La Importancia de lo que Quieres

 

En otras ocasiones he escrito como puedes maximizar las posibilidades de obtener lo que quieres o por lo menos una parte de lo que quieres. Para conseguirlo he aconsejado decir lo que quieres, cómo y cuándo hacerlo y negociar excepto en unos casos excepcionales. Sé que eso a menudo será difícil. ¿Por qué hacer estos esfuerzos?

¿Por qué hacerlo si se trata de cosas de menor importancia? Quiero ser muy claro. Yo considero lo que quieres algo de grandísima importancia. Tengo la convicción que obtener algo de sus deseos o preferencias es muy importante para personas y aún contribuye a su sanidad psíquica. Eso pide una explicación.

En primer lugar lo bueno es que los deseos levantan actividades. Sabemos todos que las actividades son esenciales para sobrevivir. Sin actividades los seres vivientes pierden sus capacidades y finalmente mueren. De eso hay mucha evidencia en la ciencia médica. Así hemos aprendido que sin actividades no hay una vida sana.

Afortunadamente los vivientes suelen ser activos. Necesitan comida, bebida y cobijo y normalmente trabajan para eso. Pero ellos no solamente hacen cosas para sobrevivir. En los países ricos casi nadie necesita hacer nada para sobrevivir y en todo el mundo hay personas muy ricas que no necesitan trabajar pero aún así se mantienen activos. Entonces debe ser otra razón.

El famoso psicológico Freud ya escribió que la gente necesita un ímpetu para hacer cosas y el pensaba que eso era la sexualidad. Sin embargo ya algunos de sus primeros sucesores postulaban otros deseos. Adler por ejemplo mencionó el deseo de competencia y unas décadas más tarde según psicólogos americanos como Sullivan,  serian los deseos sociales las razones de hacer cosas.

Sin embargo ninguno dudaba de la necesidad de algún deseo que puede funcionar como refuerzo. ¿Pero cuál? Es difícil de explicar que los seres vivientes siempre se están esforzando. Psicólogos que hicieron experimentos con monos veían que ellos resolvieron rompecabezas sin obtener ningún premio o retribución. ¿Entonces, qué deseo los motivaba?

No hace falta de explicar cuál es el motivo detrás de nuestros deseos. Lo podemos considerar un secreto de la vida y sobre todo una buena cosa que cada persona siempre quiere algo. No únicamente es para sobrevivir sino también para disfrutar de la vida. Son los deseos que nos dan la posibilidad de experimentar satisfacción que se puede considerar como el resultado del cumplimiento de un deseo.

Si esos resultados son las consecuencias de actividades propias, la retribución será el doble. Aparte de la satisfacción del deseo propio, conseguir algo con tus propios esfuerzos es satisfactorio también. Así alcanzas un éxito que se atribuye a tu autoestima. Nunca podrías experimentar esos acontecimientos tan agradables si no querrías nada. De todos modos son los deseos que te pueden dar una vida rica.

Si tienes una vida problemática con depresiones, los deseos te pueden ayudar. Tener deseos y tratar de realizarlos de una manera activa es un remedio excelente. Las actividades siempre ayudan y conseguir sólo una parte de un deseo ya es suficiente para experimentar satisfacción. Cualquier pequeño éxito mejora tu talento. Entonces, si no tienes ningún deseo porque te sientes depresivo es importante de imaginar algo.

Afortunadamente las cosas que se puede desear son innumerables así que siempre te deja algo para desear. Se puede desear cosas materiales que cuestan dinero y que te obligan a trabajar para obtenerlo. Pero la sabiduría también es un deseo común y si piensas de cualquiera cosa para estudiar ya tienes un deseo. Hasta desear algo para otras personas puede ser tu deseo al menos si no te sientes obligado.

Porque tu deseo sólo es tu deseo si es algo que tú quieres. Los deseos son preferencias individuales y tú eres la única persona que puede establecerlos. Entonces no importa lo qué es. Puede ser algo que no parece deseable para otros porque no tiene ningún beneficio objetivo para ti mismo. Pero los deseos son cosas psicológicas y por eso aún hacer algo que no te gusta pero quieres haberlo hecho, también es un deseo. Así hay muchas posibilidades para elegir.

Aún si crees que ya tienes casi todo, es posible pensar en algo. No necesita ser algo nuevo, también puedes querer más de lo que ya tienes. Eso es normal porque la gente siempre quiere más y más. Quizás eso suena algo negativo como si estuvieras descontento pero se puede estar muy contento y al mismo tiempo desear más. Desear algo sólo significa que eres ambicioso y con eso no hay nada de malo.

Aunque muchos quieren las mismas cosas, tantas son las posibilidades de preferencias que siempre hay diferencias en la totalidad de los deseos de cada persona. Porque esos deseos engendran actividades, ellos determinan las diferencias en lo que hacen las personas. Con ese comportamiento se conoce a la persona. Así que se puede decir que los deseos forman la personalidad.

Al contrario a los intereses efímeros que solamente determinan lo que uno hace en la actualidad, las personalidades se forman sobre todo de los deseos de obtener algo en el futuro. Esos deseos que cuestan muchas actividades y mucho tiempo para cumplir dan alguna regularidad y predictibilidad del comportamiento. Aquellos deseos no solamente funcionan para que los otros te conozcan sino también para que ellos den rumbo a tu vida.

Los planes a larga plazo que necesitan esfuerzos e inversiones para cumplirlos te dan una vida que queda satisfecha. Cada vez cuando puedes constatar que estás un poco más cerca de tu meta, obtienes experiencias positivas. Con eso no solamente obtienes posibilidades de experimentar satisfacción y disfrutar tus éxitos sino también una vida con significado.

Con tus planes vas a vivir con un objetivo. No un objetivo de significado ideológico o religioso dependiente de la fe de la persona sino un objetivo de un significado psicológico. Cualquier persona que quiere algo y trata de obtenerlo tiene un objetivo personal que es de gran valor para su vida individual. Por eso aviso tratar tus deseos como si fueron cosas sagradas. ¿Cómo hacerlo? Lo explicaré en mi siguiente artículo.