LA ASERTIVIDAD

 

4. Técnicas para desarrollar la capacidad de la asertividad

Olga Castanyer Mayer-Spiess en su libro “La asertividad, expresión de una sana autoestima” nos menciona 3 técnicas:

a) Técnicas de Reducción de ansiedad:

Para reducir la ansiedad de forma física, existen dos técnicas que son complementarias entre sí: la relajación y la respiración.

Dentro de la relajación encontramos dos tipos: la Relajación Progresiva (muscular) de Jacobson y el Entrenamiento Autógeno de Schultz.

b) Técnicas de asertividad para discusiones:

  • Técnica del disco rayado: se trata de repetir el mismo argumento una y otra vez, de forma paciente y tranquila sin entrar en discusiones.
  • Banco de niebla: se le da la razón a la otra persona, pero evitando entrar en mayores discusiones. Se le dice en un tono de voz calmado y convincente transmitiéndole a la otra persona que lleva parte de razón en lo que dice.
  • Aplazamiento asertivo: se pospone la discusión para otro momento donde se controle más la situación.
  • Relativizar la importancia de lo que se discute: se trata de hacer ver que a veces es más importante no entrar en discusión y comprender que ésta no lleva a ningún lado. Por ejemplo, interrumpir una discusión con algún comentario del tipo "Quizás esta discusión no tiene tanta importancia como le estamos dando".
  • Técnica de ignorar: no se le sigue la discusión al otro pero a través del lenguaje verbal y no verbal se le trasmite que no es una desconsideración el ignorar el tema de discusión.
  • Técnica de diferenciar un comportamiento de un modo de ser: se le hace ver al otro que aunque incluso uno pueda haber cometido un error, eso no implica que es una mala persona. Por ejemplo, "Aunque hoy haya llegado tarde, eso no quiere decir que sea impuntual".
  • Técnica de la pregunta asertiva: se parte de la idea que la crítica del otro es bien intencionada (aunque no lo sea). Se le hace una pregunta para que nos clarifique lo que hemos hecho mal y cómo podemos hacerlo bien. Por ejemplo: "Cómo quieres que cambie para que esto no vuelva a ocurrir".

c) La reestructuración cognitiva:

La reestructuración cognitiva es un método terapéutico de intervención con la finalidad de procurar al cliente recursos suficientes para hacer su vida más fácil frente a los problemas o conflictos que surgen a diario.

En la reestructuración cognitiva el terapeuta utiliza diferentes métodos para cambiar esos pensamientos negativos haciendo que el cliente se dé cuenta del tipo de cogniciones o lenguaje empleados que está usando para que pueda modificarlos.

Con este método se le enseña al cliente la manera de identificar esas creencias irracionales (Como por ejemplo "Cierta clase de gente es vil, malvada e infame y que deben ser seriamente culpabilizados y castigados por su maldad" o "Es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades en la vida") para que finalmente sean capaces de hacerlo por sí mismos y mejorar así su calidad de vida. La finalidad última de la terapia es la de dar al sujeto las herramientas necesarias para que se defienda ante las inclemencias de la vida de forma saludable.

El Doctor Joaquín Pérez Férriz en su libro “Curso Comunicación Y Desarrollo Personal” nos menciona “tips” de cómo realizar peticiones y cómo tratar con una persona hostil:

a) Cómo realizar peticiones:

  • Cuando pidas algo, no lo hagas “a cambio” de otra cosa (es decir, no aceptes ni realices chantajes morales o emocionales).
  • No te justifiques ni te humilles ante el otro, pero tampoco le coacciones o le hagas chantaje emocional.
  • Considera que mereces lo que pides.
  • Mantén siempre la calma y el autocontrol.
  • Exprésate con claridad, sin rodeos.
  • Si recibes una negativa, di que comprendes las razones del otro. Si lo crees necesario y conveniente, vuelve a intentarlo en los mismos términos.

b) Ante un interlocutor hostil:

  • No ser reactivo, es decir, no acalorarse ni seguir el juego en las conversaciones alteradas. Permanecer sereno.
  • No aceptes entrar en el juego de las conversaciones negativas o malintencionadas.
  • No contraargumentes ni lleves la contraria. Las conversaciones malintencionadas no buscan llegar a acuerdos mutuos, sino que pretenden manipular y desestabilizar.
  • Si te critican abiertamente, puedes usar dos tácticas, según lo requiera la situación:
  • Pedir al otro que critique concretamente tus actuaciones, no a ti mismo.
  • Admitir la crítica de manera serena y despreocupada. Es decir, admitir tan sólo que dicha crítica “puede ser” cierta, lo que implica asimismo que “puede no ser” cierta con lo cual no cedemos y mantenemos la calma.
  • No te tomes las negativas, los reproches o las críticas de manera personal. Evitarás resentimientos inútiles.
  • Ante un interlocutor agresivo o enfadado, condúcele discreta pero firmemente a que se centre en “los hechos”, en lo que realmente ha sucedido, no en las personas.
  • Propón buscar soluciones en torno a los hechos, no en las personas. Los hechos pueden cambiarse, las personas que son más difíciles de cambiar, y nosotros no somos quién para cambiar a nadie.
  • Salva siempre la dignidad del otro, evitarás su resentimiento y su venganza.

c) Formulación Ternaria: Secuencia para aplicar la conducta asertiva

La Asertividad se suele aplicar generalmente en tres pasos bien diferenciados:

  • Centrarse en exponer los hechos y los datos. En esta fase no exponer sentimientos, opiniones o razonamientos de ningún tipo.
  • Exponer claramente lo que tú deseas. Aclara todas tus razones, tus motivos personales y tus sentimientos.
  • Di claramente y sin rodeos lo que esperas que haga el otro.