LA TÉCNICA DE LA REJILLA COMO INSTRUMENTO EVALUADOR DE LA AUTOESTIMA

 

Jorge Jiménez Serrano.

Jose Antonio Jiménez Carmona

Alumnos internos del Dpto. de Psiquiatría, Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico

Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla.

 


Los estudios actuales sobre el Sí mismo no lo plantean como una dimensión única, sino como un conjunto de concepciones que el sujeto mantiene sobre su Sí mismo.(Markus y Nurius, 1986; Higgins, 1987). Esta visión concuerda con los planteamientos de la Teoría de los Constructos Personales (Kelly, 1955) y con enfoques de tipo constructivista que describen al yo como compuesto por diferentes tipos de esquemas de naturaleza verbal y/o imaginativa, siendo universales los nucleares, caso de la autoestima.(García Martínez, 1998).

El sí mismo, grosso modo, estaría compuesto por:

  • Elementos que forman parte del campo de la experiencia del sujeto, como el yo real (representación propia).
  • Elementos referidos a realidades no experienciadas, como el yo ideal (representación deseada) ,yo debería (representación "deber ser"), yo rechazado (representación de lo que se rechaza).

Con estos distintos elementos del Sí mismo se han realizado distintas investigaciones que pretenden mostrar las relaciones que se pueden establecer entre ello y las posibles discrepancia, concepto utilizado por Higgins para mostrar la existencia de diferencias entre elementos.
Así, autores como Higgins, Bond, Klein y Strauman (en Avia 1995), relacionan discrepancias entre el yo real y yo ideal y yo ideal con trastornos depresivos y entre el yo real y yo debería con trastornos de tipo ansioso.

Moretti y Higgins (en Avia 1995) encuentran resultados en la que la baja autoestima se da en sujetos que muestran discrepancias entre su yo real y su yo ideal. Autores como Feixas(1992), utilizan precisamente esta discrepancia como índice global de autoestima.

Por otro lado, Ogilvie (en Avia, 1995), concluye en sus investigaciones que la satisfacción personal está estrechamente relacionada con discrepancias entre el yo real y el yo rechazado.

En nuestra investigación hacemos uso de la técnica de la rejilla de Kelly, en su versión interpersonal, la cual está compuesta de varios elementos, en este caso personas significativas para el sujeto evaluado (padre, madre, pareja...), así como elementos del sistema del Sí mismo (yo real, yo ideal, yo debería y yo rechazado). De las comparaciones entre estos elementos se elicitan los constructos que forman parte del sistema de significados de la persona.

En cuanto a resultados cuantitativos, esta técnica aporta entre otros, análisis de correspondencia simpe correspondencia simple entre elementos y constructos, correlaciones de Pearson, análisis de conglomerados, correlaciones entre elementos..., siendo estos últimos los resultados utilizados en este estudio.

La construcción de la rejilla responde a unos planteamientos teóricos y metodológicos característicos que más tarde serán abordados y que en esta investigación pretenden compararse con otros distintos como los que puede aportar una técnica como la Escala de Autoconceptos Tennesse (TSCS) creada por Fitts (1975).

El TSCS es una prueba psicométrica que evalúa 3 dimensiones del Sí mismo Autoestima (valoración afectiva), Autoconcepto (valoración cognitiva) y Autocomportamiento (valoración comportamental) en 5 manifestaciones o aspectos externos (Física y de salud, moral y religiosa, personal, familiar y social).

Con esta investigación pretendemos relacionar los índices de Autoestimas aportados por ambas pruebas, con la hipótesis de que habrá una ausencia de correlación entre dichos índices. Las diferencias que presentan las pruebas pueden aportar información acerca de este resultado.

MÉTODO

SUJETOS:

Número de sujetos: 20
Sexo: 13 mujeres/ 7 hombres
Edad: Entre 17-28 años
Características: Nivel educativo medio-alto

MATERIALES:

Cuadernillo de preguntas del Tennesse.
Hojas de respuestas del Tennesse
Hojas de correcciones del Tennesse
Hoja de puntuaciones del Tennesse
Plantillas de la Rejilla.
Hojas de descripción de los constructos.
Programa informático Record v. 2.0
Programa informático estadístico SPSS.
SalaI>
Sala de evaluación.
Bolígrafo

PROCEDIMIENTO

Previo consentimiento del sujeto, se le cita individualmente para explicarle los objetivos de la investigación y el procedimiento que se va a llevar a cabo con su colaboración.

Las dos pruebas son implementadas a cada sujeto, controlando los efectos del orden de presentación mediante contrabalanceo. Al 50% de la muestra se la aplica primero el Tennesse y posteriormente la rejilla, y al otro 50% el orden inverso.

Antes de comenzar con cada prueba, se le dan instrucciones precisas para cumplimentarla, asegurando la perfecta comprensión de la mismas.

El sujeto no tiene límite de tiempo para realizar ambas pruebas, las cuales se aplican en dos momentos distintos con el único objetivo de evitar la fatiga del sujeto.

Finalmente, se le da las gracias por la participación, asegurándole el anonimato y confidencialidad de los resultados, a los que podrá tener acceso si lo desea.

RESULTADOS. 

  • Análisis de Correlaciones
 

 

Correlación

Yo-Yo debería

Correlación

Yo-Yo rechazado

Correlación

Yo-Yo ideal

TSCS

Total

0.0816

P=0.732

-0.2817

P=0.229

0.2022

P=0.393

Autocomportamiento

0.0787

P=0.744

-0.2540

P=0.280

0.2476

P=0.293

Autoconcepto

-0.0975

P=0.683

-0.1292

P=0.587

0.0361

P=0.880

Autoestima

0.1602

P=0.500

-0.2365

P=0.315

0.1426

P=0.549

Tabla 1

  • W. De Mann-Whitney utilizando la puntuación total del TSCS como criterio
 

 

TSCS

Auto

comportamiento

Auto

concepto

Autoestima

Auto

estima

C.Y-debe

C.Y-Rech.

C.Y-Ideal

F

Ratio

29.5860

1103387

4.1860

17.5191

0.1934

0.5181

0.7477

F

Prob.

0.0000

 

0.0034

0.0557

0.0006

0.6653

0.4809

0.3986

Tabla 2

 
  • ANOVA utilizando la puntuación total del TSCS como criterio

0.0061

 

TSCS

Total

Autocomportamiento

Autoconcepto

Autoesti="12%">

Autoestima

C.Y-debe

C.Y-Rech.

C.Y-Ideal

Z

-3.7089

-2.7440

-1.8185

-3.1001

-0.3091

-0.6946

-1.0030

P

0.0002

0.0061

Tabla 3

 
  • W de Mann-Whitney utilizando la correlación Yo-Yo ideal como criterio
 

vetica">CY-Ideal

 

TSCS

Autocomportamiento

Autoconcepto

Autoestima

CY-Ideal

Z

-1.255

-1.5223

-0.1905

-0.5724

-3.7607

P

0.2093

0.1279

0.8489

0.5671

0.0002

Tabla 4


Con el objetivo de evaluar las similitudes y/o diferencias entre las dos pruebas, se elabora una base de datos con los valores de todos los índices aportados por la TSCS y los índices generales y correlaciones entre "yoes" de la rejilla.

Sobre esta base de datos se realizan distintos análisis estadísticos:

En primer lugar se someten los datos a un análisis de correlaciones entre los índices del TSCS y las tres correlaciones en las que participa el "yo". (ver tabla 1).

Este análisis muestra la ausencia de correlación significativa entre los valores aportados por sendas pruebas.

Seguidamente se procede a realizar un análisis de varianza introduciendo una división de la muestra a partir de la media en la puntuación total del TSCS, estableciendo dos grupos en función de si se encuentran por debajo o por encima de dicha media. Los resultados vuelven a mostrar ausencia de correlación significativa.(ver tabla 2).

Posteriormente, y con la división anterior, se aplica la W de Mann-Whitney, arrojando idénticos resultados en cuanto a correlaciócuanto a correlación y significatividad.(ver tabla 3).

Finalmente, se realiza el mismo procedimiento estadístico pero utilizando ahora la división de la muestra en función de la media de la correlación "yo-yo ideal" , confirmando los resultados anteriores.(ver tabla 4).

Por tanto, los resultados obtenidos derivado de la rejilla de Kelly y del TSCS de Fitts muestran, en todos los casos, una ausencia de correlación significativamente estadísticas, aunque pueden apreciarse ciertas tendencias. En concreto entre la correlación "yo-yo rechazado" y los indicadores del Tennesse o entre la correlación "yo-yo ideal" y la puntuación total del TSCS, siendo en el primer caso una correlación negativa y positiva en el segundo. Sin embargo, en ningún caso son significativas estadísticamente.

DISCUSIÓN

La hipótesis de nuestra investigación sostenía la ausencia de correlación entre los distintos índices que sobre la autoestima aportan las técnicas de la rejilla de Kelly y la TSCS de Fitts, planteamiento que, a la luz de los resultados obtenidos, queda aceptado.

Esta asunción implica, no obstante, el tener que dar respuesta a una serie de cuestiones. Los interrogantes se agrupan, fundamentalmente, en torno a dos puntos, a saber, la explicación, por un lado, de porqué dos pruebas que aparentemente tienen el mismo objeto de evaluación arrojan resultados tan sumamente contradictorios, y determinar, por otro, el "verdadero" valor de la autoestima.

En cuanto a la primera cuestión, nos estamos refiriendo a dos aspectos, las características específicas, a todos lo niveles, de ambas pruebas y las variables relacionas con la situación de evaluación.

A nuestro entender debemos reflexionar sobre la naturaleza de ambas pruebas, especialmente en lo concerniente a la autoestima, para intentar esclarecer estas incógnitas.

La técnica de la rejilla, a diferencia de las pruebas psicométricas, parte del hecho de considerar como clave y referente único, el mundo de significados propios de la persona; es decir, cuando utilizamos la rejilla trabajamos con las construcciones subjetivas de la persona evaluada sin que se tenga ningún otro tipo de referente extrapersonal o periférico al mundo de significados individual del sujeto.

Este aspecto tiene una especial relevancia si comparamos a esta técnica con las pruebas psicométricas, en general, y el Tennesse, en particular; este tipo de instrumentos, construidos a partir de datos poblacionales, requieren, en último término- a la hora de interpretar-, de una misma población como medio de baremación, es decir, la persona se compara con otras (población de referencia) para obtener una puntuación o medida en cuanto a un atributo.

En el caso específico de la evaluación de la autoestima, esta circunstancia puede explicar los resultados obtenidos; mientras que en la rejilla se evalúa el juicio personal que el sujeto hace sobre sí mismo en función de los constructos elicitados, significados propios, en el Tennesse el sujeto valora afirmaciones que pretenden describirlo pero que no son producciones propias, sino aportaciones de la población de referencia.

La autoestima de una persona puede mostrarse alta, aunque sus índices puedan ser bajos a nivel poblacional, siempre y cuando la persona no encuentre discrepancias entre lo que es y lo que desea ser; se acepta en función de sus propios criterios (significados) que no tienen porqué coincidir, incluso pueden ser contcluso pueden ser contradictorios, con los aportados por la norma (población).

Podría cuestionarse la comparación entre ambas pruebas, también, atendiendo a las características psicométricas de las mismas, ya que ambas difieren en cuanto a características de fiabilidad y validez, en base, fundamentalmente, a las concepciones que sus perspectivas mantienen en relación a estos conceptos.

En lo que respecta a la fiabilidad y validez de la rejilla, ésta cuenta con algunas particularidades. Como comentamos anteriormente, la finalidad de la rejilla, y este en un aspecto muy importante, es un abordaje idiográfico, lo cual, en principio resta importancia a la fiabilidad y validez normativa.

Es difícil hablar de fiabilidad en la rejilla cuando ésta pretende ser un instrumento de medida sensible a la inestabilidad y al cambio, algo que está relacionado con lo que decía Kelly cuando irónicamente definía la fiabilidad como la característica de un test que lo hace insensible al cambio.

