Cómo dejar de compararte con los demás

 

Compararnos con los demás puede ser positivo en algunos casos. Si nuestro compañero de la oficina muestra una pasión y dedicación especiales al trabajar, podemos considerarle un ejemplo a seguir y una inspiración para cambiar nuestra forma de ver nuestro trabajo. Descubrimos que al ver la parte positiva de nuestro empleo seremos más felices.

Compararnos con los demás puede ayudarnos a descubrir qué tipo de cambios deseamos incorporar a nuestro estilo de vida. Si vemos que nuestro amigo madruga cada mañana para ir al gimnasio antes de trabajar, duerme ocho horas diarias y siempre actúa con total tranquilidad incluso cuando la situación que se le presenta es complicada, podemos descubrir que modificando nuestra actitud ante la vida y nuestros hábitos diarios podremos ser más felices.

Sin embargo, cuando nos comparamos con los demás solemos sentirnos peor, no mejor. Te contamos por qué.

Razones para dejar de compararte con los demás

  1. Al comparar, olvidamos que las vidas de los demás no son tan felices como creemos. Si utilizas Facebook posiblemente pienses que todos salen con sus amigos cada fin de semana, visitan los mejores restaurantes, hacen las actividades más divertidas, viajan todo el tiempo y siempre, siempre sonríen. Posiblemente tengas esta idea porque las fotografías que ves de tus amigos y conocidos te hacen pensar que es cierto. Sin embargo, lo que tus amigos y conocidos no publican en su red social es la cantidad de veces que se quedan en casa en vez de salir con sus amigos, ir a un restaurante o hacer actividades divertidas. Tampoco dicen en Facebook que ese viaje que han emprendido hace poco era estrictamente laboral, por lo que ni siquiera tuvieron la oportunidad de visitar la ciudad porque tuvieron que volver a casa inmediatamente después de la reunión. Y si parece que siempre sonríen, es porque así queremos que nos vean los demás cuando estamos delante de una cámara. En Facebook las personas explican su felicidad al comenzar un trabajo nuevo pero no mencionan lo tristes que estuvieron hace un mes al ser despedidos en su anterior puesto de trabajo. Las personas elegimos qué publicar.

¿Cómo puedes dejar de compararte con los demás en Facebook?

No cierres sesión pensando que las vidas de los demás son perfectas. Limita el tiempo que dedicas a la red social más utilizada del mundo y, si es necesario, cierra tu cuenta de manera permanente y dedica tu tiempo a ver en persona a tus amigos y conocidos. Así descubrirás que la foto que subieron hace una semana de su casa impecable se tomó después de una semana entera de estrés y nerviosismo durante la mudanza.

  1. Cuando comparamos, comparamos lo que nosotros hemos logrado con lo que han logrado los demás.

¿Cómo puedes dejar de comparar tus avances actuales con los de los demás?

Si quieres ser una persona exitosa (y estamos seguros de que sí), intenta comparar lo que has logrado hasta ahora con lo que deseas lograr en un futuro cercano. Esta comparación será mucho más útil para ti. Piensa en la felicidad que te producirá comparar las notas que has sacado este cuatrimestre con las de tus compañeros de clase. Ahora, piensa en la felicidad que te producirá comparar tus notas actuales con las que deseas conseguir el próximo cuatrimestre, cuando tengas más tiempo que dedicar a tus estudios y podrás subir tu nota media.

  1. Es mejor convertirte en la persona que deseas ser sin tener que compararte con los demás.

¿Cómo puedo dejar de compararme con los demás?

Averigua qué quieres cambiar tú sobre ti mismo. Tú, no tu padre o tus compañeros de trabajo. Dedica más tiempo a lo que te hace feliz (probablemente tengas algunas actividades en mente que te hagan sentir mejor, como escuchar música, pintar, ir andando al trabajo para hacer un poco de ejercicio, aprender recetas nuevas para disfrutar de esa comida sana y sabrosa, o decorar tu casa) y deja de hacer lo que no te hace sentir feliz. Si quieres sentirte mejor contigo mismo, averigua cómo quieres vivir tu vida y qué cambios deberías hacer para ser más feliz. Cuando los cambios que hagas en tu vida te hagan sentir más feliz, compararte con los demás ya no tendrá sentido porque ya te sentirás satisfecho contigo mismo.

  1. Cuando comparamos, olvidamos que la competición no nos lleva a ninguna parte. Si siempre vas a competir con los demás, dedicando tu tiempo a tratar de ser mejor que ellos, ¿cuándo tendrás tiempo para averiguar quién quieres ser realmente?

¿Cómo puedo dejar de competir con los demás?

Acepta que competir no tiene sentido, pues no necesitas ser mejor que los demás. Tan sólo necesitas ser la persona que tú deseas ser.