11. Recaer no es fracasar

Es posible que en algunos momentos la idea de mantenerte sin fumar te parezca difícil o imposible. No desesperes pues con un poco de esfuerzo puedes superarlo.

Como ya hemos visto, los deseos imperiosos de fumar serán cada vez menos intensos y aparecerán de forma más espaciada pero nunca bajes la guardia. La mayoría de las recaídas suceden durante los primeros tres meses después de haber dejado de fumar.

Muchas recaídas se deben a un exceso de seguridad, a un exceso de confianza. Cuando hayas superado los primeros días, no pienses que ya está todo ganado, ¡sería un error!. Sigue luchando hasta que el tabaco no te diga nada ni te atraiga como si de un imán se tratara. ¡Dile adiós al cigarrillo y repítelo tantas veces sea necesario!.

Si enciendes un cigarrillo, pensando que será uno y nada más que uno, tienes entre un 80 y un 90% de probabilidades de iniciar una recaída, ¿crees que merece la pena después de lo que ya has conseguido?

También hay que tener en cuenta que las caídas o los errores no suponen un paso atrás. Observa a los niños cuando empiezan a andar: antes de lograrlo, han tenido que caerse muchas veces, es así como todas las personas hemos aprendido a andar con seguridad. Recuérdalo: dejar de fumar es un proceso de aprendizaje. Recaer no es un fracaso definitivo, sino una nueva etapa que te acerca un poco más al objetivo. El número de horas, días, semanas o meses que has estado sin fumar han sido beneficiosos, pero sobre todo te indican que puedes conseguirlo, sólo te falta identificar el porqué volviste a fumar, dónde fallaste y aprender de los errores para salir fortalecido gracias a ellos.

Si somos metódicos en el plan que nos hemos marcado ¡el éxito estará garantizado! y sobre todo si seguimos insistiendo en utilizar y en poner a nuestra disposición el mayor número de recursos y el mayor número de estrategias posible (respiración lenta, relajación, autoinstrucciones, apoyo social, ejercicio físico, mayor consumo de líquidos, técnicas cognitivas…).

¡Nunca olvides!
¡Valorar con orgullo el haber dejado de fumar! ¡No ponerte a prueba ya que no hay nada que demostrar¡ y ¡Mantenerte siempre alerta, recordando siempre que es fundamental no fumar ni un solo cigarrillo, ni una sola calada!

Comentarios: