Cómo aceptar las críticas

 

¿Alguna vez te han comentado que eres demasiado impuntual, o que reaccionas con demasiado nerviosismo ante situaciones estresantes? ¿Cómo te sentiste al recibir estas críticas? Muchas personas tienen dificultades para aceptar estos comentarios que reciben porque se sienten atacadas o infravaloradas, pero las críticas (siempre que sean constructivas) pueden ayudarnos a mejorar como personas.

Hoy en Psicología Online queremos explicarte qué críticas deberías aceptar y cuáles ignorar. También te contamos cómo aprovechar las críticas recibidas para convertirte en la persona que deseas ser.

¿Por qué muchas personas tienen dificultades para aceptar críticas?

No son pocas las personas que sienten nerviosismo, decepción o rabia cuando una persona cercana les dice qué no le gusta de ellos. Patricia Benito Castro, psicóloga clínica en Help Psicología y especialista en terapia cognitivo-conductual, nos explica a qué se debe esta dificultad para aceptar las críticas.

“Aceptar y realizar críticas o halagos es una habilidad social que no todas las personas tienen. Si tenemos dificultad para aceptar críticas es porque sentimos algún tipo de inseguridad que nos hace daño al escuchar la crítica”, recuerda Benito.

“Si estamos seguros de nosotros mismos no tienen por qué ofendernos, y si sentimos que la crítica no es justa podremos defendernos asertivamente”, nos comenta. Cuando sentimos que una crítica nos afecta mucho, deberíamos preguntarnos a qué se debe nuestra reacción y qué nos molesta realmente del comentario que hemos recibido pues, tal y como nos indica Benito, nuestra reacción también podría deberse a la persona que nos ha criticado o al momento en el que hemos recibido la crítica.

¿Debo aceptar todas las críticas que reciba?

La clave está en prestar atención a las críticas que nos podrían convertir en mejores personas, e ignorar los comentarios negativos sobre nuestros rasgos, habilidades o actitudes que a nosotros no nos molestan o que no consideramos negativos. La clave está, por lo tanto, en identificar las críticas constructivas y sólo prestar atención a este tipo de comentarios.

“Muchas veces la crítica no viene planteada de una manera asertiva sino que viene desde la rabia o enfado de la otra persona. Por eso lo primero es pedir que la persona genere la crítica desde el respeto y que especifique sin generalizar atributos a la otra persona”, nos recuerda Benito. Para ayudarnos a diferenciar las críticas innecesarias de las constructivas, la psicóloga clínica compara la generalización “siempre llegas tarde” con el comentario constructivo “muchas veces llegas tarde y eso me hace sentir mal”.

Benito nos recuerda la importancia de hacer críticas desde el respeto, y de aceptar solamente las críticas respetuosas.

La psicóloga también señala que no son tan constructivas las críticas que nos hacen personas que no nos conocen realmente, o que no son personas muy importantes para nosotros como nuestros familiares y amigos íntimos. Las críticas que no cumplen estos requisitos “seguramente vienen desde un hecho concreto y tendiente a generalizar mi persona. Si la persona nos importa, sí deberíamos escucharla porque normalmente siempre hay algo de verdad. Tal vez no seamos muchas veces conscientes de nuestros actos y está bien que a veces nos informen”.

Consejos para aceptar las críticas

Hemos explicado a qué se debe la dificultad que muchos de nosotros tenemos a la hora de asimilar los comentarios negativos que recibimos, y hemos comparado las críticas constructivas de las críticas a las que no tenemos que prestar atención porque no nos ayudarán. Ahora es el momento de averiguar cómo mejorar nuestra habilidad para reaccionar positivamente cuando alguien nos dice que deberíamos esforzarnos más en nuestro trabajo, o que deberíamos salir antes de casa para llegar a tiempo a nuestras citas.

  1. Permanecer tranquilos. Benito nos recomienda “mantener un tono de voz neutro ante la crítica”, y nos recuerda que “la falta de emociones ante una crítica que no nos importa también es aceptable”. En vez de mostrarnos alterados y sumamente afectados ante la crítica, deberemos reflexionar sobre el comentario.
  2. Escuchar a la persona que nos hace la crítica. A todos nos gusta oír lo que a nuestros seres queridos les gusta de nosotros, y nos cuesta mucho más oír lo que no les gusta, pero estos comentarios nos pueden ayudar a convertirnos en mejores personas. “Lo mejor es escuchar a la persona, entender su frustración, pedir información y especificar”, nos recomienda Benito. Solamente si escuchamos a la persona que nos critica podremos aprender de su crítica.
  3. Elegir entre dos variables. Las dos variables que tenemos son, según Benito, aceptar la parte de realidad o no aceptarla. En el segundo caso podemos expresar nuestra disconformidad.
  4. Evitar las reacciones poco positivas. La psicóloga nos comenta que reaccionar de manera agresiva ante un comentario negativo sobre nosotros, y reaccionar con demasiada pasividad e indiferencia, son dos ejemplos de reacciones que no nos ayudarán. “Si realmente nos importa la crítica y la persona, y nos callamos por miedo o por vergüenza, estaría tan mal como ponernos a gritar, insultar o contraatacar con otra crítica”, reflexiona.
  5. Averiguar por qué nos cuesta aceptar las críticas. Si demasiado a menudo nos sentimos dolidos o nos mostramos agresivos cuando nos dicen lo que no nos gusta oír, puede ser que no tengamos suficiente seguridad en nosotros mismos. En estos casos es importante valorar todo lo que nos gusta de nosotros mismos y descubrir todo lo que nos gustaría cambiar de nuestra persona.
  6. Cambiar nuestro concepto sobre las críticas. Si nos encanta que nos digan qué les gusta de nosotros, pero en cambio nos enfadamos cuando identifican nuestros defectos, nos ayudará mucho cambiar cómo pensamos sobre las críticas constructivas. Todos tenemos defectos, y todos podemos mejorar de muchas maneras. Las críticas nos pueden dar ese pequeño empujón que necesitamos para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.