LA ASERTIVIDAD

 

3. ¿Soy asertivo? La auto-observación

A pesar que no exista un modelo estándar de auto-registro, lo importante es tener en cuenta que éste es un método para observar y registrar tanto la conducta manifiesta (pública) como la encubierta (pensamientos y sentimientos).

A continuación se presenta algunos determinantes que siempre se deben de registrar:

  • La frecuencia de aparición de la conducta problema: ¿Cuántas veces ocurre al día, a la semana, al mes? ¿Ocurre en todas las ocasiones o sólo a veces?
    ¿De qué depende? Normalmente, esto se recuenta apuntando simplemente el día y la hora en que sucedió la conducta a observar y la situación y las circunstancias que la precipitaron.

  • La intensidad o gravedad que para cada uno tenga la conducta: Se puede establecer un sistema de números (1-5), que vayan de menor a mayor gravedad, o poner, simplemente, "grave" - "intermedio" - "leve". Pero antes debo de determinar qué es grave para mí y no lo que debería ser grave.
  • La conducta concreta que se haya realizado: Entendiendo “conducta” como aquello que se ha hecho, lo que se ha pensado al respecto y lo que se ha sentido física o anímicamente.
  • Otros datos a poner podrían ser la repercusión (también interna o externa) que la conducta tuvo en uno mismo o los demás, la idea irracional subyacente, las posibles cosas a modificar, etc.

Llevando así una hoja de datos diaria, se tendrá evidencia objetiva sobre los cambios que se van experimentando. Si no se realizan las anotaciones regularmente, se tendrá que confiar en la memoria y ésta es un método de auto-observación muy inexacto, tal y como han demostrado múltiples investigaciones.