Tratamiento Eficaz de la depresión

 

Prácticamente el 95% de nosotros pasamos alguna vez por un estado de depresión en algún momento de nuestra vida y es de las patologías más comunes en consulta de psicología. Existe depresión cuando sufrimos una frecuente alteración del estado del ánimo produciéndose en nosotros un estado de decaimiento psicológico, normalmente relacionado con desinterés, tristeza, desmoralización, disminución de la autoestima...etcétera.

Los síntomas más frecuentes ...

  • Sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad o vacio
  • Sentimientos de desesperanza y/o pesimismo
  • Sentimientos de culpa, inutilidad y/o impotencia
  • Irritabilidad e inquietud
  • Pérdida de interés en las actividades de ocio que anteriormente resultaban placenteras
  • Fatiga y falta de energía
  • Dificultad de concentración, para recordar detalles y para tomar decisiones
  • Insomnio o dormir en exceso
  • Comer excesivamente , perdida del apetito …
  • Pensamientos suicidas o intentos de suicidio
  • Dolores y malestares físicos persistentes (dolores de cabeza, problemas digestivos, dolores musculares)

Tratamiento Eficaz de la depresión

¿Cual es el + adecuado?

No todos somos iguales ni nos vienen bien las misma terapias. Bajo mi experiencia  en el tratamiento de la depresión debemos trabajar con diferentes técnicas y procedimientos que adaptamos a la persona y a su situación particular, teniendo muy en cuenta sus comportamientos, sus relaciones personales y su historia vital. La terapia va encaminada a que el paciente aprenda a resolver problemas y conflictos actuales y/o pasados, a través de la comprensión de uno mismo y de sus reacciones emocionales, así como a el aumento de la confianza en sí mismo y el aprendizaje de estrategias de afrontamiento adecuadas que le permitan resolver las situaciones difíciles. El objetivo es que la persona se haga autónoma, potencie su autoestima y sepa afrontar de manera independiente situaciones que antes le incomodaban.

Aunque creo firmemente que hay que adaptar la terapia al paciente usando la más apropiada para el podemos nombrar las terapias psicológicas más empleadas por su carácter específico para la depresión: la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la psicoterapia interpersonal (TIP).

La terapia cognitivo-conductual se ha mostrado tan efectiva como la psicoterapia interpersonal (más lenta en lograr los objetivos que la TCC y la farmacoterapia) y la terapia farmacológica, lo que la ha convertido en la terapia psicoterapéutica de elección en el abordaje de la depresión moderada, grave o resistente.

La duración de la terapia variará en función del tipo de depresión diagnosticada, la situación personal del paciente y la evolución de este. En pacientes con depresión grave o crónica, si la terapia psicoterápica se asocia a tratamiento farmacológico la efectividad siempre será superior a cualquiera de estas terapias por separado.

La terapia cognitivo-conductual, asociada al tratamiento de mantenimiento, contribuye a incrementar la efectividad del mismo para evitar la aparición de recidivas. Esto es especialmente beneficioso para aquellos pacientes con antecedentes de recaídas, o que presentan síntomas residuales, ya que son los que tienen un mayor riesgo de sufrir de nuevo episodios depresivos.

Algunas recomendaciones ...

  • Autoayuda guiada por el psicólogo:

A través del asesoramiento del psicólogo en cuestión el entrenamiento del paciente en autoayuda favorece que estos adquieran capacidades de autocontrol y manejo de la sintomatología. Entrenamiento Mental ,Libros Específicos, Audios de relajación, Audios de PNL, Tests de Auto-análisis...etcétera son algunos ejemplos de la aplicación de la autoayuda al tratamiento de la depresión.

  • Ejercicio físico:

Está cada día más demostrada científicamente la capacidad del ejercicio físico para mejorar el bienestar personal, tanto físico como psíquico. En los pacientes con depresión leve-moderada, un programa de ejercicio de intensidad moderada, de 40-45 minutos, 2-3 veces a la semana, durante un periodo de 10 a 12 semanas, podría repercutir en una clara mejoría de la sintomatología depresiva.

  • Hierba de San Juan (Hypericum perforatum):

Sin llegar a ser un fármaco el Hypericum o Hierba de San Juan tiene propiedades antidepresivas constatadas en numerosos estudios. Mi experiencia en consulta es muy buena sobre todo en depresiones leves-moderadas pero debe usarse con precaución por que podría presentar interacciones con otros medicamentos y debe tomarse siempre bajo prescripción y supervisión de un profesional sanitario.