Trastorno Disfórico Premenstrual

 

El Trastorno Disfórico Premenstrual está conocido desde Hipócrates. Fuera él quien por la primera vez empezó hablar sobre lo mismo. Este trastorno incluye múltiples síntomas físicos y conductual que aparecen normalmente dos semanas antes de la menstruación. Definición del trastorno premenstrual es clínica y cuanta con tres grandes criterios para el diagnóstico: es un complejo sintomático, patrón en fase lutoneíca, la intensidad suficiente para alterar la vida de una mujer.

Realmente cada mujer en algún momento de su vida ha presentado el Trastorno premenstrual, algunas con más molestias otras con menos. De todos modos, hay datos que demuestran que aquellas mujeres que sufren dolores y molestias de forma frecuente entes de la menstruación presentan, también, dificultades a la hora de adaptarse socialmente…y a su vez eso correlaciona con el apoyo recibido.

Cabe recordar que el Trastorno Disfórico Premenstrual puede empezar en cualquier edad reproductiva de la mujer, aunque es más frecuente después de comienzo de la menarquía.  Es importante saber que la edad más frecuente de padecer este trastorno oscila entre 25-30 años. Los médicos afirman que en esta década las mujeres con más frecuencia piden ayuda y, que con la edad las molestias pueden ser más intensas. Las molestias desaparecen junto con la llegada de menopausia aunque se observa en muchas mujeres la persistencia de algún síntoma.

Como he mencionado al principio, el trastorno premenstrual incluye múltiples síntomas físicos y conductuales. Algunos de ellos desarrollaré ahora:

Síntomas Afectivos: tristeza, ansiedad, cólera, irritabilidad, labilidad emocional, etc.

Dolores: cefaleas, mastalgia, muscoloesqueléticos

Síntomas Autónomos: sofocos, nauseas, palpitaciones del corazón.

Balance líquido: ganancia de peso, pesadez.

Síntomas Cognitivos: disminución de la concentración, indecisión, paranoia, hipersensibilidad.

Síntomas Neurovegetativos: insomnio, hipersomnia, anorexia, ansias de comer, fatiga, etc.

Síntomas Dermatológicos: acné, pelo más graso ó más seco.