10. Cuándo comenzaré a notar algún beneficio

Ya desde el primer día sin fumar puedes comenzar a notar los beneficios. No importa la edad que tengas. Dejar de fumar siempre trae beneficios importantes para la salud. Por el mero hecho de dejar el tabaco ya estás incrementando tu expectativa de vida porque automáticamente, y desde el primer momento que has dejado de fumar, disminuye el riesgo no sólo de padecer determinadas enfermedades sino, y sobre todo, aumenta considerablemente la calidad de vida. ¡La cantidad de vida es importante pero, a partir de cierta edad, la calidad de vida es fundamental!.

En muy poco tiempo tu organismo comenzará a beneficiarse de la ausencia del tabaco:

  • A los 20 minutos después del último cigarrillo. La tensión arterial y la frecuencia cardíaca recuperan sus valores normales. La temperatura de las manos y de los pies aumenta hasta valores normales.
  • Pasadas 8 horas de abstinencia. Los niveles de oxígeno en sangre se normalizan y los niveles de nicotina y monóxido de carbono se reducen a la mitad, disminuye el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y si se tiene alguna enfermedad relacionada con el tabaco aumentan las posibilidades de recuperación.
  • Después de 24 horas. Se elimina del cuerpo el monóxido de carbono. Los pulmones comienzan a eliminar mucosidad y otros restos producidos por el consumo del tabaco.
  • A las 48 horas. No queda nicotina en el cuerpo. Las terminaciones nerviosas se acostumbran a la ausencia de nicotina. Mejora la capacidad del gusto y del olfato.
  • A las 72 horas. Resulta más fácil respirar a medida que los bronquios comienzan a relajarse y se incrementa la capacidad pulmonar.
  • Tras 2-3 semanas. Mejora la circulación sanguínea. Disminuye la tos e incluso desaparece. Los pulmones comienzan a trabajar mejor.
  • Desde 3-9 meses. La tos, la fatiga y los problemas respiratorios mejoran debido a que el funcionamiento de los pulmones aumenta hasta un 30%. Aumenta la sensación de bienestar.
  • A los 5 años. El riesgo de morir por enfermedad pulmonar se reduce a la mitad.
  • Al cabo de 10 años. El riesgo de morir de cáncer de pulmón es similar al de los no fumadores y el riesgo de padecer cáncer de boca, laringe, esófago, vejiga, riñón y páncreas o de morir por infarto se equipara al de las personas que nunca han fumado.

El deseo imperioso de fumar cada vez será más esporádico y mucho menos intenso. No pienses en nada que te impida llegar al objetivo marcado. Valora todo lo que hayas conseguido momento a momento y concéntrate tan sólo en superar las ganas de fumar cada vez que se presenten. Habrá momentos de peligro así que nunca bajes la guardia, ármate de recursos y pon a funcionar las alternativas que te permitan afrontar la situación para una vez más salir venciendo al tabaco. Cada vez que lo consigas quédate con lo que te ha resultado útil y eficaz, pues si te ha funcionado una vez puede funcionarte otras. Aprende a relajarte sin cigarrillos, los cigarrillos parece que relajan pero consiguen justo lo contrario, generan mucha ansiedad y muchos problemas físicos y mentales. En cambio una buena técnica de relajación genera mucha satisfacción y aporta muchos beneficios tanto para la salud física como para la salud mental.

Comentarios: