Elegir tu pareja de vida

 

En la vida una de las cosas más importante a elegir es la de pareja de vida. Aunque hay grandes diferencias en la manera que las personas comparten sus vidas en sus relaciones de pareja, ellas siempre serán una inmersión profunda en las vidas, sobre todo si la relación es un matrimonio con hijos.

Pero muchos creen que una pareja no es una cosa a elegir sino que es algo que les pasa. Una cosa que les ocurre fuera de su voluntad. Sin propósito alguno se encuentra a una persona especial que tiene las cualidades de convertirse en la pareja de su vida. Ese proceso a menudo es considerado como una forma de destino y también algo que se valida muy positivo.

Sin embargo en mi trabajo he visto a muchas personas con esa convicción que padecían mucho en su relación de pareja después de los acontecimientos previstos. Se han encontrado a una persona de la que se han enamorado y que se ha convertido en la pareja de vida. Al contrario de la esperanza el resultado no era una relación buena sino un manantial de problemas severos.

Estos problemas no hubieran sido concebibles si estar enamorado significaría que se habría encontrado la pareja justa. Algo que muchos creían porque ellos habían seguido un sentamiento tan fuerte que esto parecía una buena señal, una guía de la que normalmente se carece en la vida. Todo indicaba en la misma dirección, que ellos debían compartir su vida con la persona que fue capaz de engendrar estas experiencias.

Aunque el enamoramiento nos puede gobernar hasta casi destrozar nuestra vida, aunque tiene el efecto de hacer perder tu juicio, tener noches en vela, días de inapetencia, normalmente eso no nos disgusta de ninguna manera. Al contrario, las sensaciones pueden ser tan agradables que muchos las ansían. ¡Es increíble! ¿Si eso no quiere decir que has encontrado tu pareja justa, qué es?

No obstante creo que estar enamorado no es una garantía que hayas encontrado la pareja con quien vas a ser feliz. El enamorado ayuda a formar una relación sin pensar y sin dudar. Eso puede ser una ventaja porque es muy difícil formar una relación sopesando y cavilando de argumentos en pros y en contras. De tal manera para muchos sería demasiado difícil establecer una relación del todo.

Muchas relaciones no se habrían formado si el sentimiento de enamoramiento no hubiere existo y menos niños habrían nacido. Así el enamorado al igual que los deseos sexuales asisten a la reproducción. Gracias a esas reacciones innatas o instintivas se forman relaciones apropiadas para procrearse y así la especie se perpetúa.

Pero lo que es bueno para la especie no debe ser para el interés del individuo. Las enfermedades, el hambre y la pobreza también tendrán una función positiva para la humanidad pero para muchos individuos el resultado de esas cosas es una suerte muy cruel. Por eso aconsejo no confiar siempre en que tus reacciones espontáneas como el enamoramiento serán buenas para ti.

Creo que para obtener una relación buena y sostenible es mejor usar tu cordura en vez de seguir tus sentimientos. Que es mejor elegir de manera racional a la persona con quien vas a compartir tu vida. Para eso debes saber cuál es tu objetivo o sea, que necesitas tener un diseño de la vida de pareja que quieres tú. Y no es suficiente conocer las sensaciones que querrías como sentir afinidad, atracción, encanto o harmonía en la relación.

Debes saber qué tipo de relación deseas de manera más concreta. Saber las características de la relación que alguien de fuera podría observar. Aquellas son las cosas que hacéis y la frecuencia de estas. Son los quehaceres de la vida cotidiana, trabajo o aficiones. Debes saber cuáles de éstas actividades quieres compartir, qué cosas quieres hacer juntos en tu relación y qué quieres hacer aparte, sí o no en la presencia del otro.

También perceptible es que os estáis acariciando y acostándose, charlando y hablando. Así debes saber tus deseos sexuales, pensamientos y sentimientos para intercambiar, de qué intereses quieres hablar, cosas de las cuales te gusta comunicar al otro, saber la forma de apoyar y confortar el uno al otro, de qué reír y cómo divertirse juntos. Resumiendo, debes saber tu preferido estilo de vivir.

Si sabes todas estas cosas, puedes escoger a una persona que cabe en esta imagen. En cada encuentro puedes comprobar si es posible a hacer bien con el otro lo que querrías hacer juntos y si el tiempo que habéis pasado juntos así es bastante agradable. De esa manera puedes investigar si has encontrado a alguien con quién puedes compartir tus intereses y actividades favoritas.

Si eso va bien, puedes comprobar si con esta persona es posible realizar un futuro. Cada vez cuando estéis juntos vas a planear y estructurar tu vida de la forma que es l que quieres que sea la realidad después de años. Eso no solamente es salir juntos sino también llevar la vida cotidiana. Así puedes saber que has encontrado a una pareja que también en casa sigue siendo satisfactoria para ti.

Claro que no obtienes nunca todo lo que querrías. Cualquier persona tiene sus particularidades y rarezas, tú también. Pero tus deficiencias son algo en que debe pensar el otro en su búsqueda de pareja. Tu trabajo es evaluar que convivir con la persona que has encontrado es bastante satisfactoria para ti. Si tienes que tragar y sacrificar demasiado, no lo vas a aguantar y es mejor buscar otra. Hazlo aunque es algo que suena más fácil de lo que es.

Además el citar y evaluar el tiempo pasado juntos no es tan fácil como estar enamorado y esperar lo que ocurra. Es un trabajo y aunque los encuentros no deben ser desagradables, serán diferentes de los cuáles en que estás hechizado y excitado. Quizá por eso vas a dudar que lo que haces sea justo. Sin embargo creo que es una buena manera de elegir a una persona con quien puedas convivir bien.

Pero, ¿qué es del amor? He escrito de elegir a una pareja como si se tratara de una relación comercial. ¿Dónde está el amor que deseamos todos nosotros?  Yo creo que si has encontrado alguien con quien puedes comunicarte bien, con quien puedes compartir intereses, hacer y seguir haciendo cosas juntos que te gustan, tener una relación buena sexual, entonces no puedo imaginar otra cosa que no sea que vas a amar a esta persona.