LOS PROCESOS DE DUELO ANTE PÉRDIDAS SIGNIFICATIVAS

 

Autor: María Antonia Plaxats


Ponencia presentada en las Jornadas sobre el Amor y la Muerte en Valencia del 26 al 28 de Octubre de 2001.

En primer lugar expongo mi satisfacción por participar en este encuentro virtual y poder compartir con ustedes mi granito de arena hacia la humanización de las relaciones intra e interpersonales en general, y en el acompañamiento en los procesos de duelo ante pérdidas significativas en particular.

A título de breve presentación, diré que mi marco de referencia es el Paradigma Holístico dentro del que se inserta la Psicología Humanista. Ver Anexo III.

Desde ahí entiendo al ser humano como un compendio de cinco grandes dimensiones: mental, física, emocional, relacional/social, y espiritual, desde el máximo respeto hacia las distintas formas de comprender cada una de las dimensiones. En el caso de la espiritualidad, como sabemos, mientras para unas personas la espiritualidad se encuentra idefectiblemente vinculada a religión, para otras no es así.

Marie de Hennezel y Jean-Yves Leloup, presentan sensitivamente estos aspectos de la vida humana en su libro El arte de morir -Tradiciones religiosas y espiritualidad humanista -ver (letra ele=l) en el Anexo V-Bibliografía-. Como ellos, entiendo que al negar la muerte, nuestra sociedad, se priva de una reflexión y una meditación sobre la cuestión del sentido y de lo sagrado, y sin embargo, algunos momentos de la vida, y en especial las crisis, nos ponen de frente a estas cuestiones esenciales. "Este espacio de lo sagrado, -afirman los autores- del sentido, de la relación del ser humano con aquello que le ultrapasa, que antaño era organizado por las tradiciones religiosas, hoy se muestra a muchos como una espacio que hay que cubrir y volver a habitar". (Pg. 153).

Sogyal Rimpoché en El libro tibetano de la vida y de la muerte -ver (letra elle=ll). En Anexo V-Bibliografía- nos recomienda que para encontrar una senda espiritual u otra, sigamos con completa sinceridad la senda que más nos inspire. "Lea los grandes libros espirituales de todas las tradiciones -nos aconseja el autor-, hágase una idea de lo que pueden querer decir los maestros, cuando hablan de la liberación y de la iluminación, y descubra qué enfoque (...) le atrae y le conviene más. Aplique a su búsqueda todo el discernimiento de que sea capaz; la senda espiritual exige más inteligencia, más sobria comprensión y más sutiles poderes de discernimiento que ninguna otra disciplina..." (Pg. 171).

En mi práctica profesional, utilizo una síntesis integrativa de distintos procedimientos de la Psicología Humanista, y de la Psicología Transpersonal de la mano de autores como Ken Wilber y Stanislav Grof -ver (m) y (n) respectivamente en Anexo V-Bibliografía- con intención de equilibrar al máximo las funciones de ambos hemisferios cerebrales en conjunción con el cuerpo como emisor y receptor primordial. A dicha síntesis añado cuanto de otros enfoques conozco y considero útil.

Por ejemplo, desde elementos del Cognitivismo/Constructivismo al Psicoanálisis, pasando por la perspectiva sistémica, a los que me acerco coninterés y respeto.

De lo que acabo de decir, debe entenderse que, el somero conocimiento de algunos enfoques, no me impide una utilización responsable y efectiva de algunas de sus premisas y técnicas.

Teniendo como eje a la Terapia Gestalt (ver Anexo IV) y su proceso de toma de conciencia como fundamento para cualquier cambio, utilizo enfoques psicocorporales, técnicas de dinámica de grupo y psicodrama, de visualización o imágenes mentales, y del arte aplicado al crecimiento personal y a la psicoterapia. También técnicas de relajación, de entrenamiento asertivo y de escritura. Todo ello conjuntado con procedimientos de reflexión, análisis y comprensión de los procesos, desde una perspectiva global e integradora que incluye un reconocimiento de los valores éticos en juego.

Como suele ocurrir, todo mi trabajo es fruto de un compendio de aportacionesexternasque he tratado de elaborar y digerir con mis propias experiencias personales y profesionales. Así, esta ponencia viene acompañada de una relación bibliografía (Anexo V) que, puede ser ampliada en base a demandas concretas.

Por mi formación en Psicología Humanista, entiendo que "humanizar" significa : una forma viva, global, integradora, creativa, honesta, sensitiva y respetuosa de entender al ser humano, su entorno y sus interacciones.

Y son esas premisas las que me hacen afirmar – aunque no descubrir -, que la aflicción y el dolor ante pérdidas importantes es un conjunto de procesos a menudo erróneamente tratado, que bloquea nuestro potencial de crecimiento, mientras que una adecuada elaboración del duelo incrementa la fortaleza para afrontar lo negativo y lo positivo en el presente y el futuro de nuestra existencia.

Cada pérdida importante puede ser también una oportunidad de transformación creativa, si podemos integrar la amplia y profunda gama de sentimientos, emociones, actitudes, creencias, ideas, omisiones y acciones implicadas en el proceso.

