PSICOLOGIA DEL DEPORTE

Parte I: 16. Crisis Sociales y Futbol

Por: Dr. Jorge G. Garzarelli
Universidad del Salvador (Argentina)

Volver al Indice

Palabas clave: Crisis, sociedad, deporte

Dentro de las reiteradas crisis sufridas por el hombre en su historia, la del deporte emerge en la actualidad con una fuerza inesperada. En el caso del futbol, estas crisis se manifiestan con formas tan violentas que escapan a nuestro deseo y comprensión.

Los diferentes significados de la palabra crisis (del gr. "krinein": desunir, separar, aislar y del lat."crisis": seleccionar, tamizar) afectan a nuestra vida durante la infancia, adolescencia, juventud, madurez y ancianidad de diferentes modos acorde con la estructura de nuestra personalidad y el estilo de vida que llevemos. En todo este proceso se pierde una etapa y se accede a otra en la que la incertidumbre y la inseguridad forman parte indisoluble del mismo.

En todo momento la crisis afecta a nuestra corporalidad y es en el caso de los deportistas donde esta manifestación se hace más evidente afectando su desarrollo integral.

Cuando pensamos como occidentales, las crisis se manifiestan como opuestos, conflictos, contradicciones, mientras que en Oriente se vivencian en términos holísticos (integrados).Basta el digno ejemplo del "Yin y el Yan".

En toda crisis las preguntas inmediatas son "porque me pasa esto a mí?"," que hice yo para merecer esto?". Todas las respuestas a estas preguntas dependerán de nuestro grado de de creatividad, lo que lleva un tiempo de comprensión y reflexión, ya que toda nuestra estructura personal está afectada y ha aumentado nuestro nivel de vulnerabilidad. Todas las viejas respuestas ya no nos sirven y se buscan otras nuevas con las que se intenta recuperar el equilibrio momentáneamente perdido.

En aquellas crisis vitales, también denominadas existenciales se buscan caminos de salida, emergiendo la ansiedad, la angustia, el miedo hacia muchas situaciones, las defensas personales que puede resultar ineficaces, perdiendo el sentido de ciertos valores, se cuestionan las escalas ético morales propias. No obstante ser las crisis, experiencias dentro de las cuáles el hombre intentará descifrar algún enigma doloroso, toda crisis nos brinda una posibilidad de apertura.

En esta situación, la creatividad tanto propia como la de las personas que conforman nuestro entorno, actúan positivamente, produciendo, fundando, engendrando un nuevo estilo de vida.

La creación nos desafía, como una especie de aventura con todos los riesgos que comporta, dirigiéndonos hacia el descubrimiento de lo nuevo. En los rasgos de las personas creativas no entran ni la rutina, ni lo mediocre o la repetición.

Es claro que si algunas crisis nos sumergen en la depresión, los caminos hacia la solución de las mismas estarán coartados y rumbos "non santos" son los que se siguen, alienando nuestra persona y llevándonos a la paulatina destrucción de nuestra existencia.

Crisis en el deporte

Los ejemplos de crisis en la vida deportiva son demasiados conocidos por todos como para mencionarlos en este artículo.

Cuando mencionamos crisis, nos referimos no solo a las personales, sino también a las económicas, sociales, institucionales, religiosas, vocacionales, corporales , políticas, etc.etc. siendo todas ellas las que afectan en forma directa indirecta el estilo y calidad de nuestras vidas. Siendo personas sociales siempre estaremos subordinados a su influencia.

Que es lo que sucede en el deporte?

Esto exigiría un delicado y singular análisis (caso por caso) de la vida profesional y personal de nuestros futbolistas. Siempre ellos están sujetos a los diferentes tipos de presión que se ejercen en el transcurso de su actividad como tales.

Pero como influyen sobre ellos los actuales hechos de violencia que en forma recurrente, constante y "fuera de control" que se manifiestan en los partidos? Deben recurrir a toda clase de "argucias" para evitar comentarios que los podrían comprometer, desligar responsabilidades, negar la realidad inmediata, convivir aceptando la degradación deportiva que la violencia produce, teniendo miedos reales a las conductas de los "delincuentes institucionalizados", sintiéndose culpables por qué no ganaron o jugaron de acuerdo a las circunstancias?

Con seguridad podemos encontrar en ellos, que todas estas formas de violencia, producen algún tipo de crisis que sin ser resueltas, afectan no solo el presente sino también el futuro de sus vidas.

Existe la posibilidad de que no se sientan afectados por las mismas, en función de otros proyectos personales que lo compensen del deterioro que la violencia produce en forma sistemática en todas las áreas de la vida. Son éstos los futbolistas que, como hemos mencionado en otros artículos de nuestra revista, otorgan un sentido "plus" al futbol y no se quedan en la "queja", o el lamento al estilo de nuestro tanto "Cambalache", el que por otro lado tanto de realidad y de verdad contiene en su letra. Es claro que habría que evitar que "el mundo es y será una porquería", ya que esta premonición tiene muy poco de positiva y que, de quedarnos en este "rollo", no haríamos más que repetir (y pueden perdonarme la repetición?) al estilo de los negativistas, que niegan los valores que sostienen nuestros proyectos e ideales.

El futbol no va a caer a pesar de la violencia social.

Y esto es, a mi criterio, por qué el futbol no es violento. Si posee la dinámica y fuerza que todo deporte precisa en su estructura para su realización. Pero es claro que al ser un deporte masivo y popular, las diferentes personalidades de nuestra sociedad, muestran allí , la mayoría de las veces sus conflictos, contradicciones, problemas irresueltos y aspectos inmaduros, como si la cancha fuera un lugar terapéutico en el que se resolverían mágicamente sus problemáticas.

Todos conocemos que la violencia en el futbol no es nueva. Pero, entonces nos preguntamos como es que ha soportado tanta violencia y de todo tipo? Quizás la respuesta más verídica es que su estructura como deporte es muy fuerte y consistente, por lo que ha podido, a lo largo de los tiempos, contener hechos no soportables por deportes.

Volver al Indice