PSICOLOGIA DEL DEPORTE

Parte III: 1. Droga en el deporte

Por: Dr. Jorge G. Garzarelli
Universidad del Salvador (Argentina)

Volver al Indice

Todos conocemos que el uso de diferentes sustancias han conformado parte importante en el desarrollo de la humanidad. Entre ellas estan las que ayudan a la vida  y otras que sumen a las personas a degradaciones personales que las pueden llevar hasta la muerte.

Por esto también, se han denominado legales o ilegales. Entre las primeras encontramos todos los medicamentos permitidos y autorizados para las enfermedades clinico-psicològicas mientras que las segundas son las que deterioran tanto inmediata como progresivamente la calidad de vida de los seres humanos.

El deporte, lamentablemente muestra en su historia el uso indebido de las segundas. Situaciòn que se constata sobre todo en los deportes de alta competencia y vinculadas al profesionalismo. Aunque no debemos generalizar ya que hay deportistas que no han entrado en ese círculo degradante, entendiendo este ultimo término no específicamente dentro de parámetros morales y o éticos, aunque los rozan inevitablemente

Toda droga que altere el natural metabolismo y por lo tanto conducta de un deportista es una herida al deporte mismo. Este factor hiperestimulante esta en relación directa con la estructura de personalidad del deportista, con quien se la suminsitre o facilite o se la aconseje y por cierto guarda intima relaciòn con un estilo de competición artificial en el ámbito professional. Merece destacarse que no todos los profesionales la utilizan, sino salvo aquellos que no pueden aceptar las limitaciones tanto fìsicas como psicológicas  de su persona y recurren al “elemento mágico” del “doping”.

Se define “doping” a aquel uso por parte de algunos deportistas de sustancias que son ajenas  a la fisiologìa de sus organismos y que aumentan la “performance” de los mismos en la actividad tanto corporal como psicològica.
El uso de estas substancias ha podido observarse a lo largo de la historia de la humanidad, ya sea con fines mágicos, religiosos, en la caza y en la participaciòn de guerras o contiendas. Es claro que en muchos casos han sido establecidas como norma en la antiguedad. En Grecia por ejemplo se utilizaban extractos naturales de plantas.para mejorar el rendimiento.

Desde aquellas épocas hasta la nuestra ha habido una amplia producción y diversificación de sustancias artificiales que actuan momentáneamente en el “exito” deportivo con las inevitables consecuencias negativas posteriores.

Si bien es en el año 1866, un  punto de partida del primer caso mortal conocido, la del ciclista gales Linton,ya en l805 la cafeína se usaba en atletismo, natación y ciclismo. Otros casos comienzan a verificarse en el futbol en l908 y en el boxeo en l910.
Ante esta seguidilla reconocida, es que en el año l950 por factores inherentes a la conformación social de post-guerra y sobre todo en determinados paises, hubo un notable incremento del “dopimng” en el deporte, lo que motiva que en el año l960 y con la ayuda de tecnologias específicas comenzaron las reglamentaciones y normativas de parte de las federaciones y de los organismos internacionales para efectivizar los necesarios controles.

Tanto tiempo pasó despues de que en el año l894 el Comité Olìmpico Internacional, dentro de su filosofìa humanistica promueva al deporte junto al conjunto de valores éticos y morales que comporta.
El antiguo lema latino de “mens sana in corpore sano”, habìa sido “olvidado” en su total esencia.

Bibliografia de consulta

  • Dosil Diaz, J. – Ciencias de la Actividad Física y del Deporte,Editorial Sintesis.España, 2003
  • Garzarelli, J. - Solo Tenis,Año III,Buenos Aires, 2005
  • Williams J. – Psicologìa aplicada al deporte, Biblioteca, Nueva,Madrid, 1991

Volver al Indice