La propuesta es "complicadamente simple":conocer más y mejor los procesos de duelo, para facilitarnos y facilitar transformaciones saludables del conjunto de pensamientos, emociones y comportamientos asociados a la pérdida. Ello nos permite acompañar con calidad...; humanizar la atención a las personas que sufren..., empezando por un@ mism@.

Entre otros muchos autores que se basan en su experiencia personal y profesional, y entre distintos ámbitos relacionados con la humanización de las relaciones, recomiendo el libro La muerte íntima, de Marie de Hennezel. -Ver (a) en Anexo V-Bibliografía-

El título de esta ponencia es LOS PROCESOS DE DUELO ANTE PÉRDIDAS SIGNIFICATIVAS, debido a mi convenicimiento de que lo que se entiende como proceso de duelo ante la muerte, es perfectamente aplicable a otras pérdidas. Y no sólo eso, sino que resulta muy útil que sea aplicadoa otras pérdidas.

Como sabemos, para humanizar, hay que ser capaz de amar: amarnos a nosotros mismos desde la autoestima, -que no prepotencia-. Y ser, también, capaz de amar a otros seres y al entorno, teniendo en cuenta, que amor no es ni debe ser sobreprotección.

Naturalmente, todo ello requiere un esfuerzo para el cambio, o para el mantenimiento de ciertas actitudesante la vida, ante el sufrimiento, y ante la muerte.

Y es ya conocido que la muerte y el sufrimiento , referidos a las relaciones intra e interpersonales, han sido apartados en nuestra sociedad occidental. A su alrededor se ha generado un pacto de silencio: son temas que estorban.

Los valores, las actitudes, los sentimientos, las acciones alrededor delsufrimiento, la pérdida, la muerte y el dueloson objeto de escaso estudio comparados con otras dimensiones de la realidad humana. Su presencia ha sido, hasta hace poco, obviada en la mayoría de currículums de carreras con evidente trasfondo humanístico e incidencia en las relaciones interpersonales como psicología, medicina, pedagogía, trabajo social, educación social, magisterio..., y de no ser porque, a menudo, la realidad nos inquieta e impacta, la muerte y el sufrimiento prácticamente no existirían para la gran mayoría de nosotros.

Con Marie de Hennezel afirmamos que a veces es necesario que la desgracia te afecte personalmente para ver las cosas de otra manera. -Ver op. cit. en (a): Anexo V-Bibliografía-.Ello comporta dificultades para asumir las continuas pérdidas que sufrimos a lo largo de nuestra vida.

El sentido de la vida y el significado de la muerte, son inquietudes universales, y en el caso de la muerte, estas inquietudes proceden, entre otros aspectos, del miedo a lo desconocido. Yalom -Ver (b) en Anexo V-Bibliografía- efectúa una magistral exposición al respecto en su obra Psicoterapia Existencial, en la que, desgrana el miedo universal a la muerte, y en la que por ejemplo, describe cómo la muerte es una fuente primordial de angustia, y como tal, es un manantial primario de material para la psicopatología.

Así, como bien sabemos, el miedo en nuestra civilización, ha convertido la experiencia de la muerte en un gran tabú.

El tabú es fruto de una actitud y como tal, es susceptible de cambio.

Cambiar actitudes, no es fácil, aunque es posible .

Y, a mi entender, este debe ser un objetivo prioritario de cualquier información/formación personal y profesional: potenciar un cambio de actitud ante el sufrimiento, la pérdida en general, y la muerte en particular.

Bien sabemos que la información facilita el conocimiento, y ambos son algunos de los recursos imprescindibles para el cambio de actitudes .

Para cambiar actitudes el ser humano necesita voluntad, tiempo y recursos.

Y en ello me extenderé más adelante, cuando nos centremos en los procesos de duelo ante pérdidas importantes que es el objetivo de mi ponencia en esta ocasión.

LA PÉRDIDA Y EL DUELO

Primero centraremos la cuestión del duelo, es decir del sufrimiento, y para ello, partiré de 4 premisas:

1ª) La precariedadcomo especie:

El ser humano, a pesar de haber conquistado todos los eco-sistemas del planeta, y de haber creado su propio eco-sistema, es una especie radicalmente precaria, puesto que tarda entre 18 y 20 años en madurar. Madura en contacto con otros seres humanos y con el ambiente, lo cual le convierte, durante largos años, en un ser dependiente de que sus necesidades intrínsecas como ser humano, sean cuidadas totalmente, o en parte, según va creciendo."Para comprender la naturaleza humana, no sólo hemos de estudiar sus dimensiones físicas y psicológicas, sino también sus manifestaciones sociales y culturales -observa el notable científico Fritjof Capra- Los seres humanos evolucionaron como animales sociales (...). Más que cualquier otra especie participaron en el pensamiento colectivo, creando así un mundo de cultura y de valores que se convierte en parte integrante de nuestro ambiente natural. (...). Por consiguiente, la evolución humana progresa a través de una interacción del mundo interior y del mundo exterior, entre individuos y sociedades, entre la naturaleza y la cultura." (Pg. 347) -ver (n) en Anexo V-Bibliografía-

.2ª) La especie humanaes la única consciente de que es mortal, es decir la esctructura moriturus.

