PSICOLOGIA GENERAL

Trastornos de Personalidad - La gente rara

Por: Dr. C. George Boeree
Departamento de Psicología - Universidad de Shippensburg
Traducción al castellano: Sara Blanco

Grupo A - La gente rara

Trastorno paranoide de la personalidad

Una desconfianza y suspicacia general  de otros tal que sus motivos son interpretados como malévolos, comenzando en la  edad adulta y  presente en una variedad de contextos, como lo indican cuatro (o más) de los  siguientes:

  • sospecha, sin suficiente base, que los demás le están explotando, dañando o engañando.
  • Preocupación por dudas injustificadas sobre la lealtad o la fiabilidad de amigos o de asociados;
  • Reticencia a confiar en los demás  debido a un  miedo injustificado de  que la información será utilizada maliciosamente contra él;
  • Interpreta  significados ocultos que le degradan o  amenazan  en observaciones o acontecimientos benignos;
  • Alberga resentimientos, es decir, no olvida  los insultos, las injurias o los desprecios
  • percibe  ataques contra su persona  o su  reputación que no son evidentes a otros y está predispuesto a reaccionar con ira  o contraatacar;
  • tiene sospechas  recurrentes, sin  justificación, con respecto a la  fidelidad de su cónyuge o pareja  sexual.

Éstos están entre la gente más desagradable del mundo.  Cada observación que usted hace se analiza exhaustivamente por los significados ocultados; todo lo que usted  hace es interpretado de la peor manera posible; cree que todo el mundo tiene un ángulo.  Se distinguen fácilmente del esquizofrénico paranoide, al menos:  No sufren alucinaciones auditivas (voces) y su creencia está dentro del ámbito de la realidad posible. No hay agentes de la CIA o extraterrestres implicados, sólo todo tipo de gente que quiere mi trabajo, mi esposa, mi dinero….

Hay que tener en cuenta que la paranoia es mucho más común en las sociedades que son jerárquicas (vs igualitarias) y egocéntricas (vs sociocéntricas), es decir, las sociedades que ponen mucho valor en su posición en la sociedad, y en cuáles está básicamente interesado cada uno en sí mismos y nadie más. A pesar de nuestra adulación a la igualdad y el cuidado de los demás, nuestra sociedad se inclina en esa dirección. ¡Hay algunas sociedades que son tan competitivas e individualistas que la paranoia  no es sólo normal, sino valorada!

Trastorno esquizoide de la personalidad

 Un patrón general de distanciamiento de las relaciones sociales y de restricción de la expresión de las emociones en situaciones interpersonales, a partir de la edad adulta y se da en diversos contextos, como lo indican cuatro (o más) de los siguientes:

  • ni desea ni disfruta de relaciones cercanas, incluyendo ser parte de una familia;
  • elige casi siempre actividades solitarias;
  • tiene poco o nada de interés en tener experiencias sexuales con otra persona;
  • obtiene  placer en pocas, o casi  ninguna actividad;
  • carece amigos cercanos o de confidentes con excepción de familiares de  primer grado;
  • parece indiferente a la alabanza o a las críticas de los demás;
  • demuestra frialdad emocional, distanciamiento, o  afectividad aplanada.

Esquizoide significa escisión, en este caso escisión de la sociedad.  Son los solitarios del mundo.  Emocionalmente fríos, no tienen amigos o familia, y son absolutamente felices con esa situación.  Es posible que sean personas con cierta forma de autismo de alto rendimiento, quizás el síndrome de Asperger. El ensimismamiento de esta gente sugiere que haya cierta disociación o despersonalización implicada también.  Es más común en grupos estigmatizados, tales como los pobres y las minorías.

Trastorno esquizotípico de la personalidad

Un patrón general  de  déficits sociales e interpersonales marcados por un malestar agudo  y una capacidad reducida para mantener  relaciones estrechas así como por distorsiones cognoscitivas o perceptivas y excentricidades del comportamiento, comenzando en la  edad adulta y  presente  en diversos  contextos, como lo indican  cinco (o más) de los  siguientes:

  • ideas de la referencia (excepto ideas delirantes  de  referencia);
  • creencias raras o pensamiento mágico que influye en el comportamiento y es incompatible  con las normas  subculturales  (e.g., superstición, creencia en clarividencia, telepatía, o "sexto sentido"; en niños y adolescentes, fantasías extrañas o preocupaciones);
  • experiencias perceptivas inusuales, incluyendo ilusiones corporales;
  • pensamiento y lenguaje raros  (e.g., vago, circunstancial, metafórico, sobrecargado, o estereotipado);
  • suspicacia o ideación paranoide;
  • afecto inadecuado o restringido;
  • comportamiento o aspecto que es raro, excéntrico, o peculiar;
  • carencia de amigos cercanos o de personas de confianza  con excepción de familiares de  primer grado;
  • ansiedad social excesiva que no disminuye con familiaridad y que  tiende  asociarse a miedos paranoides  más  que a juicios negativos sobre uno mismo.

¿Donde se traza la línea entre alguien que es simplemente excéntrico y alguien que tiene algo tan horrible que suena como el trastorno esquizotípico de personalidad?  Mucha gente cree en la telepatía, muchos han tenido ilusiones corporales, y la mayoría de la gente es supersticiosa en un grado u otro.  Solamente cuando se agrega un poco de paranoia, un grado de aislamiento social, una cierta ansiedad social… un psicólogo pueda comenzar a sentirse más confiado al realizar este diagnóstico.  Quizás, en el esquizotípico, estamos ante una combinación de ligeras tendencias psicopáticas mezcladas con ansiedad social y/o el síndrome de Asperger.

<< anterior | siguiente >>