Cómo decir "no"

 

¿Alguna vez has sentido que no te haces respetar tanto como deberías? Muchas personas tienen miedo a responder con el monosílabo “no” cuando se les pide ayuda, pero la dificultad para responder negativamente impide que podamos tener el tipo de vida que queremos porque acabamos teniendo más obligaciones de las que podemos atender.

Recuerda que tu prioridad número uno debería ser prestar atención a lo que tú necesitas y, si ayudar a los demás es un inconveniente en estos momentos, tienes todo el derecho del mundo a admitir esta realidad.

El problema de no ser muy claros cuando queremos rechazar una petición

Si alguien desea hablar con nosotros por teléfono pero realmente no tenemos tiempo libre y sabemos que el tema del que quiere conversar no es urgente, salvo que seamos firmes cuando digamos que no tenemos tiempo, la otra persona pensará que se trata de un caso puntual y deseará que le llamemos al día o a la semana siguiente.

Una forma muy práctica para evitar que la otra persona insista es decir que nosotros tomaremos la iniciativa para contactar con él cuando podamos hacer aquello que nos está pidiendo. Podemos responder con un simple “lo siento, estoy bastante ocupado últimamente, pero cuando tenga tiempo para acompañarte te avisaré con antelación”. De esta manera dejamos claro que seremos nosotros quienes tomemos la iniciativa cuando tengamos tiempo libre, y evitaremos que la persona nos pregunte si estamos disponibles mañana o dentro de dos semanas.

También debemos ser muy claros cuando rechazamos una petición difícil de satisfacer y nos responden con una petición menos difícil. Si decimos que, desgraciadamente, no podemos prestar 100 euros en estos momentos, no podemos caer en la tentación de responder afirmativamente cuando nos pregunten si por lo menos podemos prestar 20 euros.

Me lo pensaré

No tienes ninguna obligación para dar una respuesta inmediata. Si alguien te pide regar sus plantas o recoger a sus hijos del colegio, e inmediatamente respondes que puedes echarle una mano, luego será mucho más difícil echarte para atrás si te das cuenta de que realmente no tienes suficiente tiempo para ayudar a esta persona.

Cuando te pidan un favor, puedes decirle que le darás una respuesta en cuanto estés seguro de que realmente puedas ayudarle.

Presta atención a cómo te sientes cuando te piden un favor

Si es un favor sencillo que no te toma mucho tiempo en absoluto y que te encantaría hacer (por ejemplo, quedarte con el perro de tu vecino durante el fin de semana... ¿qué mejor compañía que esa?), sabrás de manera inmediata que deseas ayudar a la persona. Tendrás la sensación de que este favor que te está pidiendo no te supondrá ninguna dificultad y que, muy por el contrario, te encantaría ayudar.

En cambio, si te han pedido ayuda con un trabajo universitario y sabes que te tomará demasiado tiempo y que prefieres dedicar el poco tiempo que tienes a tus obligaciones, sabrás de inmediato que realmente no quieres ayudar. Te sentirás estresado y te preguntarás a ti mismo dónde encontrarás un hueco en tu agenda para ayudar a esta persona.

Si realmente no puedes (o no deseas) ayudar, sé firme al responder que en estos momentos no te es posible. Seguramente otra persona pueda ayudarle y tal vez a esa persona no le suponga un inconveniente. Te habrás ahorrado estrés adicional en tu vida.     

Cómo decir “no” sin sentirte mal

Muchas personas no saben responder negativamente cuando se les pide ayuda porque no quieren estropear una amistad o caer mal. Puedes rechazar una petición agradeciendo el hecho de que hayan contado contigo para este proyecto y ofreciendo una manera alternativa en la que puedas ayudar.

¿Por qué deberíamos aprender a decir “no”?

No tengas miedo a ser egoísta, y comienza a pensar en ti mismo.

Valora el tiempo que dedicas a hacer ejercicio y a cocinar. Valora el tiempo que debes dedicar a tu trabajo. Valora tu dinero, pues es tuyo. Valora el tiempo libre que te corresponde y que te mereces. Si aprendes a responder negativamente ante una petición, te ahorras estrés y ganas tiempo en tu vida.