín y significa “afirmar”. Estamos afirmando quiénes somos.

El grafólogo suizo Max Pulver, define a la firma como “una biografía abreviada de quien escribe”. Es una síntesis del pasado, de la relación yo – familia y expresa también aquellas situaciones que  dejaron una marca, por su significación en nuestra historia. Muchas veces, encontramos la rúbrica, que es la línea o especie de dibujo que se realiza o no, debajo o por encima de la firma. La utilizamos como mecanismo de defensa y autoprotección de nuestra intimidad.

Es por esto, que cuando firmamos, expresamos nuestro nivel de responsabilidad de lo que se hace y de lo que se dice, la escala de valores, el grado de autonomía,  el autoconcepto y proyección de los propios temores, quizás ocultos en la manifestación de nuestro comportamiento cotidiano, observable en nuestra letra.

“Cuando uno no vive como piensa, acaba pensando cómo vive” decía el filósofo francés Gabriel Marcel, la coherencia entre nuestro pensar y actuar, ese contrapunto clave para no trastabillar en el actuar diario. Pero ¿es posible mantener esa coherencia a lo largo de tiempo? La relación armónica entre la firma y el texto escrito, indican un buen grado de auto-conocimiento debido a que no hay quiebre entre la experiencia de vida interior y exterior, entre lo que se muestra socialmente y lo que se piensa como parámetro de vida.

A través de la grafología, podemos lograr un autoconocimiento más profundo de nosotros mismos, pudiendo pesquisar aquellas cosas que forman parte de nuestra personalidad y de esa manera, entender el por qué muchas veces de nuestros actos y nuestra necesidad de mostrarnos de tal o cual manera.

Poder abrir la posibilidad de mirarnos desde otro lugar, nos otorga la libertad de elegir caminar por el mismo sendero.

Comentarios: