Cuando Decir lo que Quieres

 

Para obtener lo que quieres he aconsejado de decir lo que quieres y he dado sugerencias de como frasear tu pedido. Será claro que esto no te da garantía de obtener lo que quieres pero son formas de mejorar las posibilidades.  Ahora doy otro consejo que puede ayudar. Es cuándo hacer tu pedido. El asunto de cuando pedir significa el "timing" y eso merece atención.

Como he escrito antes un factor de mayor influencia en tu éxito es la libertad que das a la persona a la que pides algo. Si el otro se siente libre de hacerte un favor para él será difícil de no hacerlo. Los humanos son seres sociales que tienen una tendencia fuerte de ayudar si pueden hacerlo. Pero como todos los seres vivientes reaccionarán con resistencias si se sienten forzados.

Entre otras cosas la libertad del otro depende del tiempo que le queda después de haber hecho el pedido a él. Por eso el mejor momento de pedir algo a una persona es aquel en que a la otra persona le queda suficiente tiempo para decidir de darte o negarte lo que quieres. El otro tiene que tener tiempo de reflexionar sobre tu pedido y necesita la ocasión de pensar en alguna alternativa o en una enmienda.

Quizá en la mayoría de los casos la otra persona no usa esa ocasión y responde directamente sin dar ningunas señales de reflexionar sobre tu pedido. Pero no pienses que eso signifique que darle la oportunidad no fue importante. Al contrario, ha sido muy importante. Lo que cuenta no es la libertad que usa sino la libertad que tiene. El otro debe sentirse libre.

Por eso tienes que evitar cada forma de presión no solo con lo que le dices sino también con el tiempo que le das al otro. Él debe tener tiempo antes de responder. Por eso es bueno hacer tu petición cuanto antes y tienes que hacerlo sin prisas así que es relajante para el receptor. Si tienes mucha prisa necesitarás autocontrol de no mostrar tu ansiedad .

Dar la ocasión de reflejar tu pedido puede ser difícil. Sobre todo si lo que pides es un permiso que es muy importante para ti. Tú querrías no dar tiempo al otro de pensar porque sabes que eso puede resultar en un rechazo. Lo máximo es no dar ningún tiempo si piensas que es mejor pedir perdón, que pedir permiso y eso a veces puede ser una buena estrategia.

No obstante creo que normalmente el peligro de no pedir o no dar suficiente tiempo es más grande. Si el otro se siente apresurado o manipulado se va a enojar y tenderá a negarte tu pedido. Será mejor pedir de una buena manera o sea añadir que es importante para ti y que el otro puede ser de gran ayuda. Si quieres una respuesta pronto, dile eso también. Así haces un pedido dentro de otro pedido y para ambos valen los mismos principios.

Si haces tu pedido temprano al otro le queda mucho tiempo. Eso es beneficioso para ti por que para el otro es relativamente fácil de conceder algo que está en el futuro lejano. Además si eres el primero que habla sobre un asunto puedes aprovechar del beneficio de la iniciativa. Tu idea entra en la mente del otro y a causa de eso, sus pensamientos van en la dirección de tu pedido.

Para evitar que tu pedido sea un atraco puedes preparar al otro con algunas advertencias generales. Normalmente pedir algo temprano es mucho mejor que pedirlo demasiado tarde. Si no das al otro suficiente tiempo estás restringiéndole mucho su libertad. A menudo esto ocurre si has demorado demasiado tiempo o has esperado con tu pedido hasta la última hora. Eso es una tendencia común si tienes dificultades en pedir.

Pedir algo puede ser difícil por que con eso corres el riesgo de rechazo que siempre hay. Eso es más fácil de soportar si tu pedido ha sido algo para tu trabajo o negocios que para tus intereses personales. Un rechazo de deseos personales puedes vivenciar fácilmente como un rechazo a tu persona. Sobre todo si quieres algo de otra persona con quien querrías establecer una relación más intensa. En estos casos una reacción de posponer es muy común.

Estás esperando una ocasión justa. Quizá quieres hacer tu pedido en el transcurso de una conversación para hacelo parecer más natural. Pero es muy peligroso esperar. Es probable que puedes estar esperando una eternidad. Siempre la ocasión no parece bastante justa y esperas un momento mejor. Mientras tanto estás empeorando tus probabilidades de éxito debido al limitar el tiempo que queda al otro.

Además si enlazas tu pedido con una ocasión esto parece que no lo has hecho intencionalmente. Con eso finges que el asunto es de menor importancia para ti. Así estas comunicando algo que es contrario a la verdad. Con hacer tu petición sin esperar una ocasión lo tratas más serio y con eso estás aumentando la posibilidad de que el otro lo tome en serio también.

Entonces con hacer una cita especial para tu pedido estás mejorando tus oportunidades. Igual que dar tiempo al otro para reflexionar su respuesta el efecto probable es contrario a lo que temerías. Eso significa que es mejor no dejarse dominar por los sentimientos psicológicos y luchar contra ellos. Con el éxito que puedes convivir después, vas a vencer esas ansiedades.