PSICOLOGIA GENERAL

Trastornos de Personalidad - La gente ansiosa

Por: Dr. C. George Boeree
Departamento de Psicología - Universidad de Shippensburg
Traducción al castellano: Sara Blanco

Grupo C - La gente ansiosa

Trastorno de la personalidad por evitación (evitativo)

Un patrón dominante de  inhibición social, sentimientos de incompetencia e hipersensibilidad a la evaluación negativa,  que se inicia en la  edad adulta y  presente  en  variedad de contextos, como lo indican  cuatro (o más) de los  siguientes:

  • evita las actividades profesionales  que implican el contacto interpersonal significativo, debido a miedos de las críticas, la desaprobación, o el rechazamiento;
  • no está dispuesto a implicarse  con la gente a menos que esté  seguro de ser querido;
  • muestra moderación en las relaciones íntimas debido al miedo a ser avergonzado o ridiculizado;
  • se preocupa por ser criticado  o rechazado en situaciones sociales;
  • se inhibe en nuevas situaciones interpersonales debido a sentimientos de incompetencia;
  • se ve a sí  mismo como socialmente inepto, personalmente desagradable, o inferior a otros;
  • es extraordinariamente reacio a correr  riesgos personales o a participar en cualquier actividad nueva porque ya que puede resultar embarazosa.

Éstas son la clásica gente que los psicólogos refieren tan a menudo como los de "baja autoestima".  Tímidos y torpes, pueden quedarse cada vez más aislados pareciéndose más a la personalidad esquizoide.  Pero note la diferencia: El esquizoide no quiere relaciones con los demás.  El evitativo quisiera realmente tener amigos, pero tiene demasiado miedo al rechazo para intentarlo.  Es absolutamente difícil distinguir un trastorno de personalidad por evitación de la ansiedad social o incluso de la timidez simple.  ¡En algunas culturas, la mayoría de las mujeres y muchos hombres se comportan de esta manera, en cuyo caso usted no podría apenas llamarlo un trastorno!.

Trastorno de personalidad dependiente

Una necesidad generalizada y excesiva de ser cuidado lo que conduce a un comportamiento de sumisión y adhesión, y de temores de separación, que se inicia en la  edad adulta y  presente  en  variedad de contextos, como lo indican  cinco (o más) de los  siguientes:

  • tiene dificultad para  tomar de decisiones cotidianas  sin una cantidad excesiva de consejo y la aprobación de otros;
  • necesita que otros asuman  la responsabilidad de la mayoría de las áreas importantes de su vida;
  • tiene dificultad el expresar del desacuerdo con otros debido al miedo de la pérdida de apoyo o de aprobación;
  • tiene dificultad al  iniciar de proyectos o al hacer cosas por sí mismo (debido a una carencia de  confianza en sí mismo,  en el juicio o en sus capacidades en lugar de  una falta  de  motivación o de  energía);
  • hace esfuerzos excesivos por obtener protección  y apoyo  de los demás hasta el punto de ofrecerse voluntariamente para hacer  cosas que son desagradables;
  • se siente incómodo o desamparado cuando está solo debido a miedos exagerados de no poder cuidar de sí mismo;
  • busca urgentemente otra relación como fuente de cuidado y de apoyo cuando termina una relación;
  • se preocupa de manera irreal por  miedo a quedarse cuidando de sí mismo.

Se podría ver la personalidad dependiente como una personalidad por evitación con un poco más de sentido común - lo suficiente para conseguir a otra gente que le ayude.  Una vez más, mi opinión es que dependiente y evitativo son  variaciones de un solo trastorno - quizás "trastorno dependiente-evitativo."

También como en la personalidad evitativa, muchas culturas - especialmente las sociocéntricas – fomentan un grado de dependencia.  El hecho de que este trastorno sea el trastorno de personalidad que más comúnmente se diagnostica, y que es diagnosticado predominantemente en mujeres, apoya la idea de que éste puede ser cultural.

Una de las situaciones clásicas donde encontramos personalidades dependientes es en los matrimonios donde un socio permite que el otro domine totalmente la relación.  Tristemente, mucha gente en relaciones abusivas entra en ellas debido a su desesperación por que alguien asuma el control sus vidas por ellos.

Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad

Un patrón dominante de  preocupación por el orden, perfeccionismo y control mental e interpersonal, a expensas de  flexibilidad, franqueza, y eficacia,  que se inicia en la  edad adulta y  presente  en  variedad de contextos, como lo indican  cuatro (o más) de los  siguientes:

  • se preocupa por los detalles, las reglas, las listas, el orden, la organización, u horario hasta el punto de que el objetivo principal de la actividad se pierda;
  • muestra tanto  perfeccionismo que interfiere con la terminación de la tarea (e.g., no puede terminar un proyecto porque sus  propios  estándares no se cumplen);
  • se dedica excesivamente al trabajo y a la productividad, con  exclusión de los pasatiempos y de las amistades (no explicado por una necesidad económica obvia);
  • es concienzudo, escrupuloso, e inflexible en materia de moralidad, de ética, o de los valores (no explicados por la identificación cultural o religiosa);
  • no puede desechar objetos gastados o sin valor incluso cuando no tienen ningún valor sentimental;
  • es reacio a delegar tareas o trabajar con otros a menos que sometan exactamente a su manera de hacer las cosas;
  • adopta un estilo avaro del gasto hacia uno mismo y otros; el dinero se ve como algo que hay que acumular para futuras catástrofes;
  • muestra rigidez y obstinación.

Muy a menudo, cuando decimos que un conocido es obsesivo, no significa que tiene TOC.  Significa que tiene un trastorno de personalidad obsesivo.  Éstos son los perfeccionistas entre nosotros - no los que quieren simplemente dar lo mejor de sí, solamente los que se aterran cuando las cosas no son perfectas.  Esta clase de perfeccionismo puede trabajar en su favor: ¡Muchos profesores tienen por lo menos un grado de trastorno obsesivo-compulsivo, y parece ser un requisito para la carrera de medicina!  ¡En algunas culturas (por ejemplo, en algunas partes de Asia), esta clase de comportamiento se espera hasta cierto punto de todo el mundo!  Desafortunadamente, los obsesivo-compulsivos se agotan a menudo.  Algunos también agotan a los que tienen alrededor de ellos, por ejemplo en el caso de los dictadores de la oficina que creen que cada uno debe adherirse a sus estándares imposibles.

La personalidad obsesiva es más común entre hombres que mujeres, y se encuentra a menudo en grupos fundamentalistas de cualquier religión, donde el estricto cumplimiento de las normas es de suma importancia. En algunas sociedades, especialmente jerárquicas (vs igualitarias) y sociocéntricas (contra egocéntricas), esta clase de comportamiento se considera normal, no patológico.

<< anterior | siguiente >>