Qué hacer si no sabes qué hacer con tu vida

 

Cumples los 18 años, estudias la carrera de tus sueños, encuentras el trabajo con el que siempre has soñado, te casas, tienes hijos, te jubilas después de haber trabajado toda tu vida de lo que te gusta y vives el resto de tu vida feliz y satisfecho. ¿Así debería ser nuestra vida? No, en absoluto. La vida da mil vueltas y es muy difícil saber, con tan sólo 18 años, qué queremos que nos depare el futuro.

Incluso con 30 años es difícil saber qué queremos de nuestra vida. Cada vez vivimos más años y en nuestra vida cada vez retrasamos más las decisiones importantes. Pero, gracias a que cada vez vivimos más años, tenemos más oportunidades para fracasar, para descubrir que lo que habíamos pensado que era bueno para nosotros realmente no lo es, y para empezar una vez más.

Entonces, ¿qué hacemos si todavía no estamos seguros sobre lo que queremos?

Consejos para decidir tu futuro

  1. Acepta si te equivocaste

Acepta si la carrera que elegiste, la que tus padres te ayudaron a elegir y te apoyaron mientras empezaste estos estudios, tal vez no es la más indicada para ti. Nunca es demasiado tarde para descubrir cuál es nuestra verdadera vocación, pues nunca es demasiado tarde para buscar el tipo de vida que queremos vivir.

  1. Deja que las oportunidades surjan, sin perseguirlas

No dediques demasiado tiempo a averiguar qué deseas hacer con tu vida y qué cambios deberías establecer en tu vida para ser feliz. Aprovecha los instantes que se te presentan y verás que el camino hacia tu propia felicidad será evidente cuando menos te lo esperes.

  1. Haz tu mejor trabajo, siempre

Da igual el trabajo que tengas, el sueldo que recibas y las tareas laborales que necesites completar en tu día a día. Pon siempre el máximo esfuerzo posible, aunque sepas que ese trabajo no sea el adecuado para ti, y cuando estés preparado persigue tu sueño.

  1. Acepta que la vida no tiene por qué ser perfecta

No necesitas un sueldo increíble para ser feliz, ni vacaciones increíbles que recordarás para siempre, ni una familia que nunca tenga discusiones. Acepta que todo pasa por algo y que la perfección no existe. Averigua cómo disfrutar al máximo de todos los pequeños momentos y, si alguna parte de tu vida realmente no te satisface, averigua cómo reemplazarla por otra.

  1. Haz lo que te gusta

Si desde pequeño leías todos los días y últimamente no has dedicado mucho tiempo a la lectura, rellena los huecos de tu agenda (dedicados a llegar a tu trabajo y luego a casa, por ejemplo) leyendo. Si te encanta la cocina, prueba nuevas recetas cuando estés preparando la comida. Dedica tu tiempo a las actividades que dan valor a tu vida, que dan un valor añadido, y descubrirás cómo ser feliz.

  1. Prueba diferentes caminos

No tienes por qué saber qué quieres hacer con tu vida. Si todavía no lo sabes, es el momento de descubrirlo pero con tranquilidad, sin presionarte. Prueba diferentes cursos relacionados con las materias y profesiones que más te interesan y descubre si ese sería el camino ideal para ti. Hacer cursos es una manera sencilla y económica de descubrir en qué nos gustaría especializarnos, y nos ahorrará tiempo porque será una dedicación a corto plazo que nos ayudará a largo plazo al evitarnos cuatro años de estudios que, al final, no nos llevarán hacia el camino más recomendado para nosotros.

  1. No te compares

Da igual en qué momento de sus vidas se encuentren los compañeros que tuviste en clase. No cometas el error de compararte con los demás porque la vida de los demás no es tan perfecta como parece. Cada uno tenemos virtudes y defectos, y aspectos de nuestra vida en los que mejorar. La única comparación que deberías hacer para ser feliz es la de tu 'yo' actual con tu 'yo' del pasado.

  1. Disfruta de tu tiempo libre

Por mucho que busquemos un trabajo que nos encante, no deja de ser una obligación y, aunque sea importante encontrar una profesión que nos guste y que despierte nuestra ilusión, las actividades que realicemos durante nuestro tiempo libre son las que elegimos voluntariamente y las que tienen la obligación de hacernos felices, pues para eso existen. Dedica tu tiempo libre a las actividades que te encanten.

  1. Pasa más tiempo con las personas que sacan lo mejor de ti

Te sentirás mucho mejor con tu vida si las actividades que realices durante tu tiempo libre incluyan a las personas que te gustaría ver más a menudo. El tiempo que dedicamos a no hacer nada, a desconectar y a disfrutar de la vida no es tiempo malgastado, y es importante disfrutar de la compañía de personas que nos hacen felices.