¿Por qué nos fijamos o enamoramos de unas personas u otras?

 

¿POR QUÉ NOS FIJAMOS O ENAMORAMOS DE UNAS PERSONAS U OTRAS?

Primero aparece un estímulo que puede ser : olor, mirada, tono del voz, color de ojos, etc;. Eso se refiere a un mosaico inconsciente de características, factores situacionales, físicos, emocionales y espirituales que dicta las cualidades que necesita tener nuestra posible pareja ideal.

Vamos a poner unos ejemplos:

  • Si cuando eras niño tenías una maestra que te parecía hermosa, ella tenía ojos grandes y usaba determinado perfume, ahora, siendo adulto, encontrarás muy atractivas a las mujeres de ojos grandes, pero si miras a una mujer de ojos grandes y que además use el mismo perfume de tu profesora, te volverás loco por ella.
  • Si cuando eras niña te gustaba mucho un vecino que tenía ojos verdes, experimentarás  una gran atracción por los hombres de ojos verdes en la edad adulta.
  • Uno se acostumbra a la tranquilidad o al ritmo acelerado de su casa, a los valores que su mamá le ha inculcado, a cómo se ríe su papá, a cómo camina o huele. Cosas tan sencillas como si una niña admira en su papá la habilidad de arreglar todo lo que se descompone en la casa, nos dejan una marca profunda. Es muy probable que, en este caso, el día de mañana, esa niña se sienta atraída por hombres que tengan esa misma característica.

Componentes mencionados construyen nuestro mapa del amor. Cualidades de temperamento, de amigos o familiares, que de chicos admiramos, ayudarán a formar el patrón de lo que nos atrae y lo que rechazamos. Conforme crecemos, nuestro primer encuentro amoroso completa ese mapa del amor y, así, vamos creando la imagen prototipo que buscamos: Rasgos físicos, complexión, actitudes y demás, así como escenarios, tipos de conversación y actividades que nos estimulan. El mapa del amor es el resultado de nuestras vivencias personales de placer y dolor  alojadas en nuestro cerebro. Cada contacto con personas del sexo opuesto que son importantes para nosotros es un estímulo que provoca una impresión positiva o negativa en nuestro cerebro.

Parece ser que antes de que una persona se fije en otra ya ha construido un mapa mental, llamado “ Lovemap”, que es un molde evolutivo que se forma en nuestras mentes y cerebros. Este modelo proporciona una imagen única del amor, tan único como lo son nuestras impresiones digitales, lo decisivo de los recuerdos infantiles, conscientes e inconscientes.

El sexólogo John Money considera que el mapa del amor existe primero en la mente, en los sueños y fantasías, y luego esas imágenes pueden ser traducidas a la acción con un compañero/a. Los niños desarrollan esos mapas entre los cinco y ochos años de edad a partir del conjunto entre lo heredado biológicamente y lo adquirido a través de las distintas interacciones compartidas con miembros de la familia, amigos, con experiencias y hechos fortuitos a lo largo de la vida, pero sólo se manifiesta en su plenitud después de la pubertad.

Se sabe, también, que ya a partir de 12-18 meses , cuando los niños comienzan  la adquisición del lenguaje y la construcción del esquema corporal, las sensaciones que componen un universo imaginario erótico son ya los principios de futura "Lovemaps". En el mapa del amor figura la imagen del amado, sus características, sus rasgos, etc.; es como un idioma nativo que persistirá a lo largo de la vida, cualquiera sea la pareja que nos acompañe .

Un mapa del amor condiciona nuestra atracción hacia un determinado tipo de personas, y por tanto, el enamoramiento y el amor.

Se trata de un mapa que se dibuja en nuestra mente y que constituye una representación mental compleja de nuestro amante idealizado, incluyendo nuestra actividad eróticoafectiva idealizada. El mapa del amor se proyecta en el imaginario mental y se expresa a través de sueños, fantasías y actos.

Prácticamente desde que nacemos, nuestros mapas del amor comienzan a estructurarse con toda la información, experiencias y estímulos que procesamos a través de los órganos de los sentidos. Todo lo que vivenciamos cuando niños deja una huella en nuestro lovemap. Sin embargo, algunas huellas pueden constituirse como manchas que en un futuro entorpecerán la formación de vínculos afectivos y eróticos armoniosos con otros seres humanos.