Con la validez ocurre prácticamente lo mismo como afirma Yorke, (1989), cuando considera la validez de contenido de la rejilla como "problemática", teniendo en cuenta la dificultad para saber si los elementos o constructos utilizados son representativos de sus poblaciones respectivas.

No obstante, en lo que se refiere a la validez de constructos y predictiva, las investigaciones arrojan resultados positivos. Adams-Webber, (1979); Anthony Ryle, (1975); Ryle y Lunghi, (1971); Ryle y Breen, (1972).

Por su parte, el Tennesse, como prueba genuinamente psicométrica, muestra datos altamente contrastados y aceptables desde este punto de vista.

Ambas pruebas, por tanto, aunque con sus matices, muestran datos que apoyan su utilidad desde un punto de vista psicométrico y no sería adecuado la invalidación de alguna de ella atendiendo a criterios comparativos.

Creemos necesario destacar una serie de factores que también podrían estar influyendo en los resultados, tal como se muestran. Así, el conocimiento que la persona tiene sobre lo que se evalúa (lo disfrazado de la prueba), más patente en el Tennesse que en la rejilla; la medición de características como la autoestima y el autoconcepto, que implica hacer referencias a aspectos como la satisfacción corporal, actitudes éticas y moón corporal, actitudes éticas y morales,... los cuales invitan más al falseamiento y a la aparición de efectos de deseabilidad social, lo que puede provocar sesgos en la medición; por último, una variable intrínseca al estudio, la muestra tampoco es representativa desde un punto de vista estadístico, en cuanto al número de sujetos, debido al elevado coste de tiempo que supone el administrar ambas pruebas (aproximadamente 2 horas/sujeto).

Finalmente, con respecto al segundo de los interrogantes, el "verdadero" valor del objeto evaluado, pensamos que no se tratan de distintas autoestimas, podrían ser simplemente distintos aspectos (dimensiones/niveles) de uno mismo concepto, es decir, serían diferentes formas de ver y entender la autoestima; así, Fitts, tal como muestra en la TSCS, entiende a la autoestima como la dimensión afectiva en cuanto a la aceptación propia considerada desde el punto de vista de los otros, mientras que Kelly, desde su TCP, la define como la proximidad entre lo que soy y lo que deseo ser, desde un punto de vista más personal.

Antes de concluir quisiéramos señalar que esta investigación no ha pretendido ser un inútil estudio de validez convergente –aunque en un principio fuera el móvil del acercamiento;vil del acercamiento al tema, pero que analizado en profundidad fue precisamente el que lo descartó- de ninguna de ninguna de las pruebas, utilizando la otra como criterio, sino que hemos querido mostrar las posibles discrepancias que pueden surgir cuando se utilizan pruebas que, aparentemente, miden un mismo concepto pero difieren en cuanto a sus enfoques teóricos y metodológicos de base. Estos presupuestos de partida "moldean" el concepto de interés haciéndolo diferente a la luz de distintas perspectivas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

Allport, G.W.(1975): La Personalidad: su configuración y desarrollo. Barcelona. Herder.

Avia, M.D. y Sánchez, M.L. (1995): Personalidad: Aspectos cognitivos y sociales. Madrid. Pirámide

Bartolomé, M. (1983): Manual de la Escala de Autoconcepto de Tennesse. Madrid. Narcea.

Feixas, G. Y Cornejo, J.M. (1992): Manual de la técnica de la Rejilla mediante el programa Record.. Madrid. TEA ediciones

García, J.; García, J.; Garrido, M.; Rodríguez, L. (1997): Personalidad, procesos cognitivos y psicoterapia. Un enfoque constructivista. Madrid. Fundamentos.

Kelly, G.A: (1991): The psychology of personal construct.. New York. Routledge

Higgins, E.T.(1987): Self-discrepancy: A theory relating self and affect. Psychological review, 94, 319-340.

Markus, H. y Nurius, P.(1986): Posible selves. American Psychologist, 41, 954-969.