Parte 3: SUPERVIVENCIA

 

Los manipuladores

 

Una vez que sabemos qué es la manipulación, quiénes son los manipuladores cotidianos y cómo se comportan, lo que nos queda es aprender cómo hacerles frente.

Para afrontar las relaciones con los manipuladores cotidianos hay que seguir unas pautas que podemos sintetizar de esta forma:

  • Conocer los propios puntos débiles y reforzarlos. Las carencias del manipulador están en unos puntos. Las del manipulado en otros. ¿Cuáles?
  • Tomar la decisión de modificar la relación, a sabiendas de que va a suponer un esfuerzo considerable.
  • Mantener abierto el canal de la comunicación: Que no te cuelguen el teléfono.
  • Aprender a ser asertivos, tanto mediante técnicas de buena fe como defensivas.
  • Plantearse la supervivencia a la agresividad, sea activa o pasiva, como el mayor problema.
  • Recurrir a todas las posibilidades que permita el sistema legal para enfrentarse a la agresión.
  • No empeñarse en intentar cambiarles. Son así, y tendrán que convivir con su inseguridad. No hay que ser salvador de nadie, sólo compañero.
  • Tener siempre presente la posibilidad de romper la relación, y ejercer ese derecho en el caso en que sea necesario.