PSICOLOGIA GENERAL

Terapia Freudiana

Por: Dr. C. George Boeree
Departamento de Psicología - Universidad de Shippensburg
Traducción al castellano: Sara Blanco

Consulta de Sigmund Freud

El sistema de terapia de Sigmund Freud, llamado Psicoanálisis, se ha convertido desde entonces, en el modelo básico para la mayoría de las terapias.

1. Un ambiente físico cómodo. Freud consideró que era importante hacer que el paciente se sienta cómodo. Él les acostaba en un cómodo diván,  y les daba almohadas y edredones para envolverse en ellos, si sentían la necesidad. Puso tapices hasta en sus paredes para amortiguar los sonidos de la ciudad de Viena. Tenía las cortinas cerradas y proporcionaba una iluminación suave. Su sensación era que, al proporcionar una situación similar a la del sueño, estaría dando a sus pacientes la oportunidad de relajarse y ponerse en contacto con su mente inconsciente más profunda.

2. Un ambiente de aceptación social. Aún más importante era hacer que el paciente se sintiera a gusto socialmente. Se les permitió expresar sus emociones libremente, y Freud dejó claro a sus pacientes que no estaba allí para juzgar o regañar, no importaba lo extraños que pudieran parecer sus comportamientos o pensamientos. Esto está en marcado contraste con la mayoría de la gente de la vida diaria, con la que tenemos miedo de hablar de nuestros verdaderos sentimientos o pensamientos extraños, y tratamos de comportarnos de una manera socialmente aceptable. A veces es incluso difícil hablar con amigos o familiares - incluso ellos nos juzgarán, ¡y esto es especialmente difícil de asimilar!

3. Asociación Libre: La asociación libre es la técnica centra del psicoanálisis. Es solo cuestión de que el paciente hable de cualquier cosa que le venga a la mente. Es otra manera de conseguir que una persona se relaje: solo hablar de lo que quieras te hace sentirte cómodo y Freud creía que con el tiempo se moverían hacia cosas que le preocuparan más. ¡Si usted puede imaginarse a un terapeuta que le empuje para hacer frente a cosas usted no haría frente, usted puede ver cuánta gente comenzaría a retroceder, se enfadaría, y probablemente dejaría al terapeuta!  Desafortunadamente, por esta razón, muchas formas de terapia no son exactamente "eficientes" y pueden tardar muchos meses, incluso años.  En contra de la creencia popular, Freud sentía que la terapia debería durar un mes o dos solamente.

4. Resistencia. El terapeuta, mientras tanto, busca pistas sobre los problemas del paciente en sus conversaciones. Una de estas pistas es la resistencia. Cuando se acerque a un área difícil, usted podría empezar a sentirse incómodo. Puede cambiar el tema de repente, u olvidarse de lo que estaban hablando. ¡Usted podría incluso comenzar a llegar tarde o a faltar a una cita por completo! En cierto modo, esta es una buena señal: Usted se está acercando al problema.

5. Lapsus linguae. Un desliz de la lengua que técnicamente se denomina acto fallido (parapraxis), y se conoce comúnmente como un lapsus freudiano. A veces, decimos cosas que no teníamos intención de decir, y una pequeña parte de lo que estamos pensando sale por casualidad. Freud consideraba que estas pistas eran muy importantes, pero hoy en día, creemos que la mayoría de deslices son accidentes y poco más. Sin embargo, un colega mío una vez se refirió al cuello del útero, cuando quería decir la corteza cerebral, y bien pudo haber tenido una atractiva estudiante en mente cuando cometió el desliz, por lo que....

6. Interpretación de los sueños. Freud es, por supuesto, famoso por sus puntos de vista sobre la interpretación de los sueños. Básicamente, él cree que cuando soñamos, nuestras defensas están bajas, y las cosas por las que estamos profundamente preocupados ascienden a la superficie. Usted puede haber notado que las cosas que suceden en los sueños no se las plantearía durante el día, como los actos viciosos de agresión, aventuras sexuales atípicas y horribles humillaciones.

