Frases Que Promueven Actitudes Positivas

  • Muy bien, estaba seguro de que podías hacerlo.
  • No me queda ninguna duda de que te estás esforzando, se nota por lo bien que lo has hecho.
  • Estoy muy orgulloso de ti.
  • ¿Sabes? Te quiero mucho.
  • Te felicito por lo que has hecho, yo no lo hubiera hecho mejor.
  • Estoy notando que cada día lo haces mejor, qué diferencia de cómo lo hacías antes.
  • Mira cómo se nota que estás mejorando (compararlo con algo realizado anteriormente y que esté algo peor).
  • Puedes llegar donde quieras porque cada día te esfuerzas un poco más.
  • Tu esfuerzo es digno de ejemplo.
  • Como sigas así no sé hasta dónde vas a llegar, cada día lo haces mejor (por ejemplo después de comprobar lo estudiado, lo recogido, cualquier cosa positiva realizada).
  • Las próximas notas serán mejores, dado lo que te estás esforzando.
  • Sé que lo puedes conseguir, ¿te acuerdas de cómo lo hacías antes?...

Lo importante es saber qué queremos modificar y una vez lo hayamos definido e identificado ir a pillarles en cualquier detalle positivo, por mínimo que sea, y que esté relacionado con el comportamiento o aptitud que intentamos modificar.

  • El individualismo es el cáncer del Siglo XXI. Nosotros y nuestros hijos estamos atados a máquinas gratificantes: el DVD, la TV, la videoconsola, Internet... El trabajo en solitario va minando la amistad verdadera. ¡Los amigos comprometen mucho y al individualista no le gustan los compromisos!
  • Sin embargo, necesitamos más que nunca grandes y buenos amigos pero humanos, personas con las que compartir muchas horas conversaciones sinceras y cercanas, amistades de verdad, que nos apoyen y nos conozcan auténticamente, que nos acepten tal y como somos con nuestros fallos y con nuestras virtudes, que potencien lo mejor que hay en todos nosotros... Seleccionar amigos así para nosotros y para los nuestros será la mejor inversión que podamos hacer, tanto para el presente como para el futuro.

Por último tener en cuenta que:

Hay una cosa muy importante que podemos transmitir a nuestros hijos y es que si luchan y se esfuerzan pueden perder pero si no luchan ya están perdidos y lo mismo ocurre con nuestra vida familiar, si luchamos por ella, nunca estaremos perdidos.

Una familia que trata de seguir estos principios contribuye a mejorar tanto la autoestima en sus hijos como la autoestima en ellos mismos.

El aumento de la autoestima supone realizar de modo sistemático lo que aquí se propone. No de modo puntual ni unas veces sí y otras no, sino sistemáticamente e imponiéndonoslo como un objetivo a conseguir.