4) PENSAMIENTO CATASTRÓFICO

Los acontecimientos tienen consecuencias espantosas, el pensamiento se centra siempre en lo peor de lo peor, todo es peligroso, se anticipa y se espera la catástrofe. Se relaciona con pensamiento todo o nada, anticipación negativa, y magnificar lo negativo “No monto en un ascensor porque se puede venir abajo” “No salgo de casa porque me puede ocurrir una desgracia” “No cojo el coche porque puedo tener un accidente” “No ha llegado, algo grave le ha sucedido”... Cuando una persona catastrofiza, una pequeña vía de agua en un techo significa que seguramente el techo se vendrá encima. Estos pensamientos se expresan directa o veladamente cuando al pensar convertimos situaciones negativas o muy negativas en desastres absolutos, en vez de interpretarlos como eventos desafortunados o muy desafortunados a los que hay que poner solución, buscando otras alternativas. Algunas expresiones que denotan esta exageración actitudinal son:

  • iEs terrible!
  • iOh, Dios mío!
  • ¡No puedo soportarlo!
  • iQué barbaridad!
  • iQué tragedia!
  • ¡No puedo continuar!
  • ¡Esto es tremendo! ¡Es horroroso!...

Catastrofizamos cuando el evento negativo es sacado de proporción y reaccionamos desmedidamente aumentando nuestro estrés. A menudo empiezan con las palabras "Y si...” Hay tendencia a exagerar lo insoportable de una situación, viendo catástrofes donde no las hay. La persona considera que no puede experimentar ninguna felicidad, que todo se le va a venir encima, que no va a poder con la situación y aunque luego la realidad le demuestre lo contrario no lo tiene en cuenta... Estos pensamientos se utilizan para exagerar el carácter negativo de las situaciones. Ejemplos: “Y si cometo un error y por mi culpa todo se pierde” “Y si me da un ataque de ansiedad y tengo un accidente” “Cualquier cosa que haga será un desastre” “No puedo soportarlo es terrible para mí” “Y si me presento como candidato y resulta ser un desastre tan tremendo que no lo pueda soportar” “Y si hago esto o aquello y me sale mal” “Y si no puedo enfrentarme a la situación económica o laboral” “Y si en mi trabajo cometo algún error y por mi culpa se produce un desastre” “Y si me da un ataque de nervios” “Y si me vuelve a dejar una chica, no podré soportarlo”… Es TERRIBLE que algo no salga como nosotros queremos o nos gustaría pero siempre podemos buscar una solución alternativa que la mayor parte de las veces ni siquiera tenemos en cuenta.