Pero las personas que están verdaderamente reprimidas pueden, incluso en sus sueños, esconderse detrás de los símbolos en lugar de enfrentarse a estas cosas directamente. Los pacientes de Freud a menudo tenían problemas relacionados con la represión sexual - algo común en esa época tan conservadora - y podían soñar con cosas que sólo se insinuaban en sus verdaderos deseos. Cosas como las serpientes y los cuellos de cisne podría simbolizar el pene, entrar en una cueva podría representar el acto sexual, un fuego ardiente podría ser el deseo sexual, y un suelo que se derrumbaba por debajo de usted realmente podría hacer referencia al orgasmo. Hoy día los psicólogos no consideran que los sueños sean tan importantes como Freud lo hizo, y son más propensos a pedir al paciente lo que él o ella piensa que el sueño significa que tratar de interpretar para ellos. ¡Pero los sueños siempre será una parte interesante de la vida y de la terapia!

7. Transferencia. La transferencia es cuando el paciente comienza a sentir sentimientos hacia el terapeuta. Puede ser ira, puede ser afecto e incluso puede ser deseo sexual. Freud creía que estas sensaciones eran, de hecho, trasladadas de su verdadero objeto - una persona importante en la vida del paciente - al terapeuta. La transferencia es por lo tanto, una pista importante. Freud también creía que la transferencia era necesaria para el progreso en la terapia, ya que toma lo que está pasando en el inconsciente del paciente y lo lleva a cabo en el mundo real. Es sólo cuestión de tiempo que el paciente se de cuenta de lo que verdaderamente representan estos sentimientos.

La mayoría de los terapeutas no le dan mucha importancia a la transferencia hoy en día. Eso sí, esto sucede mucho, pero tiene un sentido bastante simple: A veces se siente frustrado con su terapeuta, quien, después de todo, representa sus fracasos en la vida. A veces se empieza a sentir verdadero afecto (incluso un poco de atracción física) hacia esta persona que es tan paciente y comprensiva, sobre todo cuando está confuso y abatido. Sin embargo, una cosa debe quedar clara: Casi todo el mundo en psicología considera que es una brecha importante en la ética de un terapeuta sacar provecho de un paciente que tiene estos sentimientos. Si su terapeuta le hace insinuaciones sexuales, es el momento de conseguir otro terapeuta.

8. Catarsis. La catarsis es un torrente de emociones "reprimidas". Cuando el cliente hace un gran avance, puede llegar a ser muy emocional - ya sea despotricando, desvariando y asaltando la oficina, o las mucho más comunes explosiones de llanto. Freud consideraba esto un signo muy positivo. El pensaba en nuestros problemas como si fuera una infección que se ha hinchado de manera desproporcionada, y que la catarsis era como el drenaje de la infección para aliviar el dolor.

9. Insight. En última instancia, el paciente logrará comprender sus problemas. Ellos, como dice Freud, "harán consciente lo inconsciente". Este es el objetivo de su terapia. Una vez que una persona puede ver el trauma original cara a cara, reconocerlo como lo que es, llegando a entenderlo como un adulto, y dejándolo atrás para descansar, sus síntomas deberían desaparecer, y estarán en el camino de la recuperación.

Aunque la mayoría de los psicólogos actualmente ya no lo ven como algo muy importante para saber lo que originalmente provocó sus problemas psicológicos - o incluso que los problemas psicológicos necesariamente tienen un origen traumático - la idea del insight forma parte de la mayoría de los enfoques de terapia. A veces nos referimos a la terapia como un tipo de educación, en la que aprende cómo funciona usted como individuo realmente. Al igual que usted necesita saber cómo funciona un coche antes de que pueda arreglarlo, usted necesita saber cómo funciona antes de empezar a lidiar con sus problemas de manera racional, en lugar de sufrir con un montón de síntomas inútiles y dolorosos que no le llevan a ninguna parte.

A continuación, me gustaría presentarles tres ejemplos de tratamientos modernos que han demostrado ser muy eficaces y han tenido una enorme influencia. Fueron desarrollados por psicólogos que vinieron de orientaciones teóricas muy diferentes, y sin embargo no son en absoluto excluyentes. Muchos terapeutas modernos utilizan los tres (y más) en su trabajo.

<< anterior | siguiente >>