3ª) El ser humano tiende a negar la finitud, y por tanto, también otras realidades. Se me ocurre denominar este fenómeno como "la finitud de las formas". Todo lo que nace muere, y todo lo que aparece desaparece. E independientemente de creencias particulares, y de que la energía es un continuum, toda forma tiene un proceso de nacimiento, desarrollo y fin. Sin embargo, tendemos a vivir negando este imponderable.

Y de nuevo, aquí podemos remitirnos a Yalom -(b) en Anexo V-Bibliografía-.Yalom cuestiona el concepto de angustia fundamental de Bowlby, y cuando se pregunta sobre la omisión del miedo a la muerte en alguna teoría, afirma "creo que existe (...) un proceso activo de represión, derivado de la tendencia universal de la humanidad -incluidos los investigadores (y algunos teóricos) a negar la muerte, tanto en la vida personal como en la actividad profesional. Otros estudiosos del tema (como Anthony) han llegado a las mismas conclusiones." (Pg.131 op.cit).

Otro de los autores que efectúa recomendables reflexiones al respecto, es Joan Carles Mèlich, en Situaciones límite y educación -ver (d) en Anexo V-Bibliografía-. P.e., en la pg. 36 de dicha obra expone que "el anthropos es el ser finito, que vive desde su finitud y muerte. (...) Es ante esta conciencia de limitación que el anthropos experimenta lo que puede denominarse como 'sentimiento de impotencia' que debe entenderse como la imposibilidad de saltar por encima del muro, de la frontera de la finitud existencial".

4ª) El ser humano se relaciona y establece vínculos. Ello comporta distintos grados y calidad de afectividad, lo cual a su vez, implica una valoración positiva o negativa del vínculo. Valoración basada en un conjunto de factores racionales, emocionales y socio-culturales.La mayoría de profesionales de la psicoterapia, tenemos a Bowlby como uno de los puntos de referencia en cuanto a las llamadas teorías del vinculo, -ver (c) en Anexo V-Bibliografía-, y para una discusión al respecto, me remito una vez más a Yalom (b), cuando aurgumenta que "aunque aceptáramos el argumento de que la angustia de separación es la primera, desde el punto de vista cronológico, de ello no se desprendería que la muerte sea 'realmente' miedo a perder un objeto. La angustia más fundamental -o básica- proviene del peligro a perderse uno mismo, y si uno teme perder un objeto es porque ello amenza -de forma real o simbólica- la propia supervivencia." (Pg. 131 op.cit.)

En el momento, pues, en que se produce una pérdida (en sentido subjetivo) aparece la frustración. Y tanto si somos o no conscientes de ello, la frustración entraña, como mínimo, tristeza y enojo.

Llegamos así al duelo ante lo que una persona (conscientemente o no) valore como pérdida.

En esta ponencia, por motivos de extensión, no voy a mencionar los procesos de duelo referidos concretamente a los niños. Para aportaciones y reflexiones en general, y también centradas en la educación, quienes estén interesados pueden remitirse -entre otros- a Cosido y Plaxats, Grollman, Mèlich, Mèlich y Poch, Poch, Poch y Plaxats, y Yalom, cuyas referencias encontrarán en el Anexo V-Bibliografía-. Concretamente Concepció Poch, en su libro De la vida y de la muerte -Reflexiones para padres y educadores -(k) en Anexo V- efectúa una magistral aportación de recursos didácticos a emplear con niños y adolescentes.

PÉRDIDA,

Entendida en sentido subjetivo, y como algo que tuvimos y ya no tenemos, o como algo que quisimos tener y no llega. En sentido subjetivo, ya que entiendo que nadie le puede indicar a nadie si "aquello" debe o no ser considerado como pérdida. Y aunque, con frecuencia, suele recurrirse a las comparaciones, no existe ni debe existir lo que yo coloquialmente denomino "dolorómetro". Mi dolor es mío, y mía es la medida en yo lo siento.

PÉRDIDA en sentido amplio; puede tratarse de la propia vida o la de algun ser querido. O puede ser referida a una amistad, un trabajo, un estado social determinado, una función física, etc...

Y ...¿por qué sentimos tanto una pérdida?. Sin entrar en investigaciones (Bowlby, etc.), puede tratarse de la pérdida o la no consecución de algo valorado consciente o inconscientemente. Valoración basada en un conjunto de factores racionales, emocionales y socio-culturales. La valoración positiva, promueve la acción para conseguir aquello valorado, y por tanto, nos resistimos ante su pérdida o su no consecución.

