Di lo que quieres

 

Soy psicólogo holandés practicando terapia mas de treinta años. En estos años el consejo que más daba a mis pacientes es que ellos digan lo que quieran.

A primera vista es extraño que un consejo tan sencillo pueda ser útil. ¿cómo es posible que tantas personas vengan a mí y paguen dinero para oír eso? Se esperaría que la gente diga lo que quiera por sí misma.

Sin embargo no es así. Hay muchas personas que no lo hacen y ellas pueden aprovecharse mucho de mi consejo de decir lo que quieren. Son tantas que llegué a la conclusión de que es mi mejor consejo.

El concejo funciona bien en relaciones con otras personas, no importa de que se trata. Pueden ser relaciones comerciales y personales. Funciona con clientes, colegas, jefes, amigos y la propia pareja. Con todas estas personas decir lo que quieres es la manera más eficaz de adquirir lo que quieres.

Cuando alguien oye a otra persona decir lo que quiere ella tiene una tentación fuerte de darlo. Eso debe de ser por que los humanos son seres sociales y cuando pueden dar algo a otra persona lo hacen con gusto. Sobre todo si a ellos les cuesta poco.

No obstante muchas personas casi nunca dicen lo que quieren. En lugar de esto dicen lo que no quieren. O hablan de cosas que no les gustan. Ellas suelen quejarse y después esperan que las otras personas hagan lo que quieren. Si no lo hacen ellas se quejan más y seguidamente se vuelven enfadadas.

Quejarse y amenazar son formas también de obtener lo que quieres. Pero son unas formas con pocas posibilidades de éxito. Es más probable que resulten en no obtener nada excepto problemas en la relación. En respuesta a los comentaríos otras personas tienen una tendencia de defenderse y a menudo hacen esto en forma de un ataque.

El resultado será una lucha. O se forma una discusión que tampoco ayudará a la harmonía en la relación. Las discusiones casi siempre están provocadas cuando alguien en lugar de decir lo que quiere empieza con argumentos. Sobre todo cuando son argumentos en contra de lo que quiere o hace la otra persona . La discusión que resulta pronto cambiará en una desavenencia.

¿Entonces, por qué no dirías lo que quieres?

No es tan fácil como parece. Lo que quieres es otra cosa que ya tienes. Y lo que tienes puede ser algo que te molesta. En tal caso esa realidad está anterior en tu mente y es más fácil de hablar de eso que hablar de algo que todavía no está. Es mucho más fácil quejarse de un problema que inventar una solución.

Por ejemplo si crees que ganas menos de lo razonable, es más sencillo decir esto a tu jefe que decir que quieras ganar más y cuanto deseases. Si tu pareja a menudo hace algo que no te gusta, reprocharle esto o quejarse que nunca hace lo que quieres es mucho más fácil que pedirle lo deseado o sea, ingeniar algo mejor.

Además hay razones psicológicas más personales. Pedir algo es poner tu propia persona en el primer sitio. Muchos han aprendido de no hacerlo. A veces por razones de su crianza religiosa. "como buen católico nunca pidas algo sino siempre das cosas a otros", me dijeron unos pacientes. Para otros pacientes que han sido creado en familias mal adaptadas es mas natural luchar o pelear para obtener lo que quieren que pedirlo.

Hay varias personas que no quieren mostrarse débiles. Ellos saben que pedir algo tiene un riesgo que la otra persona se los niégue y eso puede ser demasiado para su orgullo o autoestima. Aquel riesgo también cuenta mucho para personas con poco confianza en sí mismo. Un rechazo puede causar daño a su autoconfianza que ya no es grande.

Además hay una razón biológica de no decir lo que quieres. Los humanos son seres sociales que suelen vivir en una jerarquía. Para ellos es normal seguir un líder y aceptar lo que el hace o propone. La gente no necesita decir lo que quiere para sí misma cuando está bien cuidado. Además los deseos individuales son de menos importancia para la perpetuidad de la especie.

No obstante cada persona no solo es un miembro de un grupo. Además es un individuo con necesidades y deseos propios. Hacer cosas para cumplir eso es humano también y siquiera un signo de su salud mental. Son las personas que se sienten bien que a menudo que toman iniciativas y dicen sin rodeos lo que quieren en situaciones sociales.

Al contrario muchas personas con problemas psíquicos no lo hacen. Al resultado de esto ellas casi nunca adquieren lo que quieren y se vuelven frustradas. Unas de ellas reaccionan de forma agresiva y otras sacan la conclusión de que ellas no cuentan como personas y se vuelven depresivas. Afortunadamente todas mejoran mucho si aprenden a pedir cosas y experimentan los efectos favoritos de hacer eso.

Comentarios: