19. Características de las personas felices

Las personas felices manifiestan una serie de emociones y sentimientos que les permiten desarrollar una personalidad sana y adaptada al entorno. Son personas que:

  • Se aceptan tal y como son.
  • Su comportamiento es espontáneo y natural.
  • Manifiestan actitudes positivas, optimistas y resolutivas.
  • Huyen de la angustia y de las rumiaciones negativas, no se obsesionan con los problemas ¡Si se presentan los resuelven y no dan más importancia de la que tienen!
  • Adecúan sus expectativas y sus aspiraciones a sus posibilidades de forma realista y constructiva.
  • Dedican más tiempo a relacionarse con los demás y a disfrutar de ello sin perder el tiempo en aspectos negativos.
  • La forma que tienen de enfrentarse al entorno les permite conocer a gente nueva.
  • Son personas que toman la iniciativa a la hora de iniciar y mantener conversaciones.
  • Mantienen las relaciones más próximas (familia y amigos).
  • Son personas que disfrutan de lo que hacen porque lo consideran útil e interesante.
  • Tienen claras sus aficiones favoritas y las intentan realizar para disfrutar con ellas.
  • Organizan mejor su vida, planifican las cosas y gestionan muy bien el tiempo.
  • Se centran en el presente disfrutando de las pequeñas cosas que se presentan.
  • Son personas que valoran la felicidad, teniendo en cuenta un gran número de alternativas y obteniendo el máximo beneficio de ellas.
  • Son personas que huyen de las elucubraciones mentales que no conducen a ninguna parte y que sólo traen problemas. Se quedan con lo mejor de cada situación y valoran tanto lo que tienen como lo que hacen.

20. Características de las personas optimistas frente a las pesimistas

La diferencia fundamental entre las personas optimistas y las pesimistas dependerá del cómo se cuenten las cosas, del estilo que tienen a la hora de explicarse e interpretar los problemas y del cómo enfrenten y afronten dichos problemas.

Nuestro cerebro codifica la realidad y la interpreta continuamente. Hay una serie de creencias que las vamos convirtiendo en verdades en función de la narración que vayamos haciendo de las mismas, no importa si la realidad es verdad o es producto de la imaginación, nos lo creemos todo. A base de repetición el cerebro la interpretará como verdadera y terminará creyendo como verdadero y real todo aquello que nos contemos. ¡Creemos todo lo que nos contamos, no importa si es verdad o es mentira! ¡Una creencia distorsionada y errónea la podemos convertir en una verdad absoluta y responder ante ella como si realmente lo fuera, aunque sea totalmente mentira! El problema se produce cuando adquirimos un hábito explicativo erróneo y lo convertimos en costumbre, hasta terminar adquiriendo un estilo de funcionamiento automático e interiorizado.

Las personas pesimistas tienden a quedarse con las alternativas más negativas y en base a ello montan sus interpretaciones con sus correspondientes explicaciones.

  • Son personas que no contrastan sus interpretaciones con la realidad objetiva.
  • Son personas que se auto-convierten en víctimas de las situaciones, toda su realidad la basan en sus experiencias interpretadas bajo una lupa que sólo ve una parte y que curiosamente suele ser lo más negativo.
  • Son personas que no generan nuevas soluciones ni nuevas alternativas, no las tienen en cuenta, se encierran en sus rumiaciones y cada vez se van volviendo más profesionales en buscar lo peor de todo.
  • Son personas reactivas que siempre están a la defensiva, repasan y repasan las ideas negativas y se convierten en víctimas de sus propias interpretaciones.
  • Son personas que no se dan cuenta de que son ellas mismas sus mayores enemigos, repasan y repasan las ideas negativas hasta convertirlas en el eje de su vida generando una gran miseria emocional sin luces y con muchas sombras...

Las personas optimistas por el contrario, buscan y se quedan con lo mejor de lo mejor de cualquier situación, toda su energía la emplean en resolver las situaciones que puedan presentarse.

  • Son personas más realistas y las interpretaciones las realizan partiendo de los datos reales.
  • Son personas más creativas porque no se ponen impedimentos ni obstáculos, generalizan lo positivo y minimizan lo negativo, generando energía resolutiva ante cualquier problema, por difícil que resulte.
  • Son personas que tienen mayor seguridad en sus capacidades y más confianza en sus posibilidades, al basar sus interpretaciones en alternativas positivas suelen tener mayor éxito y obtener mejores resultados, lo que repercute positivamente en la creación de nuevos retos.
  • Son personas que se marcan objetivos y actúan para conseguirlos, su estado de ánimo es alto y les permite levantarse con facilidad ante cualquier problema.
  • Son personas proactivas que toman decisiones y construyen su vida de forma positiva y resolutiva, tienen claro que depende de ellos el conseguir lo que se proponen, crean sus situaciones y las sacan adelante...
  • Son personas que ante cualquier obstáculo luchan, actúan y se levantan con facilidad por muy complicadas que sean las situaciones a las que se enfrenten…