3. Dependencia física y Dependencia psicológica: las dos razones que explican la dificultad para dejar el tabaco

La gran dificultad para dejar el tabaco viene determinada por la dependencia que se genera tanto a nivel físico como a nivel psicológico

  1. Dependencia física: La nicotina es la gran responsable de la dependencia. Ya hemos comentado anteriormente que el tabaco engancha debido a que la nicotina es una droga con alto poder adictivo:
  • El tabaco además de ser un producto muy peligroso para la salud, debido a los más de 4.000 productos químicos que contiene, es una droga con gran poder adictivo cuyo consumo genera una importante dependencia física.
  • Con el “uso” del tabaco, a través de los primeros consumos esporádicos, tu organismo va adaptándose poco a poco a los niveles de nicotina y con ello se va produciendo la “tolerancia” (cada vez necesitarás más para conseguir el mismo efecto). Al tener que consumir más para conseguir los mismos efectos se va dando el “abuso” y con ello la “dependencia física” (el organismo depende de la nicotina para no manifestar síntomas desagradables y poder funcionar con normalidad).
  • En cuanto se priva al organismo de los niveles de nicotina a los que está acostumbrado se presenta el “síndrome de abstinencia” (se produce toda la sintomatología física desagradable que el organismo experimenta cada vez que intentas dejar el tabaco, debido a la necesidad imperativa de la sustancia adictiva y en este caso la “nicotina”). ¡Ya no puedes estar sin tabaco pues tu organismo depende de él!
  1. Dependencia psicológica: Cada vez que fumas un cigarrillo estás reforzando el poder adictivo de la nicotina y con ello la repetición del acto de fumar. El comportamiento se repite miles de veces, mediante miles de caladas y ante situaciones de los más diversas. Con la repetición se va produciendo un condicionamiento tan potente, que cualquier situación en la que te encuentras te demanda el cigarrillo, y así sucesivamente, hasta no poder vivir sin fumar cada muy poco tiempo.
  • Más adelante podrás comprobar tanto el nº de cigarrillos que has consumido durante los años que llevas fumando como el nº de caladas que has dado, eso te dará una idea del porqué el gesto de fumar se ha convertido en un hábito, tan condicionado, tan inconsciente y tan asociado a muchas de las actividades que realizas diariamente y sin apenas darte cuenta. ¡Lo anormal termina siendo no fumar!
  • Es así como poco a poco se va generando la dependencia psicológica. Cada una de las actividades realizadas en el día a día, asociadas con el gesto de fumar, conduce a tu cerebro a considerar que realizar determinadas actividades y no fumar es completamente imposible.
  • La mayoría de los fumadores dicen lo mismo ¡Fumo porque me gusta! ¡Es que no quiero dejarlo! ¡Cuando yo quiera lo dejaré, sólo que ahora no quiero, hoy no es el momento ya decidiré cuándo!... El problema es que cuando lo intentan se dan cuenta de que no es tan fácil, de que realmente hay una dependencia no sólo física sino también psicológica, de que se pasa muy mal, de que se aportan numerosas excusas para justificar el hecho de no dejarlo pero sobre todo se dan cuenta de que: ¡No pueden controlar aquello que tan convencidos estaban de que sí podían!.

Para dejar de fumar hay que tener muy claro a qué nos enfrentamos y atacar el problema con estrategias que nos ayuden a enfrentarnos a las dos dependencias: la física (utilizando estrategias que nos ayuden a reducir los síntomas que genera el síndrome de abstinencia) y la psicológica (mediante técnicas psicológicas que nos ayuden a controlar la ansiedad y el estrés así como la deshabituación al tabaco).

Hay una cosa que sí debemos tener muy claro y es que por muy difícil que nos pueda parecer ¡se puede vivir sin tabaco! Y sobre todo tener muy claro que en cuanto consigas los primeros éxitos, la satisfacción al comprobar que puedes más que el cigarrillo será tan grande que sólo por eso ya habrá merecido la pena intentarlo.

¡Lo más importante para dejar la adicción es intentarlo, intentarlo y volver a intentarlo, tantas veces sea necesario, hasta conseguirlo!

Comentarios: