Fundamentos neurofisiológicos que explican el mecanismo de acción de la Auriculopuntura

 

En el cuerpo humano existen varias zonas  que reflejan en pequeñas áreas todo lo que ocurre en el organismo, estas son conocidas  con el nombre de microsistemas de acupuntura y tienen una amplia aplicación clínica.

Se le nombra  Microsistema, a un conjunto de puntos que representan a todo el organismo en una pequeña parte de este los cuales se representan a través de Hologramas: estos no son más que el esquema de la representación del cuerpo en la zona del microsistema.

La Auriculopuntura es la técnica  mediante la cual se diagnostican o tratan diversas enfermedades utilizando los puntos de reacción que se encuentran en las orejas. Desde la antigüedad este método era utilizado por médicos tradicionalista, incluso se describen aretes terapéuticos utilizados por tribus africanas.

Actualmente se describen alrededor de 200 puntos biológicamente activos en la oreja que pueden tratar múltiples patologías. De ellos 70 ó 90 son los más usados.

El uso de los microsistemas constituye una especialidad o rama de la Medicina Natural China , pero es en 1960 cuando toma auge con el estudio de la anatomofisiologia y es el francés PAUL NOUGIER quien propaga este método por Francia y Alemania ( es el padre de la auriculoterapia moderna).

Relación de la oreja y los meridianos de energía, órganos y vísceras.

Se relacionan por la confluencia de los mismos (es decir de los canales de energía) en la oreja:

  • Rodean la oreja el meridiano estómago y el meridiano vejiga.
  • Entran en la oreja los meridianos intestino delgado (ID), intestino grueso (IG), triple función (TF) y vesícula biliar (VB).

Y por tanto, se relaciona con sus acoplados Yin, por eso tienen representación de cada órgano y víscera que corresponde a cada canal.

Dada la gran corriente circulatoria y nerviosa que se refleja en la oreja y su origen en el aparato branquial es lo que explica la representación en ella de todo el organismo y garantiza los efectos de la misma.

La Auriculopuntura es una variante de la acupuntura, en la cual se punzan ciertos puntos de la oreja para la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades. La MTCh concibe en el hombre un cuarto sistema orgánico, que se conoce como bioenergético y constituye el fundamento teórico de esta terapéutica milenaria.

Esta energía circula a través de una serie de canales y colaterales distribuidos en todo el organismo. Según la teoría tradicional, la oreja no es un órgano aislado, sino una estructura en íntima relación con los canales y colaterales y en ella se representa en forma de holograma las diferentes regiones del cuerpo humano.

Los puntos auriculares son puntos específicos para tratar enfermedades por medio de su estimulación. Cuando alguna parte del cuerpo presenta un trastorno, en el sitio correspondiente de la oreja, aparecen reacciones tales como: dolor, cambios morfológicos, cambios de coloración y variación de la resistencia eléctrica. Tomando estos fenómenos como referencia en el diagnóstico se puede aplicar el estímulo en los puntos sensibles, para la prevención y tratamiento de las enfermedades

Criterios de selección de los puntos auriculares:

  1. Puntos correspondientes al órgano o región anatómicamente afectada.
  2. Puntos seleccionados de acuerdo a la fisiología occidental (ej. neurovegetativo en ulcera gastroduodenal o asma).
  3. De acuerdo con las relaciones tradicionales (ej. Pulmón en piel).
  4. Guiado por índice terapéutico.
  5. Por la observación de la oreja con lupa, buscando cambios locales.
  6. Según la experiencia de los maestros de acupuntura.
  7. Según Teoría de los 5 elementos (sus leyes)
  8. Según la teoría de los meridianos.

Ventajas de la Auriculopuntura:

  1. Puede curarse enfermedades crónicas diferentes.
  2. Resultados rápidos.
  3. Manejo simple.
  4. Económico.
  5. Pocos efectos secundarios.
  6. Se puede diagnosticar con ella.
  7. Puede prevenir enfermedades.
  8. Útil para la anestesia acupuntural.

-- Puede ser utilizada después del mes de nacido.

Materiales que utiliza:

Agujas metálicas, semillas, moxas, balines de oro, plata, cobre.

Aplicación:

En cualquier situación: en emergencias, durante viajes aéreos y marítimos, en lugares remotos y en condiciones primitivas, muy útil en enfermedades de órganos internos.

Complicaciones:

  1. Reacciones vágales.
  2. Infecciones de la oreja.
  3. Hematomas.

CONTRAINDICACIONES:

  1. Menos de un mes de nacido (RN).
  2. Embarazo.
  3. Inflamaciones, infecciones u otra afección cutánea de la zona de la oreja a estimular.
  4. Astenia.
  5. Ayuno prolongado.
  6. Luego de ingerir comidas abundantes.
  7. Luego de ejercicio físico demasiado violento (sexo).
  8. Posterior a hemorragias importantes
  9. Periodo menstrual.
  10. En probables enfermedades quirúrgicas.
  11. Procesos sépticos sistemáticos motivo por lo cual en paciente tenga tto antibiótico.

Reacciones:

  • Dolor e hipertermia en el sitio de la puntura.
  • Dolor a nivel del órgano correspondiente.
  • Sensación peculiar en el trayecto de un meridiano.

Materiales necesarios:

  1. Explorador de punta roma.
  2. Torundas estériles.
  3. Alcohol.
  4. Pinza de Kelly pequeña.
  5. Esparadrapo.
  6. Semillas, agujas, etc.

La Reflexología o Teoría del Reflejo: plantea que existen en toda la superficie del cuerpo una serie de áreas reflejas y puntos biológicamente activos que corresponden a cada uno de los órganos internos, sistemas orgánicos y cada una de las diferentes partes del cuerpo, los cuales pueden ser afectados o influidos mediante el estímulo de las áreas y puntos correspondientes.

Estos puntos biológicamente activos se corresponden con los puntos de acupuntura descritos por la medicina tradicional china, y las áreas reflexógenas se conocen en ésta como “Microsistemas”, de los cuales los más conocidos y utilizados son: el microsistema del pabellón de la oreja, el de las manos, el de los pies y el del cráneo.

Además existen los microsistemas de la muñeca, del tobillo, de los ojos, de los dientes y de la lengua.

La Reflexología evolucionó a partir de un sistema de origen europeo conocido como “Terapia de zonas”, cuando un científico estadounidense descubrió que podía inducir entumecimiento y aliviar ciertos síntomas mediante la presión digital en determinados puntos de la mano y de la boca. Posteriormente una fisioterapeuta fundamentó en el trabajo de aquél lo que actualmente se conoce como Reflexoterapia, hizo un mapa reflexológico de los pies y desarrolló técnicas para inducir un efecto estimulante y curativo en esas áreas.

Las bases teóricas de la reflexoterapia están aún en estudio. Se plantea que el papel principal en este mecanismo corresponde al sistema neurovegetativo. Las partes de la superficie corporal del hombre y de los animales que presentan una conductividad eléctrica más alta que otras áreas neutrales, corresponden a puntos biológicamente activos.

Al estimular estos puntos por medio de agujas de acupuntura, corriente eléctrica, láser, digitopresión u otros equipos de reflexoterapia, se observan reacciones simpaticomiméticas o parasimpaticomiméticas de los órganos efectores como respuesta primaria al estímulo.

Al parecer, el papel fundamental en la percepción del estímulo exterior pertenece al Aparato Nervioso Intrínseco del punto biológicamente activo, donde se han detectado  cambios estructurales y funcionales. La cantidad de fibras y fascículos nerviosos y el alto grado de vascularización de estos puntos son considerablemente mayores que en otras partes de la piel, lo que confirma la hipótesis de que la acción reflexoterapéutica se mediatiza  a través del sistema nervioso.

El efecto de la reflexoterapia sobre la función de los órganos internos se alcanza directamente con la estimulación aferente al nivel medular, por el sistema neurovegetativo, por la interacción mecánico-víscero-vegetativa de la musculatura o reacción somatovisceral.

El tratamiento reflexoterapéutico de trastornos funcionales y somáticos, y la relajación muscular por reacción somatovisceral, reducen las zonas dolorosas y mejoran el estado general del paciente. Esta influencia de la reflexoterapia en la mejoría del “estado general vegetativo” es una de las razones principales de su efecto profiláctico.

Cualquier acto reflector, local o sistémico, o dirigido a preservar la función de un órgano o sistema, tiene carácter de adaptación integral. El flujo de señales aferentes provocado mediante la estimulación de los puntos biológicamente activos actúa eficazmente sobre el estado funcional de las neuronas centrales; mediante la acción estimulante sobre los receptores somáticos de sensibilidad general, se logra la corrección reflectora de las funciones de los órganos y sistemas orgánicos y el control eficaz del dolor y el stress.

El punto bioactivo puede encontrarse normalmente en dos niveles de actividad o estados fásicos estables que se diferencian por su electroexcitabilidad, que permiten el cambio del punto de un régimen a otro y garantizan la labilidad funcional en el sistema de puntos. Ante determinadas enfermedades crónicas, la electroconductibilidad de los puntos bioactivos se puede volver unimodal; en estos casos el objetivo de la acción reflexógena  se encamina a pasar el biosistema del régimen estacionario al oscilatorio normal.