CAPÍTULO 4: EVALUACIÓN DEL PROYECTO.

1. Evaluación Inicial

Para que el equipo de educadores y psicólogos de la comunidad terapéutica sea consciente de la realidad del menor y su entorno, se llevarán a cabo dos métodos de evaluación:

  1. Observación Participante, es decir, una estrategia mediante la cual, se recogen, analizan y ordenan los datos en una hoja de registro, datos que hacen referencia a las formas y las conductas con las que los menores responden a las distintas situaciones a las que se enfrentan durante los primeros días del programa residencial. El educador ha de ordenar y recopilar la información relevante para una adecuada realidad social de los menores y la posibilidad de incidir sobre ella (González Fernández, 1985).
  2. Entrevista de recogida de información. Se trata de una entrevista no directiva y poco estructurada, para que el diálogo sea lo más fluido posible y de esta forma, la información aportada sea lo más completa posible. En esta entrevista se tienen que considerar varios aspectos:
  • Es un proceso bidireccional, con lo que la comunicación tiene que darse en dos direcciones, del educador al menor y del menor al educador.
  • La comunicación no verbal es importante y sirve para complementar la información verbal.
  • Existe una finalidad específica, en concreto, la recogida de datos, por lo que la entrevista se puede utilizar en un futuro para: recoger información general, contrastar la información que ha llegado con el informe del Juzgado de Menores o con la información que el educador haya recabado de la observación y también es útil para aclarar la información ambigua.