6) AMPLIFICACIÓN DE LO NEGATIVO Y MINIMIZACIÓN DE LO POSITIVO (ABSTRACCION SELECTIVA)

Es un caso de focalización atencional: exageramos lo negativo de uno mismo o lo de los demás, percibimos los peores aspectos, lo más negativo, obviando cualquier ocurrencia positiva. Se selecciona una porción negativa de la realidad y se magnifica, se exagera. También puede generalizarse: “Me fue mal en el examen, soy un desastre en la facultad, toda mi vida es un desastre” “Cada vez que hablo me miran porque lo hago muy mal” “Ya estoy empezando a sudar, seguro que me da el ataque de ansiedad” “No me miro porque sólo veo narices y orejas” “Soy horrible porque tengo el pelo rizado” “Prefiero no hablar porque cuando hablo me pongo muy nervioso y no hago más que sudar y temblar” “Hoy cuando he salido a la calle me ha pasado de todo y nada bueno, me han dado un golpe en el coche, he tropezado y a poco me caigo, se han mofado de mi comentario, llego a casa y me encuentro que mi padre me echa la bronca” “Llevo todo el día trabajando y total no he hecho nada”… Focalizamos nuestra atención en un aspecto y no tenemos en cuenta otras características del mismo, toda nuestra evaluación la hacemos en base a un único dato o aspecto y a partir de ahí nos montamos toda una película. Se tiende a pasar por alto lo positivo sin que se escape absolutamente nada de lo negativo. Es como si sólo lo negativo existiera para nosotros. Los defectos por mínimos que sean los exageramos y grandificamos pero no valoramos lo positivo que haya podido ocurrirnos, ni lo poco ni lo mucho, es como si nada positivo existiera en nuestra vida.