20) CULPABILIDAD (ATRIBUYENDO CULPAS A SÍ MISMO O A OTROS)

La atribución de las causas puede ser inadecuada (centrarse sólo en sí mismo, o sólo en el otro, y no ver todas las causas ni todas las alternativas). Posteriormente se atribuyen rasgos negativos estables: “Lo hice por estúpido, lo hizo con mala intención” (conclusión apresurada, lectura de mente, etiquetamiento indebido). La culpa se asocia además con la idea de merecer un castigo, pero el castigo suele ser disfuncional respecto a otros objetivos. Otro problema es el reproche (a sí mismo o a otros) por errores pasados “Debería haber hecho otra cosa” “Tendría que haberle dicho…”: no se acepta que en ese momento se eligió lo que se creía mejor y que sólo en un momento posterior se elegiría otra distinta y a partir de otras experiencias que anteriormente no se poseían. A menudo la culpabilidad implica que otro se convierta en el responsable de determinadas elecciones y decisiones que realmente son de nuestra propia responsabilidad “Fulanito tiene la culpa de lo que me pasa” “Son ellos los culpables de que yo me encuentre tan mal”... Otras personas focalizan la culpabilidad en ellas mismas exclusivamente. ”Tengo la culpa de que mi hijo se drogue” “Tengo la culpa de que mi marido me pegue” “Mi mujer hace lo que puede, el que falla soy yo” “Si no hubiera hecho esto o aquello no habría ocurrido” “Si me hubiera parado a descansar no habría provocado el accidente que dejó lesionada a mi esposa”…