DUELO,

Entendido como una experiencia vital complicada formada por un conjunto de procesos psico-físicos-emocionales-relacionales-espirituales... a partir de la noción subjetiva de pérdida.El lector puede remitirse -entre otras obras- a El tratamiento del duelo:asesoramiento psicológico y terapia, de J. William Worden. -Ver (j) en Anexo V-Bibliografía-Y para evitar que el duelo se complique, será mejor que conscientemente decidamos encaminarnos hacia un objetivo saludable al que cada cual llama de forma distintas.

Generalmente, los profesionales nos referimos a la "elaboración del duelo", aunque yo, desde hace unos años, opté por denominarlo:transformación saludable del duelo (=T.Sl.D.). Y lo hice con una doble intención:

  1. Por una parte, evitar el concepto de "aceptación" como único a la hora de plantear el objetivo saludable ante la convulsión que representa una pérdida importante para una persona.
  2. Y al mismo tiempo agrupar distintos conceptos en una definición genérica, de acuerdo con las formas de sentir de cada persona distinta.

Al proponer la "transformación saludable del duelo", es imprescidible clarificar su significado, y eso es precisamente lo que pretendo.

Como sabemos, en nombre de una buena comunicación, debemos conocer y repetar los distintos significados que distintas personas le damos a un mismo concepto.

Asimismo, a mi entender, afirmar que el duelo debe ser elaborado, no denota inmediatamente (para profanos en la materia) que dicha elaboración debe encaminarse hacia formas saludables. Podemos afirmar que el duelo en cualquier caso se elabora. Unas veces saludablemente, y otras de forma tóxica. Es decir, de forma complicada, que puede desembocar en formas patológicas.

A título de ejemplo, en mi experiencia, le pregunto a una persona:

"¿cuál es -para un futuro más o menos cercano- su objetivo saludable de cambio, ante el sufrimiento que siente ahora?", o

"¿Qué te gustaría que cambiara en ti ante este sufrimiento que sientes ahora?", o

"Qué imagina que cambiará en usted respecto al sufrimiento que siente ahora?", cada persona lo expresa de forma distinta. P.e.:

  • "Que se me vaya esta angustia" (señala el plexo solar)
  • "Que se me quite el fuerte enojo que siento"
  • "Quizás lo supere, pero aceptarlo, ! jamás !"
  • "Quizás lo asumiré, pero jamás lo aceptaré"

Y es obvio que todas ellas se refieren a que su herida emocional quede bien cicatrizada, lo cual significa poder recordar al ser o situación perdida, sin sentir el desbordante dolor del principio.

Así pues, al igual que "elaboración del duelo", el concepto de "transformación saludable del duelo", implica despedida, desaferramiento, resituar internamente aquello perdido, renovar el significado y rehacer la propia vida, sin que la herida quede cerrada en falso, supure constantemente, e incluso infecte otras áreas de la persona y su entorno. Para unas personas el proceso incluirá una reconfirmación, revisión, o reestructuración de sus creencias o valores espirituales, y para otras no, o por lo menos, no conscientemente, y ello deberá ser muy tenido en cuenta también en el caso de un acompañamiento en dicho proceso. Deberá efectuarse un acompañamiento profesional, o no, aunque siempre respetuoso.

Significa poder disponer de la propia energía vital para nuestro presente y nuestro futuro.

Ver Anexo I: Diagrama de los Procesos de Duelo

 
EL CAMINO. EL PUENTE

En el Diagrama de los Procesos de Duelo, tenemos "P" a la izquierda simbolizando la pérdida (=convulsión), y "T.Sl.D." (=herida emocional bien cicatrizada) simbolizando el concepto de Transformación Saludable del Duelo. Vemos que existe un camino; un puente, representativo del conjunto de procesos que media entre la pérdida y la transformación saludable del duelo.

Facilmente podrá observarse que este es un diagrama que puede ser entendido también como Diagrama de los Procesos de Cambio en general. Cambio desde el punto de partida (en este caso la pérdida) , y el punto de llegada (en este caso la transformación saludable del duelo).

Y ello nos permite reemprender aquí el concepto de cambio de actitudes comentado al principio.

En primer lugar, propongo entender el concepto de actitud como un conjunto de pensamientos, valores, creencias, hábitos, tradiciones, carácter, personalidad, emociones, etc., que marcan todas nuestras acciones u omisiones.

Creo que nadie dudará de que, para que el cambio sea efectivo, es preciso:

-conocer lo más claramente posible el problema,

-conocer " " " " el objetivo al que deseamos dirigirnos, y
 
-saber que el camino no será una línia recta, sino un proceso formado por un conjunto de procesos.
 
Veamos ahora lo que, a mi entender, se encuentra en ese puente.

Ahí es donde podemos ubicar las llamadas fases, etapas, o tareas del duelo que nos permiten conocer las reacciones más habituales, los por mi llamados elementos interruptores y aquellos elementosfacilitadores de un proceso saludable de duelo, y sus resultados.

Kübler-Ross, Worden, otros autores y nuestra propia experiencia personal y profesional, nos han enseñado que la persona en duelo vive una amplia y profunda amalgama de emociones y sentimientos.

A pesar de sus oscilaciones, si logramos canalizar sanamente los distintos estados de ánimo, ello nos permite seguir avanzando hacia la transformación saludable de nuestra energía vital.

En cuanto a reacciones más habituales, ante una pérdida importante; una pérdida significativa, podemos reaccionar, como mínimo, con más o menos bloqueo o más o menos fluidez. No obstante, ambos procesos pueden resultar saludables o tóxicos, según sirvan para contener o para canalizar la emocionalidad (=procesos saludables), o se conviertan en rigidez o en desbordamiento emocional (=procesos tóxicos).

La fluidez saludable está relacionada con esa gestión emocional creativa sobre la que venimos insistiendo: el llamado "alfabetismo emocional". Lo cual nos permite utilizar emociones y pensamientos en forma potentemente creativa. Tanto el bloqueo como la fluidez saludables, permiten remodelar la propia vida de acuerdo con la nueva realidad. Produciéndose una transformación creativa de nuestras fuerzas vitales, aún en las situaciones más extremas. En su famoso libro El hombre en busca de sentido, Victor Frankl nos ofrece una buena muestra de ello. -Ver (h), en Anexo V-Bibliografía-.

A grandes rasgos, indicaré algunos de los elementos que pueden interrumpir un proceso saludable de duelo:

  • Información nula, escasa o excesiva.
  • Vacíos de comunicación con uno mismo y con otros.
  • Cerrarse excesivamente en una misma.
  • Paternalismos/maternalismos, donde todo el mundo sabe y todo el mundo disimula, o donde todos saben lo que le conviene a un posible protagonista (entiéndase por ejemplo, enfermo terminal con sus facultades mentales en perfecto estado), sin atender a sus demandas .
  • Falta de respeto por el proceso propio o ajeno. Proceso entendido en todas las dimensiones del ser humano: mental, física, emocional, relacional/social, y espiritual.

A título de ejemplo, de falta de respeto por la dimensión espiritual de una persona, mencionaré algo que presencié no hace mucho. Una persona, a quien ante su comentario de que imagina a su madre recién fallecida en "un lugar intermedio" entre el cielo y la tierra, un familiar le espeta contundentemente "¡Qué tontería!. Tu madre está enterrada y bien enterrada y nada más!". Pasemos ahora a los elementos facilitadores de un proceso saludable de duelo, o recomendaciones.

  • Relaciones intrapersonales sanas. Ser conscientes de las propias contradicciones internas y tratar de afrontarlas y solventarlas en la mejor medida posible.
  • Relaciones interpersonales sanas. Naturalmente, los conflictos o el bienestar con uno mismo, repercutirán saludable o tóxicamente en nuestras relaciones con otras personas y nuestro entorno.
  • Establecer empatía saludable. Insisto en el concepto de "saludable", puesto que habitualmente, por "empatía" se entiende la capacidad de ponerse en el lugar del otro para comprenderle mejor y así acompañarle mejor en su sufrimiento. Sin embargo, sabemos que a menudo este concepto es altamente mal entendido y por tanto mal aplicado. En el afán de ponerse en lugar del otro, muchos profesionales caen fácilmente en el síndrome del "burn-out", por falta de comprensión de lo que prefiero denominar como "empatía saludable". Se trata de facilitar saludablemente el proceso de alguien que sufre, debemos ser capaces de diferenciarnos de dicha persona. Como diría Jung, es preciso poder establecer el vínculo desde la individuación.
  • Canalización emocional saludable. Como en otros de mis trabajos (ponencias o artículos), quiero señalar fehacientemente que, de entre las distintas dimensiones que nos conforman como seres humanos: mental, física, emocional, relacional/social y espiritual, las emociones y los sentimientos, (genéricamente me refiero a ello como estados de ánimo), toman una gran importancia en la elaboración del duelo.

La modernidad comportó que cuando más avanzada era una sociedad, peor catalogada estaba la emocionalidad a nivel personal. Lo formulamos en tiempo pasado, todo y que nuestra sociedad actual todavía muestra muchos de esos rasgos. No obstante, afortunadamente, estas premisas están cambiando.

Es bien cierto que la emocionalidad enmaraña la racionalidad. No nos permite pensar, analizar y decidir lúcidamente. Y, desafortunadamente, de no incrementar nuestra conciencia hacia objetivos sanos fomentado la cultura de la positividad, la cooperación, la paz, es decir la cultura del amor, es demasiado fácil caer en los potentes tentáculos de la cultura de la negatividad, la competitividad, el odio, y por tanto: la guerra.., tanto hacia nuestro interior como hacia nuestro exterior.

Cuidando una sana canalización emocional, cuidamos también de los consabidos psicosomatismos.

Algunos recursos para canalizar saludablemente nuestras emociones son:

  • Incrementar nuestro autoconocimiento, para conocer, reconocer afrontar y gestionar positivamente lo que sentimos, pensamos, evitamos o hacemos
  • Aprender y/o desarrollar habilidades de comunicación humanizadora, p.e, asertividad, métodos y técnicas de relajación, que no funcionarán sin actitudes saludables que faciliten su aplicación. Un recurso muy recomendable que nopor simple es fácil de aplicar, es la escucha qualitativa (o escucha activa): escuchar sin prejuzgar y sin estar preparando la respuesta mientras escuchamos.

Entre otros autores, Sogyal Rimpoché, en su Libro tibetano de la vida y de la muerte -ver (letra elle=ll) en Anexo V-Bilbiografía-, lo describe así: "(...)no interrumpa, discuta ni reste importancia a lo que diga (en ese caso la persona moribunda). (...) Aprenda a escuchar y aprenda a recibir en silencio receptivo y sereno que haga sentirse aceptada a la otra persona...".

Con dicho autor, recomiendo también el sentido común y el sentido del humor. "El humor -continúa Sogyal Rimpoché- es algo maravilloso para aligerar la atmósfera, ayudar a situar el proceso (de morir en este caso) en su auténtica perspectiva universal (...). Así pues, utilice el humor con tanta habilidad y delicadeza como sea capaz." (Pg. 218).

.Hablar, caminar, llorar, cocinar, rezar, meditar, practicar algún deporte, pasear, estar en silencio, pensar... y un largo etc., según las propias preferencias y de forma consciente y responsable.

En el capítulo Consejo sobre la asistencias a los moribundos, y situándonos en el contexto de los hospice (o centros de cuidados paliativos), Sogyal Rimpoché nos aconseja animar a la persona moribunda "afectuosamente a sentirse lo más libre posible para expresar sus pensamientos, temores y emociones sobre la muerte y el morir. Desnudar así las emociones sinceramente y sin arredrarse, es la clave de cualquier transformación posible, de hacer las paces con la vida, o tener una buena muerte, y es necesario darle a la persona libertad absoluta y elpermiso sin restricciones para que diga todo lo que quiera." (Pg. 218 op. cit).

Evidentemente que estas recomendaciones son aplicables y extensibles a otras situaciones y a familiares, amigos y profesionales que acompañan a una persona en su proceso.

"En todos los hospitales, debería de haber una 'screaming room' (habitación para la externalización emocional, donde poder golpear y gritar de forma segura)". No recuerdo exactamente si esta afirmación de La Dra. Kübler-Ross

aparece en algunos de sus múltiples libros, o si la escuché en alguna de sus conferencias. Quizás tampoco estaría de más, si cada uno en nuestras casas, pudiésemos disponer de un lugar así.
 

Los recursos de canalización emocional saludable como gritar o romperalgoinservible, deben ser matizados y aplicados con sumo cuidado en un contexto controlado y seguro, y es por ello que voy a detenerme en este punto.

Incluso tratándose de personas, que por su recorrido vital, conocen perfectamente formas para canalizar su enojo o rabia por dicha vía, deben practicarlas con precaución para evitar abreacciones emocionales excesivas.

Naturalmente, con mucha más precaución deberá aplicarlas una persona que no conozca dichas prácticas.

Al principio se recomienda utilizar los recursos de gritar y/o romper algo inservible junto a un/a profesional experto en ello. Un psicoterapeuta formado específicamente en ello. En dicho encuadre, e/la psicoterapeuta explicará una serie de reglas de juego como p.e. son: no causar daños ni a un@ mismo@, ni al profesional, ni al entorno.

Explicaré seguidamente cómo lo enfoco en mi prácticaprofesional. La cliente que, una vez informada, decide tratar de canalizar su enojo así, -como mínimo- permanecerá con sus ojosabiertos; muy consciente de a quién o a qué y por qué está golpeando o rompiendo; respirará consciente, amplia y rítmicamente de acuerdo con los movimientos que vaya realizando, y escogerá la forma que mejor le convenga en ese momento, de entre las que le ofrezco. Esto es: golpear unos o varios almohadones en una colchoneta dispuesta para ese fin. O bien romper, por partes, un listín telefónico caducado, o golpear un almohadón con un sacudecolchones, o quizás utilizar un fragmento de manguera de caucho flexible usando a su vez unos guantes de jardinería para evitar erosiones en la piel de las manos por el roce con el caucho. (1)

Su primera acción durará un máximo de 5 segundos. La evaluará, junto conmigo y, si ambos coincidimos en la capacidad autoreguladora del cliente, este continuará de forma pautada, en una sana conjunción entre expresión emocional y control.

Ambos, psicoterapeuta y cliente, aceptamos de antemano la mútua potestad para decidir no iniciar o para detener esa forma de expresión emocional. Por ejemplo, cuando el cliente siente miedo antes de comenzar, o una vez lo ha probado, yo, como profesional, propongo otras vías para la canalización saludable de la emocionalidad de la cliente, como puede la Visualización Creativa. Así dicha persona puede imaginar que está golpeando, gritando o rompiendo.

O quizás invite al cliente a hacer "como si" gritara, utilizando técnicas y mecanismos de emisión sana de la voz, pero sin emitir más que flojos sonidos.

Por cuestiones de contexto, no voy a continuar los detalles de operaciones pscioterapéuticas complejas que pueden o no ser utilizadas, en función del criterio profesional del/la psicoterapeuta. Unicamente quiero señalar la importancia de que jamás debe incitarse a nadie a ir más allá de sus posibilidades o preferencias. Antes al contrario, desde nuestra gran responsabilidad, debemos tratar estas formas de canalización emocional con sumo cuidado y respeto.

En mi caso, no son las fórmulas que más utilizo, ni las que más sugiero. Calculo que, en mi consulta, puede darse solamente alrededor de 3 ó 4 veces por año, y con clientes distintos, ya que si bien las considero formas muy potentes y efectivas, existen muchas otras que pueden resultar igualmente efectivas y saludables, además de que, como indico más arriba, no son válidas para todos. Dependerá de: diagnóstico, situación, características, preferencias y disponibilidad del cliente.

En algunos enfoques de la Psicología Humanista, como Gestalt o Bionergética, se utilizan algunos de dichos métodos, que por mi formación, ya conocía y utilizaba desde finales de los años 70 y durante los 80. Sin embargo, para ser fiel a la fuentes, comentaré que la fórmula específica de romper un listín telefónico caducado, o golpearlo una vez depositado en un almohadón, lo adopté a partir de mi participación en la formación básica con el staff de la Dra. Elizabeth Kübler-Ross, en Escocia y California en Junio y Agosto del año 1.991 respectivamente.

Lo importante es que cada persona conozca, busque, encuentre y desarrolle los canales que mejor le sienten y convengan.

E insisto en que para ello es muy necesario revisar, reconfirmar y/o cambiar los propios valores, creencias, (=opiniones, juicios)..., sobre las razones por las cuales vale la pena realizar un esfuerzo de cambio. Y considero importante subrayar el concepto de esfuerzo, ya que bien sabido es que todo cambio requiere de esfuerzo.

Sabemos que no es fácil, pues estamos hablando de cambio de actitudes, aunque sí es factible.

LOS TRES PILARES

Siguiendo con el Diagrama de los Procesos de Duelo, el puente al que nos venimos refiriendo, según el Diagrama, es soportado por tres pilares:

  • Tiempo
  • Voluntad
  • Recursos

Veamos brevemente cada pilar:

  • El tiempo: Desde el principio debe entenderse que para llegar al objetivo, se requiere de tiempo. Los procesos lo demandan. Así mismo, me permito cuestionar la afirmación de que "el tiempo lo cura todo". De ninguna forma, eso corresponde a la realidad. El tiempo NO lo cura todo. De lo contrario, no llegarían a nuestras consultas personas con un duelo tóxicamente desarrollado, a raíz de p.e. la muerte de un hijo acaecida hace 15 años. El tiempo es uno de los tres pilares a los que nos referimos.
  • La voluntad: No por sabido, es menos ignorado que, para llegar al objetivo, hay que tener voluntad para realizar el esfuerzo que ello, indefectiblemente, comportará. Y cuando desfallezcamos en nuestro camino, nos será útil:
    • revisar nuestros valores, creencias, es decir, opiniones, juicios, ideas sobre el objetivo que nos hemos fijado.
    • confirmar aquellos valores que lo favorezcan, o
    • replanternos el objetivo, si es preciso.
  • Ello atizará el fuego de nuestra motivación, convitiéndose así en el motor de nuestra voluntad para continuar luchando hacia el cambio que deseamos.

    En el Anexo II, describo un sencillo ejercicio de creación propia que facilita la autoevaluación para conocer en qué punto nos encontramos respecto a nuestro Proceso de Toma de Decisiones.

  • Los recursos: Por descontado que para llegar al objetivo, obviamente necesitamos recursos; tanto recursos internos como externos.

LOS CIMIENTOS

La estructura mostrada en el Diagrama de los Procesos de Duelo, es soportada por unos cimientos. Cimientos formados por la:

  • la historia, y por
  • la actualidad.

Focalizadas ambas tanto en la dimensión personal, como en la dimensión social de la persona en cuestión.

  • La historia: Como es sabido, según haya sido nuestra historia personal incluyendo la herencia genética, y nuestra historia social, así tendremos más o menos voluntad; más o menos recursos internos; más o menos capacidad para utilizar los recursos externos.
  • No considero de interés profundizar aquí en la antigua contraposición entre el procentaje de influencia ejercido por lo innato y lo adquirido en el desarrollo de la personalidad humana. Para un sistematizado y panorámico recorrido por los temas básicos de la Psicología General, con especial acento en el tema de la personalidad, abordados de forma sencilla, amena y didáctica, como es típico en la Psicología Humanista, recomiendo el libro Comprendiendo cómo somos -Dimensiones de la personalidad- , de Ana Gimeno. -Ver (e) en Anexo V -Bibliografía-

  • La actualidad: De la misma forma, nuestro contexto actual, tanto en nuestra esfera personal, como en nuestra esfera social, influirá en p.e. el tipo y la cantidad de recursos que se encuentren a nuestro alcance, o en el ánimo o desánimo que recibamos de las personas o situaciones de nuestro entorno, etc.

Naturalmente, ambos factores pueden presentar infinidad de variables en el proceso de elaboración del duelo ante una pérdida significativa, lo cual habrá que tener en cuenta en el caso de acompañamiento en el proceso.
 

RESULTADOS de un proceso nutritivo/saludable de duelo

Si realmente conseguimos una buena transformación del duelo, podemos afirmar que conseguimos:

  • Superar los mecanismos de defensa que en su momento fueron de gran utilidad y que se cronificaron bloqueando nuestra energía vital.
  • Tener ocasión de concluir asuntos pendientes y de aprender tanto de la experiencia dolorosacomo de la experiencia feliz.
  • Aprender a despedir lo perdido, o lo deseado que no llega: el necesario proceso de desaferramiento del que p.e. nos habla el budismo. Se trata de poder decir adiós a lo que dejamos y dar la bienvenieda a lo que nos llega. En otras palabras, estamos refiriéndonos a las diversas muertes y renacimientos de los que tan llena está nuestra vida, y que tan saludable resultan si podemos afrontarlos con sana fluidez.
  • "Como en la visión integral, -afirma Capra- muchas tradiciones ven el nacimiento y la muerte como fases de ciclos infinitos que representan la continua renovación típica de la danza de la vida". -ver (n) en Anexo V-Bibliografía- (Pg. 354).*Afrontar la finitud, que aportará mayor sentido a nuestra vida.
  • Potenciar y desarrollar actitudes y aptitudes para acompañar en el sufrimiento, de forma que faciliten elcrecimiento del otro y el propio.
  • Entender cada pérdida como:
    • Oportunidad de transformación creativa saludable.
    • Opotunidad de aprendizaje
    • Aprendre a despedirnos*Aprender a fluir, viviendo desde y para el cambio, con sus incertidumbres e inseguridadades.
  • Prepararnos para afrontar, para gestionar el malestar, en lugar de negarlo y por tanto vivir de espaldas a él.*Aprender tanto de los éxitos, como de los errores y fracasos .*Cuidar el binomio razón/emoción. = El boom de la Inteligencia Emocional. -Ver Goleman (f) y Gardner (g) en Anexo V-Bilbiografía-.*Contemplar el duelo como un factor importante de la vida.
  • Destinar al duelo (al sufrimiento):
  • Tiempo, espacio, aptitudes y actitudes (entre otros recursos).*Fomentar actitudes de cooperación.
  • A fin de abandonar o evitar las de competición.
  • Fomentar e implantar valores humanizantes.
  • Proporcionarnos y proporcionar espacios de reflexión, intercambio, contraste, comunicación... con la máxima fluidez afectiva, y por tanto, energética.
  • Aprender a elaborar los duelos o cuanto menos a avanzar, según nuestras posibilidades reales, en el proceso hacia la transformación saludable del duelo.

Todo ello en los distintos ámbitos:personal (pareja, familia, amistades...) y social (incluyendo el ámbito laboral-profesional o paraprofesional).

Al conseguirlo, sentimos mayor protagonismo en nuestra existencia. Y no desde posturas prepotentes y competitivas, sino desde la fortaleza de actitudes éticas de, p.e. cierta humildad y cooperación.

En definitiva, conseguimos:

humanizar y espiritualizar las relaciones con una misma/uno mismo, con otros y con el entorno

Soy consciente de que, quizás, ya no tiene nada de novedoso promulgar una humanización de las relaciones. No obstante, sí quiero subrayar quelos valores y las propuestas de la psicologia humanista estan siendo "reclamados" a gritos e implantados paulatinamente en muy distintos ámbitos de nuestra sociedad. Recordemos la llamada Inteligencia Emocional. -Ver Goleman (f) y Gardner (g) en Anexo V-Bilbiografía-.

Se trata, pues, de conjuntar de la forma más saludable posible, las funciones de ambos hemisferios cerebrales.

Finalizando, y en cuanto a la aplicación profesional de lo aquí presentado, diré que resulta muy satisfactorio encontrar profesionales de la Salud Pública como Hartnoll -ver (i), en Anexo V-Bibliografía- que considera necesario que "al tiempo que la formación debe proporcionar información y desarrollar habilidades, debe plantear una importante cuestión subyacente, la de las actitudes y reacciones emocionales de los profesionales". Por lo que –continúa afirmando Hartnoll- "es preciso que se preste especial atención a las actitudes y necesidades del personal, en términos de preparación y apoyo emocional".

CONCLUSIÓN

Encuentros como el que estos días nos reunen virtualmente, facilitan el necesario y siempre enriquecedor intercambio entre quienes deseamos responder cada día más y mejor a la evidente necesidad social de re-implantar valores humanizadores a la atención a quienes sufren. Desde la atención más directa, hasta la formación de profesionales y a personas voluntarias.

Finalmente, quiero agradecer a tantos autores y autoras como Elisabeth Kübler-Ross, el profesor Neymeyer, y tantos otros, junto a clientes, alumnas, colegas, amigos y familiares, que con sus valiosas aportaciones van facilitando que yo, a mi vez, crezca personal y profesionalmente.