PSICOLOGIA GENERAL

Trastornos de Personalidad - Gente egocéntrica

Por: Dr. C. George Boeree
Departamento de Psicología - Universidad de Shippensburg
Traducción al castellano: Sara Blanco

Grupo B - Gente egocéntrica

Trastorno antisocial de la personalidad

Un patrón dominante de  indiferencia  y de  violación de los derechos de los demás que ocurren desde la edad de 15 años, como indican  tres (o más) de los siguientes:

  • falta de ajustarse a las normas sociales con respecto a comportamientos legales como lo indica perpetrar repetidamente actos  que son motivo de detención;
  • falsedad,  indicada por la mentir repetidamente, el uso de un  alias, o estafar a  otros para el beneficio o el placer personal;
  • impulsividad o incapacidad para planear el futuro;
  • irritabilidad y agresividad, según lo indicado por peleas  o agresiones físicas repetidas;
  • temerario desprecio por  la seguridad del uno mismo o de otros; .
  • irresponsabilidad constante, como se indica por la incapacidad de mantener un trabajo o las obligaciones financieras con constancia;  
  • falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia  o la justificación de haber daño, maltratado, o robado a otros.

Se cree que alrededor de una de cada seis personas (sobre todo hombres) tienen este trastorno de personalidad.  Pienso que es probable que sea más alto - quizás tanto como el 20%.  El trastorno antisocial era llamado el sociópata, y antes de eso,  psicópata.  El cambio de nombre refleja simplemente el hecho de que el público tiende a asociar el trastorno solamente a los casos más extremos y más dramáticos, tales como asesinos en serie.  Pero de hecho, la gente con poco sentido de la empatía o la culpabilidad vive alrededor de nosotros y apenas los notan hasta que nos afectan personalmente.  Si tienen un buen nivel de inteligencia, reconocen completamente que ciertos actos son ilegales o menospreciados por otros, y, desde que esto causa solamente problemas para sí mismos, evitan esas cosas.  Es decir la mayoría de los antisociales son racionales.  Creo que, además de los criminales violentos que pueden ser, obviamente, antisociales,  también hay muchos antisociales de gran éxito que, de hecho, deben su éxito al mismo hecho de que no les importa realmente cómo consiguen la riqueza y el poder, sólo conseguirlo realmente.  Tengo fuertes sospechas sobre algunos de esos ejecutivos empresariales que alegremente roban a sus empleados y accionistas y mienten tranquilamente sobre ello cuando les pillan.  También sospecho que algunos de nuestros políticos son sociópatas, especialmente aquellos que parecen ser capaces de ignorar el sufrimiento del menos afortunado mientras que llenan sus bolsillos y los bolsillos de sus amigos de dinero, o aquellos que no tienen reparos para declarar guerras que matan y mutilan a millares de nuestros propios hombres y mujeres jóvenes, así como centenares de millares de hombres, de mujeres, y de niños inocentes del enemigo supuesto.

Nadie sabe exactamente de dónde viene el trastorno de personalidad antisocial, pero sabemos que muchos criminales violentos tienen daño en los lóbulos prefrontales.  Al parecer, los lóbulos prefrontales juegan un importante papel a la hora de controlar el sistema límbico, incluyendo las emociones.  En algunas circunstancias, la respuesta del miedo de la amígdala es mitigada, mientras que se intensifica la respuesta de la rabia.  ¡Si usted tiene mucha rabia pero no tiene miedo nada, puede hacer mucho  daño!  Por supuesto la mayoría de antisociales no ha tenido daño en los lóbulos prefrontales, y por lo tanto solo podemos especular que quizás estas áreas no están tan bien desarrolladas como lo están en gente normal.

Otros consideran que el trastorno de personalidad antisocial viene derivado de la mala educación, el abuso o la negligencia.  Particularmente, algunos creen que es el resultado de una carencia de amor, especialmente de la madre, que evita que el niño desarrolle la capacidad de amar, o incluso la capacidad de reconocer la personalidad de otros. Como con la mayoría de los trastornos psicológicos, es absolutamente probable que las explicaciones físicas y de desarrollo jueguen un papel.  Un aspecto desafortunado del trastorno es que no parece haber terapia que pueda tocarlo.  Estas personas son excelentes mentirosos y manipuladores, absolutamente capaces de convencer a sus terapeutas y a otros de que se han reformado, que han encontrado a Jesús, o que, de cualquier otra manera, se ha mejorado.  Muchos forman grupos de inspiración y escriben manuales de autoayuda.  Pero no deja de ser otra manera de utilizar a la gente.

Por otro lado, se podría también sostener que la desensibilización al dolor de otros y el llegar a ser arrogante y egocéntrico es una cuestión de supervivencia en algunas sociedades.  Al igual que la paranoia, es más probable enfermar en culturas egocéntricas y jerárquicas.

Trastorno límite de la personalidad (Borderline)

Un patrón dominante de  inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen, y los afectos, y una notable  impulsividad que comienza  en la  edad adulta temprana y presente en una variedad de contextos, como lo indican  cinco (o más) de los  siguientes:

  • esfuerzos frenéticos para evitar el abandono real  o imaginado;
  • un patrón de  relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizadas por la alternancia entre los extremos de la idealización y la devaluación;
  • alteración de la identidad: una autoimagen o sentido de sí mismo  acusada y marcadamente inestable;
  • impulsividad en por lo menos dos áreas que son potencialmente perjudiciales para sí mismo (e.g., gasto, sexo, abuso de sustancia, conducción imprudente, atracones de comida);
  • comportamiento suicida recurrente, gestos, o amenazas, o comportamiento de auto mutilación;
  • inestabilidad afectiva debido a una reactividad marcada del humor (e.g., disforia, irritabilidad, o ansiedad episódica intensa que dura generalmente algunas horas y solamente raramente más de algunos días);
  • sensaciones crónicas del vacío;
  • cólera inadecuada, intensa o dificultades para controlar la ira (e.g., muestras frecuentes de mal genio, de cólera constante, peleas físicas recurrentes);
  •  ideación paranoica transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos severos.

El trastorno límite de personalidad  es llamado así debido a la creencia que representa un estilo de personalidad  el cual esté cercano, pero no es psicótico.  Muchos de sus síntomas, como usted puede ver, sugieren eso.  Pero me he impresionado  la gente límite que he conocido en su capacidad de mentir y de manipular, tan bien como los antisociales.  En vez de venir de poderosos, utilizan sus debilidades para manipular.  Y, como los antisociales, parecen sentir poco o nada de empatía o culpabilidad.  Tiran de usted hacia ellos, después le empujan lejos, después tiran de usted.  Enfrentan a un amigo contra otro.  Dramatizan situaciones para sus propios fines.  Se mueven, como un  camaleón, de una "personalidad" a otra.  Al igual que los antisociales, son extremadamente difíciles de tratar.  Posiblemente, se combinan algunos de los problemas del trastorno de personalidad antisocial con la psicosis.  Ya que los límite son predominante mujeres, es también posible que hayan seguido sus directrices culturales en cuanto a diferencias hembra-varón tradicionales en comportamiento, y son los antisociales los que utilizan los medios más pasivos para salirse con la suya.

Pero también parece que mucho de su comportamiento es autodestructivo.  Hay signos de disociación que sugieren que el trastorno límite de personalidad de se puede relacionar en cierto grado con la personalidad múltiple o incluso la esquizofrenia.  Es más común en personas que tienen una historia de negligencia, de abuso, y de conflicto familiar, así que es de esperar un grado de disociación y manipulación defensiva.

Trastorno histriónico de la personalidad

Un patrón dominante  de la emotividad excesiva y de demanda de atención, a partir de la edad adulta y  presente en una variedad de contextos, como lo indica cinco (o más) de los  siguientes:

  • Se siente incómodo en las situaciones en las cuales él o ella no es el centro de atención;
  • la interacción con los demás es caracterizada a menudo por un comportamiento sexualmente seductor o  inadecuado de provocación;
  • se muestra  rápidamente cambiante  y expresión baja de emociones;
  • utiliza constantemente el aspecto físico para llamar  la atención hacia sí mismo;
  • tiene un estilo de discurso que es excesivamente impresionista y carente de detalles;
  • demuestra dramatización, teatralidad, y una  expresión exagerada de la emoción;
  • es influenciable, es decir, influenciado fácilmente por otros o por las circunstancias;
  • considera las  relaciones  más intimas de lo  que realmente son.

Los histriónicos son  las reinas del drama del mundo.  ¡Estoy seguro que usted puede pensar en algunos actores famosos (especialmente los que aparecen en los reality show) que podrían ser histriónicos!

Trastorno narcisista de la personalidad

Un patrón dominante de  grandiosidad (en fantasía o comportamiento), necesidad de  admiración, y carencia de  empatía, que se inicia en la  edad adulta y  presente  en  variedad de contextos, como lo indican  cinco (o más) de los  siguientes:

  • tiene un sentido grandioso de auto importancia (e.g., exagera los logros y  talentos, espera ser reconocido como superior sin logros proporcionados);
  • se preocupa por fantasías de éxito ilimitado, poder,  brillantez, belleza, o  amor ideal;
  • cree que él o ella es "especial" y única y puede ser entendido solamente cerca, o debe relacionarse con  otras personas especiales  o de alto estatus (o instituciones);
  • requiere una  admiración excesiva;
  • tiene un sentido del derecho, es decir, expectativas no razonables  de tratamiento especialmente favorable o de conformidad automática de sus expectativas;
  • es interpersonalmente explotador, es decir, se aprovecha de otros para alcanzar sus propios fines;
  • carece de empatía: está  poco dispuesto a reconocer o identificarse  con los sentimientos y las necesidades de los demás;
  • es a menudo envidioso de los demás  o cree que otros tienen envidia de él;
  • demuestra comportamientos o actitudes arrogantes, altaneros.

Los narcisistas parecen ser histriónicos pero con más confianza en uno mismo, y yo  personalmente creo que son sólo variaciones de un solo trastorno - llámenlo "trastorno  histriónico-narcisista."  Su lado explotador me trae a la mente  una versión más suave de los trastornos de personalidad antisocial y límite.

<< anterior | siguiente >>