DEPRESION ... Cuando nos duele el alma ..

 

por Bibiana Girart. Psicóloga.

 


Curso de Autoayuda: Control Emocional - A través de Internet - Contacto con su tutor a través de email

   

 De pronto, sin darnos cuenta, uno se despierta un día y se da cuenta que no tiene deseos de levantarse, que le pesan los ojos, que no quiere mirar, que las sabanas son el perfecto lugar de "refugio"...pero, hay que salir, levantarse, y hacer al desayuno resulta pesado...y no hay ganas...de nada...no queremos ir a trabajar, no queremos ver a nadie, nos falta voluntad..decimos bueno es un día de bajón...y lo dejamos pasar...De pronto, en otra ocasión nos damos cuanta que nos invade una angustia inexplicable y sentimos unas tremendas ganas de llorar...pero porque?...cualquier cosa es el motivo perfecto para llorar, una palabra, un gesto, algo que nos sucedió, un señor que por mal educado nos empujo en la calle, una amiga que estaba apurada y no pudo atendendernos al teléfono como hubiéramos querido, una cuenta por pagar, cualquier cosa nos da el motivo justo para llorar. Y ese sentimiento, esa sensación va creciendo y se hace más fuerte, cada vez es más seguido que nos sentimos mal, esa opresión en el pecho, es como una prensa que no nos deja respirar,nos duele..y solo queremos estar solos y a oscuras, que nadie se acerque, que nadie nos vea.

Se van las ganas de arreglarnos, total para que...?porque..?de a poco se van las ganas de comer, o por el contrario nos comemos todo, es una necesidad contaste de saciar nuestro apetito...apetito de que...no será de amor?...no será de mimos...de caricias, de palabras, de que nos presten atención..?, bueno de todos modos comemos... Después sentimos nauseas, mareos, dolor de cabeza, ese dolor profundo, que nos deja descansar..y las noches...se hacen eternas, no podemos dormir, y todos los pensamiento malos, terribles, de menosprecio, de crueldad, pensamos en las cosas despreciables que nos dijeron ( o que creímos escuchar) recordamos el mal momento vivido con la vecina por solo salir a barrer la vereda, magnificamos todo, y todo es poco, todo está mal......nosotros estamos mal. Y cada vez es peor.... De pronto también nos damos cuenta que hace ya un tiempo, y no sabemos precisar cuando, nos fuimos alejando de los amigos, de la familia, de los afectos, hay días en que se siente que no se tienen ganas de ver a nadie, de escuchar a nadie, es mejor solos...solos...y nos va ganado la soledad, pero no sabemos ni podemos estar con nosotros mismos...

Con respecto a los sentimientos, sentimos que nadie nos quiere, que nadie nos entiende, que nadie se acerca....acaso nosotros nos acercamos a alguien, o solo lo hacemos para quejarnos de lo mal que estamos?.... De lo solo que nos sentimos, queremos que nos escuchen y gritamos con lágrimas, con acciones, actitudes y grita nuestro cuerpo...un grito desgarrador, nos duele el alma......ya no tenemos ganas de vivir, ganas de nada, no hay motivaciones.... Esto....esto es una de las enfermedades mentales mas dolorosas..La Depresión.

En realidad mi relato anterior quiso mostrarles los síntomas de esta enfermedad, síntomas que se van agregando y agrandando, que destruyen la vida cotidiana del paciente y de su grupo familiar, que hacemos, como ayudamos, como salgo de esto?...son las preguntas mas comunes... Hay que pedir ayuda...se sale, se mitiga el dolor, se encuentran caminos, se encuentran respuestas, pero hay que pedir ayuda y querer salir de todo esto....seguramente en algunos casos hay motivos concretos que llevan a una persona a tanto sufrimiento, en otro no los hay, es la misma persona que tiene su autoestima tan baja y su dolor tan grande que magnifica todo, que tiene miedo, que se siente incapaz de ser querida por alguien, y la vez se siente, incomprendida por todos, otras veces es una sumatoria de situaciones que los llevan al límite y ya no los dejan en paz, y se encuentran invadidos por una sensación de querer escapar, irse..irse?..de que..de quien...tal vez de si mismo...de la situación...de la familia...de todo lo que provoque dolor... Hay que saber también que hay varios estados depresivos, varios tipos de depresión, que no a todos le sucede lo mismo y de la misma manera, pero hay patrones comunes, con la depresión se pierde la capacidad para alegrarse y sentir placer por las situaciones cotidianas de la vida. Si pierde la capacidad de hacer proyectos, de planificar un futuro, de sociabilizar, se pierde la voluntad, de "hacer".

La Depresión es un pozo, se va haciendo cada vez más profundo, lo importante es que se sale. Hay que pedir ayuda, hay que hablar, demostrar los sentimientos, sacar a la luz, lo que preocupa,lo que angustia, los miedos. La ayuda profesional es importantísima, porque nos permite ves que nos sucede desde otro perspectiva y descubrir porque nos sucede y ayuda a encontrar una salida. Ayuda a encontrarse consigo mismo, para aprender a quererse, a valorarse, a respetarse a mejorar la autoestima. No se buscan culpas ni culpables, se ven las responsabilidades, y lo que a cada uno le toca en la vida y a manejar su rol, ayuda a entender a los otros, no solo sufre mucho el paciente depresivo sino su grupo familiar conviviente y sus grupo cercano, ya que muchas veces no se sabe que hacer, como ayudar, como intervenir.   Consultar al psicoterapeuta es el primer paso hacia la cura y cada tratamiento se planifica de acuerdo a la persona consultante y sus particularidades, sabemos que todo estado depresivo no se puede manejar con la voluntad, dado que hay tanta negaciones en el paciente que los reproches, las culpas, los miedos, los sentimientos negativos son muchos y a su vez son producto de una historia personal, de una situación actual, de las relaciones familiares e interpersonales etc. Por lo tanto se planifica la terapia y se va reacomodando de a cuerdo a los pasos dados por el paciente hay avances y hay retrocesos, el proceso no es mágico, nuestro modo de trabajo se basa en la relación establecida con el paciente, esta debe ser de contención, fluida, con mucho dialogo, debemos enseñarle al paciente a conocerse o reconocerse y ser consientes de su realidad,hay que establecer un trato ameno y cordial, llegar juntos a una solución, guiando al paciente por el camino a encontrar las respuestas y las soluciones utilizando las técnicas adecuadas a la circunstancia del consultante y a su grupo familiar, así el paciente y el terapeuta, ambos respetando sus roles e identidades, podrán llegar a una avance en la enfermedad, hace falta constancia, seguimiento y el profundo convencimiento de quien esta enfermo de querer superarse y mejorarse.   Y la depresión es un círculo vicioso y contagia y aleja.... Pidan ayuda, de este pozo SE SALE. Se puede volver a encontrar esa persona a la que cada vez que nos miramos al espejo creemos perdida.

Siempre hay una esperanza y un motivo para vivir !!!, hay que recuperarlo...   

Más artículos de Bibiana Girart:

>>> Disminución del Deseo Sexual ... como mejorarlo
>>> Depresión: Una enfermedad que afecta a muchos
>>> Depresión: Cuando los pensamientos nos juegan en contra
>>> Información sobre el lupus
>>>Soporte técnico al corazón